ArtículosReportajesSeriesSeries Marvel

El modelo de negocio de Netflix que hace que las series no tengan más de dos o tres temporadas

14

Imagen de los personajes del universo Marvel-Netflix

Este año hemos tenido la triste confirmación de que el universo Marvel-Netflix llegaba a su fin. Los implicados desde Marvel han asegurado que no se trata del final de estos personajes, pero lo cierto es que no hay evidencias que apunten a un regreso a corto plazo.

La noticia entristeció a los fans más fieles a las series, y en su momento se comentó que todo formaba parte de un movimiento de Disney/Marvel para migrar las series a la próxima plataforma de streaming de Disney, Disney+, que contará con una gran cantidad de contenido original de la marca Marvel. A los ejecutivos de Disney y Marvel TV probablemente les hubiera gustado hacer eso, pero lo cierto es que el contrato firmado con Netflix no les permite hacer este movimiento.

Por otro lado, estas cancelaciones no han sido las únicas que ha hecho Netflix, siendo ya habitual ver cómo cancela series de Marvel después de dos o tres temporadas. Por ejemplo, la semana pasada se conocía que Netflix no iba a renovar “One Day at a Time” por una cuarta temporada, lo que ha despertado una vez más los comentarios sobre qué ocurre con Netflix y sus series.

Ante esta situación, y un artículo publicado por Deadline que arroja nueva información sobre Netflix, ahondamos en este breve reportaje para conocer mejor cómo funciona Netflix y qué lleva a que cancelen las series tras pocas temporadas.

Blindando las series en Netflix

Netflix emplea el denominado modelo “cost-plus”. En este, la cadena o el medio que emite la serie (en este caso Netflix) se ofrece a pagar por adelantado los costes de producción de la serie, más una prima que suele rondar el 30% de los costes en concepto de “beneficio”. Incluso aunque Netflix resta una cuota por la distribución, en este modelo, los estudios externos que hacen la serie entran en una situación económica de equilibrio o resultado positivo desde el primer momento, sin verse con la carga de tener que financiar series deficitarias, como suelen ocurrir con la mayoría de primeras temporadas de series en los medios tradicionales (p.e. series de televisión).

Imagen de la tercera temporada de Daredevil

Este sistema económicamente tan beneficiario para la productora externa tiene una segunda cara, y es que renuncian a los potenciales beneficios que esa serie puede generar en caso de éxito, por ejemplo, el vender la serie fuera de esa cadena o medio a otros países. Netflix blinda así sus derechos sobre la serie, y se hace con cualquier otro posible beneficio que esta pueda generar.

Aquí es donde encaja la ya conocida cláusula de exclusividad temporal. Los acuerdos que Netflix firma con los estudios externos tienen una cláusula estándar que precisamente impide que las series se emitan en otros medios durante un período de tiempo, que se dice es de 2 a 3 años, lo que hace virtualmente imposible la continuación en otra cadena o plataforma. Esta sería la cláusula que evita que Disney pueda llevarse sus series de Marvel a su nueva plataforma Disney+, o que incluso haya una nueva adaptación del personaje en una plataforma diferente a Netflix.

El tope de las tres temporadas

Series populares como “Stranger Things” no tienen problemas con las renovaciones, pues suelen atraer espectadores y suscripciones, pero el resto de series sufren un gran análisis basado en algoritmos, como ocurriría en cualquier otro medio o cadena. De hecho, así fue como surgió la idea de cambiar el número de episodios por temporadas, pasando de 13 a 10 episodios como máximo. Concluyeron que temporadas más cortas eran más óptimas para el consumo y que cualquier episodio a partir del décimo no añadía valor a la serie, por lo que era un gasto innecesario.

Mismo análisis se aplica con el número de temporada. Si una serie no ha tenido un gran impacto en sus primeras dos temporadas, Netflix no ve un potencial de crecimiento significativo más allá de la temporada 3 (y a veces ni más allá de la temporada 2).

Evolución audiencia temporadas series de Marvel-Netflix

Evolución de la audiencia que ha seguido cada nueva temporada de las series de Marvel-Netflix

Netflix es conocida por dar libertad creativa a escritores y productores, mostrándose especialmente paciente, por ejemplo contratando a personas con poca experiencia para segundas temporadas. Sin embargo, a medida que los precios de las series comienzan a subir, la plataforma se vuelve más estricta en sus criterios de renovación.

