ArtículosBloodshot (2020)Cine cómicsCine OtrosCriticas

Bloodshot

5

Recorte de póster de Bloodshot (2020)

Mañana llega a los cines la película “Bloodshot”, un nuevo proyecto que se suma a las películas del mundo de los superhéroes, en este caso inspirado en los cómics de Valiant, como la primera adaptación a la gran pantalla que se hace de este personaje. En Blog de Superhéroes ya hemos tenido ocasión de disfrutar de la película, y aquí os traemos cuál es la impresión que nos ha causado.

A excepción de Marvel, y en los últimos años (todo hay que reconocerlo) también de DC, muy pocas adaptaciones cinematográficas de cómics, al igual que las de videojuegos, suelen cosechar el éxito (de crítica o taquilla) que los estudios, productoras e implicados esperan de estos proyectos. Esta tarea, que en el mejor de los casos implica reducir y comprimir la esencia e historia de un personaje para que el público pueda entender todos los elementos que llevaron al éxito de dicho cómic u editorial, no es fácil, pues el lenguaje del cine es completamente distinto al de las viñetas y por tanto su “conversión” siempre requiere de algunos sacrificios creativos que permitan llevar esa historia a la pantalla grande.

Es por ello que los fans del conocido como noveno arte casi nunca conseguimos estar satisfechos o contentos con el resultado final, pues mientras el público general juzga basándose en lo que ve y consume en pantalla (que siendo sinceros muchas veces tampoco es para tirar cohetes), nosotros somos conscientes de la gran cantidad de elementos, lugares, personajes, temas e ideas que se esconden bajo su superficie y que, casi siempre, son: obviados, eliminados, cambiados (que no es lo mismo que actualizados), mal representados, etc.

Imagen de Bloodshot (2020)

Así que cuando Sony Pictures nos dio la oportunidad de poder asistir al pase de prensa de “Bloodshot”, la (supuesta) primera película del Universo Valiant que a su vez está basada en el relanzamiento del homónimo personaje producido en 2012 e interpretada por Vin Diesel, mi curiosidad no pudo dejar pasar la oportunidad de comprobar si la cinta dirigida por Dave Wilson iba a ser el desastre que (en lo personal) su primer tráiler dejaba entrever. Y aunque la película, como me temía, no es más que otra historia de acción genérica y simplona, su visionado al menos entretiene y no se convierte en lo que podría haber sido una nueva “Dragon Ball Evolution”. Sin embargo, el proyecto está lejos de ser una buena adaptación del personaje creado por Kevin VanHook, Don Perlin y Bob Layton a principios de los 90.

El principal problema de “Bloodshot”, cuyo guion es bastante simple y predecible (aunque no más que cualquier otra película de acción y ciencia ficción que podamos encontrar a patadas en el mercado), es la mala ejecución de una idea que enfocada o realizada de otra forma podría haber aprovechado el potencial que tenía o daba a intuir el proyecto. Y es que el gran giro de la trama, aquellos que conozcan al personaje o se hayan leído el segundo reboot que sufrió en 2012 sabrán a qué me refiero, (SPOILER: seleccionar el texto para verlo)  cuando Bloodshot descubre que el Proyecto Espíritu Renacido le ha suministrado recuerdos falsos para convertirlo en un asesino(FIN SPOILER), carece de un impacto real o mínimamente emocional en el espectador.Simplemente ocurre porque debe suceder para que la película siga su curso, pero en ningún momento consigues empatizar o identificarte con el supuesto dolor y traición que el personaje ha sufrido.

Imagen de Bloodshot (2020)

A eso le sumamoss la mala ejecución por parte de un director primerizo. O mejor dicho, una puesta en escena que en vez de arriesgar, innovar o aprovechar los poderes y habilidades del personaje, se conforma con cumplir con los elementos y requisitos mínimos para que la persona que está sentada en su butaca entienda la historia y el universo en el que se desarrolla sin aburrirse por el camino.

Con todo esto, obtenemos una historia fácilmente olvidable que se ahoga en su falta de ambición y te hace cuestionarte si de verdad eran necesarias las casi dos horas que dura su metraje. Pues cambiando dos o tres ideas/elementos, la cinta sigue el mismo esquema y clichés que cualquier otra película de acción basada en un cómic.

Otros elementos que tenemos en la película son un villano con una motivación genérica y presentado como un aliado que en realidad está engañando y aprovechándose del héroe; unos secuaces que están ahí simplemente para ponerle las cosas “un poco” más difíciles al protagonista y cuyos nombres olvidarás igual de rápido que la cinta; y un interés amoroso que ayuda a Bloodshot porque sí, ya que las pocas escenas que comparten Vin Diesel y Eiza González no son suficientes para comprender la relación que existe entre Ray Garrison (Bloodshot) y KT o, ya que estamos, para justificar (SPOILER: seleccionar el texto para verlo) la traición de esta última al Proyecto Espíritu Renacido en favor del protagonista (FIN SPOILER).

Imagen de Bloodshot (2020)

El único miembro del reparto que merece una mención especial es Lamorne Morris (“Yesterday”), que en la cinta interpreta al genio informático Wilfred Wagins.  Pues a pesar de ser (como diría Ned en “Spider-Man: Homecoming”) el tío de la silla y cumplir la función de alivio cómico en la trama, es el único que parece ponerle algo de pasión a su interpretación. De hecho, Morris tiene dos o tres chascarrillos a lo largo de la película que por lo menos consiguen arrancarte una carcajada mientras Diesel (a lo Dominic Toretto) va repartiendo mamporros a diestro y siniestro.

