ArtículosColeccionismoReflexión

¿Cuál es el precio de la nostalgia?

4

Clásicos de los 80 y 90

La nostalgia a menudo es asociada con un recuerdo cariñoso de la infancia, ya sea un ser querido, un juego o juguete, un objeto personal al que le tengamos especial cariño, y por supuesto, a uno o varios personajes que pueden ser de un libro, película, serie, cómic, o videojuego, que descubrimos en algún momento de nuestra vida y que llegan para quedarse para siempre.

Los años 90 y sobre todo los 80, están grabados con especial cariño en la memoria colectiva, en los que el cine y la televisión jugaron un papel fundamental, ¿qué niño de esa época no soñó viajar en el tiempo en un Delorean, ir en El Coche Fantástico a toda velocidad por la carretera, convertirse en Super Saiyan y lanzar un Kame Hame Ha, o gritar levantando un paraguas, “Por el poder de Grayskull”?.

Es indudable que estamos viviendo una época en la que los personajes de la cultura pop, están más vivos y presentes que nunca, en gran medida gracias al cine y la televisión, en los que vemos cómo los personajes de cómic saltan de las viñetas a la pequeña y gran pantalla, en forma de películas y series; los videojuegos que cada vez tienen un mayor grado de realismo; y por supuesto a un gran medio de infinita difusión como es Internet.

El consumo masivo de estos productos audiovisuales, ha desembocado en el nacimiento de un nuevo tipo de merchandising y por ende de coleccionista, contando a día de hoy con un vastísimo e inabarcable catálogo de productos de todo tipo, que van desde menaje de uso común de la casa, hasta ropa, souvenirs, y figuras y estatuas hiperrealistas de toda temática y escala.

La evolución de las connotaciones en la palabra “friki”, es cuanto menos curiosa, (aunque no vamos a tratarlo en éste artículo, pues la historia de ésta palabra da para otro escrito), que desde su significado original el cual era denominador de las personas con anomalías o deformaciones físicas, que trabajaban en los circos entre los siglos XIX y XX, hasta el significado que ha tomado hoy en día; ha llovido mucho, tanto que de hecho, se han creado en los últimos años eventos y convenciones alrededor de todo el mundo con una gran cobertura mediática, en los que las grandes marcas presentan sus nuevos productos, los cuales varían en tamaño y precio, donde podemos encontrar, desde Funko Pops, que suelen rondar los 15€, sin contar especiales y exclusivos, Hot Toys que van desde los 250€ para arriba, Sideshow, Prime 1, y XM Studios, que juegan en otra liga, y sus precios van desde los 600€ hasta los 3000€, hasta Iron Studios, DC Collectibles, y Diamond Select entre otras. No hay duda de que todas estas grandes empresas, saben lo que el cliente más exigente quiere ampliando cada vez más su catálogo.

¿Cuál es entonces el precio de la nostalgia? Para el que os escribe es mucho más que un valor físico, para mí es un sentimiento cálido e inexplicable que evoca recuerdos y sensaciones, al ver cómo cobran vida esos personajes que quedaron grabados a fuego en la retina de un niño; y no importa lo que puedas coleccionar, afortunadamente existen todo tipo de coleccionables que se adaptan a cualquier bolsillo. Lo verdaderamente importante es, no reprimir ese sentimiento y vivirlo sin importar lo que piensen o digan los demás; pero sobre todo, y parafraseando a un sabio, lo más importante es disfrutar del camino.

Alejandro González García
Devorador de libros, películas y series, también coleccionista, fanático de los superhéroes, de los cuales disfruto sin importar el sello que lleven, aunque mi favorito es Batman. Escritor y colaborador en varios grupos de Facebook, y ahora también en Blog de Superhéroes.

    Otras entradas

    [Cine] Los Vengadores originales y Kraglin en nuevas imágenes tras las cámaras de Vengadores: Endgame

    Entrada anterior

    [Cine] El codirector de Capitana Marvel comenta la relación entre Carol y Maria

    Siguiente entrada

    4 comentarios

    1. Gran artículo, coincido contigo palabra a palabra, solo añadiria una cosa que tu que me conoces sabes que es muy común escucharme decir, a la gente que como tu y yo son coleccionistas, una colección no es mejor por ser mas grande o mas cara sino porque te haga más feliz, saludos y enhorabuena por el artículo 😉

      1. Gracias compañero!!, y cuánta razón tienes.

    2. Saludos:
      Indudablemente “la decada dorada” como acostumbro llamarla (80s) tuvo mucha variedad
      en la musica y tv, afortunada o desafortunadamente por aquellos años estaba algo conciente
      como para saber que no era facil solo pedir algunos accesorios debido a la economia en casa;
      aun asi 30 años despues he logrado conseguir figuras, discos o videojuegos que añoraba en
      la infancia y la espera valio la pena.

    3. Bonita reflexión. La verdad nunca me considerè “coleccionista”, ya que de chico o de grande, compre lo que me gustaba y lo que no, lo vendìa o intercambiaba, nunca me importo lo completista. Pero si admito esa compulsión, inexplicable, por los comics de DC Perfil o de Zinco cuando los veo, o por ciertos CD’s (aunque ahora escuche spotify y nene me haya destrozado todos los discos…).

    Dejar un comentario