Al respecto de las cancelaciones, Cindy Holland, responsable de contenido original de Netflix, lo explicó de la siguiente forma:

Es una combinación de cosas. Cuando estamos invirtiendo, decidimos cuánto invertir en base a la audiencia que aparecerá. Si el público no surge, pensamos en la razón para seguir invirtiendo en algo que no funciona tan bien como esperábamos. Obviamente, la aclamación de la crítica también es importante, pero en realidad tratamos de estirar los dólares invertidos tanto como podamos y hacer el bien con el dinero de nuestros inversores, es de ellos, no nuestro.

Según los datos de Netflix, más allá de la temporadas 2-3, por término medio las series —incluso aquellas con una buena base de fans como “One Day at a Time”— no generarían significativas nuevas suscripciones.

Tener 30 episodios de una serie (tres temporadas) se considera suficiente para satisfacer a los espectadores que descubren la serie, y consideran que tener más episodios no añade un valor significativo, por lo que no hay sentido en seguir invirtiendo en ella.

Nueva serie antes que una renovación

Evidentemente, el modelo de Netflix se basa en tener una importante masa de personas suscritas a sus servicios. Personas que paguen mensualmente su suscripción y mantengan así el negocio.

La estrategia de Netflix para aumentar esa base de suscriptores se centra en la introducción de nuevas series todo el tiempo, a veces varias cada fin de semana. Según los analistas de la industria, los fans de algunas de las series canceladas se sentirían decepcionados por su desaparición, pero no lo suficientemente molestos como para dejar Netflix, ya que hay nuevos productos que salen todo el tiempo y que llaman su atención.

Siempre hay suscriptores que dejan Netflix tras el período de prueba gratuito o un mes o dos meses después. Por tanto, el objetivo es conseguir se registre más gente, lo que se consigue sobre todo gracias a nuevas series de las que todo el mundo hable.

A nivel de marketing es también comprensible. Es más fácil vender una plataforma de streaming diciendo que es un lugar donde llegan multitud de nuevas series cada semana a las que te puedes enganchar, que decir que es una plataforma con unas pocas series con multitud de temporadas, que cuando quieras empezar a verlas tienes que ponerte antes al día con 3-4 temporadas. Sin olvidar además casos como Marvel, que se trata de un universo compartido.

El caso de Marvel

Imagen de los personajes del universo Marvel-Netflix

Sabemos que para las series del universo Marvel-Netflix, la plataforma estuvo intentando renegociar con la Casa de las Ideas los importes (fees) acordados previamente, para intentar reducirlos. Igualmente, hubo tiras y aflojas por intentar reducir las temporadas de 13 a 10 episodios. Conversaciones que no llegaron a buen término.

Las primeras temporadas de estas series de Marvel, que de hecho Netflix adquirió a un alto precio, fueron recibidas con los brazos abiertos con los fans. Además eran de las primeras series originales de Netflix. Pasada la “novedad,” dos o tres temporadas después, las series han perdido seguimiento, entre otras cosas, por el gran volumen de nuevos productos que hay en la plataforma. Netflix ha construido así una biblioteca de Marvel adecuada, que seguirá estando en la plataforma (y por tanto servirá de reclamo), pero al mismo tiempo han reducido gastos pues han cancelado series que les estaban saliendo caras, pudiendo invertir ese dinero en nuevos productos.

Esto encaja con el otro movimiento que está emprendiendo Netflix de integración vertical, es decir, incrementando la producción interna y no dependiendo tanto de estudios externos. Así se ahorran el coste adicional que supone tener que pagar por series de otros estudios.

En el caso de Marvel, se ha podido saber que Netflix soportaba altos costes con cada nueva temporada. Se estableció un fee (cuota) a pagar con cada nueva temporada, lo cual afecta evidentemente a la rentabilidad de la serie.

A todas estas barreras económicas se le suman diferencias creativas con Marvel que no han hecho que el proceso creativo detrás de las series sea especialmente liviano.

Dudas sobre el futuro de Netflix

Antiguamente, llegar al episodio número 100 era un gran hito pues marcaba el punto muerto o de equilibrio a partir del cual la serie empieza a ver cómo sus beneficios crecen de manera exponencial gracias a la redifusiones y ventas de la serie más allá de la cadena. Este punto es inalcanzable hoy día, máxime en plataformas digitales, donde ese 100 se ha convertido en 50 episodios.