Los poderes y habilidades de Bloodshot son otro de los puntos que más se desaprovechan en la película. Pues más allá de dos o tres escenas en las que podemos ver a Garrison usando los nanos (el enjambre de nanorobots que usa el Proyecto Espíritu Renacido para resucitarlo y controlarlo) para curar ciertas partes de su cuerpo o acceder, según lo requiera la trama, a algunos dispositivos electrónicos, lo cierto es que a más de un fan le costará reconocer o imaginarse que ese es Bloodshot, cuya apariencia clásica (SPOILER: seleccionar el texto para verlo) solo aparece durante menos de 20 segundos al final del tercer acto, para tratar de justificar el título de la película (FIN SPOILER).

Imagen de Bloodshot (2020)

Dentro del apartado técnico tampoco es que haya mucho que se pueda criticar. El uso de la cámara lenta (que ya se vio en el trailer) para mostrar a los nanos en pleno funcionamiento pierde su gracia rápidamente. No porque la idea no sea interesante, sobretodo si tenemos en cuenta que en los cómics Bloodshot además de reparar su cuerpo y hackear sistemas puede modificar su masa corporal a voluntad, sino porque la forma en la que se ha utilizado ya la hemos podido ver en muchas otras producciones. Estéticamente queda bien, pero al igual que la idea general de esta crítica, es más de lo mismo solo que con pequeñas variaciones.

En cuanto a los efectos digitales (el famoso CGI), como cualquier otra película de acción y ciencia ficción, su uso es meramente decorativo. Es decir que no hay un gran trabajo detrás de ello, solo el mínimo para que la cinta quede visualmente aceptable y creíble. Aunque en ciertas escenas (sobretodo durante la mini batalla final del tercer acto) uno puede notar que o había poco presupuesto para hacerlo mejor, o es que no les interesaba esforzarse mucho porque la gran mayoría de la gente iba a estar centrada en la pelea que estaban teniendo (SPOILER: seleccionar el texto para verlo) Vin Diesel, Sam Heughan y Alex Hernández. Quienes irónicamente (me refiero a estos dos últimos) a pesar de ser soldados mejorados solo tienen dos escenas de acción en las que, mientras intentan lucirse, el protagonista no tiene ninguna dificultad en barrer el suelo con ellos (FIN SPOILER).

Terminando con apartado técnico, me gustaría detenerme para señalar, lo anodino que me parece el montaje de la película. No por ser malo, pues existen miles de proyectos (empezando con los “Fantastic Four” de Josh Tank) que son infinitamente peores, sino porque (y sé que me estoy repitiendo) su resultado y estructura final son tan comunes que es como ver cualquier película de superhéroes del 2000. Es decir con los mismos aciertos y fallos que tenía por ejemplo cintas como “Los cuatro fantásticos” de Tim Story. Lo que no tendría que suponer un gran handicap para la cinta sino fuera porque han pasado casi 20 años de aquello y porque otros estudios han demostrado que incluso sus peores proyectos (“Escuadrón Suicida” o “Thor: El Mundo Oscuro”) pueden superar este resultado sin apenas despeinarse.

En conclusión, Bloodshot no consigue evitar la maldición que parece existir sobre la gran mayoría de adaptaciones de cómics y se transforma en otra película mas del montón. De esas que no aburren ni emocionan y tristemente se conforman con entretener ligeramente al espectador para, con un poco de suerte, recaudar lo suficiente en taquilla y convencer al estudio de arriesgarse a producir una secuela.

Jorge Montenegro

Otras entradas

[Series] Vídeo de las imágenes ayer filtradas del set de Loki

Entrada anterior

[Cine] Winston Duke quiere que M’Baku sea el villano de Black Panther 2

Siguiente entrada

5 comentarios

  1. Palomitera pero totalmente olvidable. Ni hay que gastarse en hacer un análisis mas extenso, este film no lo merece.

  2. Lo único que me interesa de este proyecto es eiza gonzales

  3. En mi opinión, Vin debería dedicarse a otra cosa que no sea la actuación… solo me gusto en guardianes de la galaxia y porque no había que verle la cara!… si no es por los créditos de la película al final no me hubiese enterado que era La voz de 🤣😂
    El tipo es infumable …

  4. Lo que me imaginaba, ya la tenía puesta en la lista de ver en Netflix u otros medios y así será.

  5. No puedo creer lo que estoy leyendo a estas alturas de la vida, una cosa es hacer una critica indulgente pero esto ya es sesgar las cosas, que un cómic sea difícil de adaptar ya no es pretexto hoy en día para no poder hacer un buen film, una cosa es una adaptación y otra es la calidad de una producción, una cosa no tiene que ver con otra.

    Esta critica parece de la década del los 2000s cuando las adaptaciones de cómics eran difíciles, ya sea por los limites técnicos, una narrativa especial, por su universo conectado, etc. Ya se a demostrado hoy en día que se puede hacer de todo, solo falta tener una buena visión, talento para ejecutarla, compromiso honesto y ambición, solo que Sony no tiene ni le interesa esas cosas, ahí están casos como Watchmen, Iron Man, Vengadores, WW, etc, que décadas atrás eran difíciles de adaptar pero a pesar de eso lograron hacerlas exitosamente.

    Por lo tanto las películas se defienden solas, no debería ser un pretexto su material fuente, menos tratar de justificar su supuestos “sacrificios” para su respectiva adaptación porque si se tiene una buena visión y talento, pueden convivir las dos cosas, eso no impide la calidad de la misma, encima dice cosas como “Bloodshot no consigue evitar la maldición que parece existir sobre la gran mayoría de adaptaciones de cómics y se transforma en otra película mas del montón.”

    No señor, no es una maldición que tengan las adaptaciones porque vienen de un cómic, seria más bien QUIENES LAS PRODUCEN, en este caso la maldición seria Sony.

Dejar un comentario