Esta situación de Netflix es también evidente en otras plataformas digitales, como Amazon o Hulu, donde son contadas las series que han superado las cuatro temporadas, pues cancelan también las series mayoritariamente tras dos o tres temporadas.

Pese a todo, son muchos los que no terminan de tener claro el modelo de negocio de Netflix, máxime porque la empresa está en continua necesidad de dinero con préstamos de millones de dólares para poder financiar la cada vez mayor cantidad de contenido que crea, con el agravante de que compite contra otros gigantes que también están invirtiendo enormes sumas en crear contenidos (HBO, Amazon Prime, Disney+ en camino…). No son pocos los analistas que recomiendan no invertir en Netflix, pero eso ya es otro tema al margen de este artículo.

Vía información | Deadline

Álvaro Sánchez Cazorla
Fundador de Blog de Superhéroes. Sevillano, bloggero desde 2006, forofo de los superhéroes y las películas de ciencia ficción

Otras entradas

[Cine] El profesor Broom y Hellboy en el primer clip de la película

Entrada anterior

[Series] Imágenes y sinopsis de Doom Patrol 1×06: Doom Patrol Patrol

Siguiente entrada

14 comments

  1. Todo bien, me parece perfecto. Creo que muchas sries con 3 o 4 temporadas alcanza y sobra. Pero al menos TERMINA las series, no seas tan culiado de dejarlas en el aire. Al menos otorga una última temporada o episodios especiales a modo de cierre.

    1. Opino igual, mejor poco y que mas o menos cierre bien, que miles de temporadas y miles de capítulos sin sentido, como el caso de walking dead.
      Lo que sí que es verdad, que me ye dado cuenta, es que Netflix saca muchas series al mes, de las que calidad tienen muy pocas. Pero creo que utiliza la estrategia de variedad y cantidad y ver cual funciona mejor y apartir de ahí continuar con la siguiente temporada.

      Por cierto, la gráfica de la audiencia de donde la has sacado? Que yo sepa una de las políticas de Netflix es no revelar audiencias.

    2. Se puede decir más alto, pero no más claro. Me han dejado prácticamente (a falta de ver JJ3) todas las series con un continuará, carpetazo y a otra cosa. Menos mal que la cuenta Netflix me la prestan, si no, ya me habría dado de baja.

  2. A mi Netflix ya me ha perdido.
    Deseando que llegue ya Disney +

  3. Todo perfectamente lógico y que sigue toda empresa con un modelo en vista que les genere beneficios y el menor coste. La televisión pública tampoco haría series de temporadas infinitas y relleno estéril en la mitad de sus episodios si no fuera por la ingente millonada que ingresan en publicidad (la televisión pública ni siquiera existiría si no fuera por la publicidad).

    Es lógico que Netflix busque atraer nuevos espectadores apostando por una política de variedad en series más que en la longevidad de las mismas. Cualquier serie de más de 5 temporadas se hace aburrida y predecible y la gente que las sigue hasta el final son sus espectadores más duros y fieles, una minoría en comparación con aquellos que prefieren ver una amplia oferta de series de distintos géneros. Lo mismo ocurre con las películas, el público pide y busca variedad, motivo por el cual cuando un género se sobreexplota se pasa a explotar el siguiente y así de forma cíclica.

    El público debe ser “educado” en el campo de las series en el modelo de pocas temporadas y pocos episodios. De hecho no le quedará otro remedio que acostumbrarse a este modelo que terminará por imponerse, teniendo en cuenta la cantidad absurda de series que salen cada día y que obviamente son imposible de mantener en el tiempo, ni por atractivo ni por calidad.

  4. Todo el mundo se alegra que Fox se haya fusionado con Disney recuperando derechos.
    Pero a mí me gustaría mucho más ver estos personajes de Netflix involuntarios eh eh MCU… Pero esta vez de verdad

    1. El problema es que esos personajes y sus mundos son tan diferentes al MCU que son incompatibles.

      1. Ni creas. Le da un aspecto realista al MCU, el cual aprecio y adoro.

  5. Las series de Marvel eran distintas. Al estar dentro un universo compartido habrían podido tener más, o una transformación, dejar una Iron Fist por una Héroes de Alquiler por ejemplo. Daredevil bien daba para 7 temporadas por ejemplo.

  6. Yo el otro día también escuché que a Netflix le cuesta más hacer un capítulo de The Crown que a HBO hacerlo de Juego de Tronos. Y no es por el tema del presupuesto directo para la producción, sino que entre intermediario se va un pico importante que HBO no padece tanto. Y luego está el tema de que no tiene el control total de la distribución. Por ejemplo, Sabrina o You son de Warner Bros. TV, por lo que todos los ingresos externos de ventas de blu-ray van a parar a WBTV; es cierto que ya es una partida pequeña, pero a veces es la diferencia entre hacer o no más temporadas.

    Hulu también lo sufre. Es lo normal cuando no ha habido una gran inversión a ser “pequeñas” empresas. Apple y Amazon, sin embargo, han sacado el talonario y han comprado estudios de cine para sus producciones lo que a la larga aligerará los costes de hacer sus series. Netflix este trabajo lo está haciendo ahora que ha llegado ya a un nivel de ingresos casi a la par de grandes estudios de Hollywood como Paramount o Sony Pictures, pero es evidente que el desembarco de Disney, WarnerMedia y NBCUniversal & Sky, aparte de dejarle a medio plazo sin buena parte de su biblioteca, es un duro golpe para las expectativas de crecimiento de Netflix que quizás esperaba tener carretera libre, o competir solo con Amazon y Apple, hasta 2022 o 2023.

    En esa fecha, posiblemente, Netflix ya esperaba poder contar con un nivel de producción propia muy alto, y con una capacidad de ingresos para acometer proyectos enormes. Pero bueno, no creo que la cosa esté mal para Netflix, ya que está establecidad en todo el mundo ya, teniendo producciones en todos los países y habiéndose construido una marca comercial.

  7. Es un análisis lógico y justo, no se puede juzgar a Netflix por eso. Al fin y al cabo, de las 6 series de Marvel, realmente buenas eran Daredevil y Punisher. La 3ra temporada de DD será lo mejor que hay en el Netflixverso pero si no da ganancias lastimosamente esa es la realidad, algo que los fans debemos aceptar. Lo mejor que podemos esperar es que se rescate la serie cuando venza el plazo de 2 años. Stranger Things entrará en su 3ra temporada mientras que esperamos la 3ra de The Crown y 13 Reasons Why, Narcos y Narcos: Mexico en teoría son dos series diferentes a pesar de que comparten personajes y universo, la primera tiene 3 temporadas y la segunda 1 sola (podríamos estimar 2 temporadas más si siguen con El Señor de los Cielos y el Chapo), Marco Polo y Sense8 de 2 temporadas cada una pasaron por la guillotina y eran muy buenas (sobretodo la primera) y House of Cards es la que más lejos ha llegado con 6 temporadas… pero Netflix arruinó el final botando a Kevin Spacey de la serie.

    Y estoy hablando de series que han supuesto mucho mejor éxito para Netflix que Daredevil, por mucho que nos duela.

    1. Si no “botaban” a Spacey se iba la otra, y si no botaban a Spacey el riesgo de no darse de baja en la plataforma, al menos en Estados Unidos, era bastante serio. Simplemente era imposible de resolver el tema, todas las opciones eran malas la verdad.

      1. ¿A quién te refieres con “la otra”? Supongo que a Robin Wright que hacía de Claire Underwood. En tal caso, nada que ver. Robin Wright siempre ha dicho que su relación con Spacey era únicamente de trabajo en la serie y que se ha comportado muy serio y educado, es más, ha pedido una segunda oportunidad para el actor. Además, Spacey es gay, Wright no tendría que preocuparse en tal caso de un acoso o abuso de su parte…

        Lo de la plataforma tampoco lo creo, House of Cards es una producción original de Netflix (igual que Narcos o Stranger Things, y pare de contar), cualquier serie de su mano se mantendrá en la plataforma porque básicamente, es de ellos. No había ninguna prueba seria contra Spacey. Simplemente se precipitaron y tomaron esa mala decisión.

  8. Esto demuestra definitivamente que la causa de las cancelaciones es de Netflix y no Disney, por lo de siempre hacer poco y gastar lo menos posible con la maxima rentabilidad de las producciones.

Dejar un comentario