ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics y libros

Batman: Bajo la capucha núm. 2 (de 3)

3

Portada de Batman: Bajo la capucha núm. 2 (de 3) publicado por ECC Ediciones

Edición original: Batman núms. 635 a 641 USA
Fecha de salida: Noviembre de 2014
Guión: Judd Winick
Dibujo: Doug Mahnke, Paul Lee
Formato: Tomo rústica, 176 páginas
Precio: 15,95 €

Dieciséis años después de que Jason Todd, el segundo chico que vistió el manto de Robin, muriera asesinado a manos del Joker de una forma cruel como pocas, Judd Winick se convertía en el guionista de Batman que trastocaría la mitología del hombre murciélago jugando con algo que hasta entonces había sido intocable.

Un par de años antes de esto, en 2003, Jeph Loeb coqueteó con la idea en “Batman: Silencio”, aunque todo quedó diluido en un plan maestro para volver loco al caballero oscuro y los fantasmas no fueron nada más que eso. Fantasmas, sí, pero capaces de sembrar dudas suficientes como para que los lectores del personaje especularan con esa remota posibilidad. Pero no fue entonces, sino en 2005, cuando se pusieron las cartas sobre la mesa y aquel que antaño fue el segundo compañero de Batman se alzaba de la tumba con nuevas metas en su cabeza.

Jason Todd, ahora conocido como Capucha Roja, ha dedicado su vida desde su renacimiento a prepararse física y mentalmente para vencer a Batman y vengarse del Joker. Lo intocable dejaba de serlo y con el camino libre de las ataduras de la muerte cualquier cosa podía pasar.

Pero para cumplir con su objetivo de atraer la atención del hombre murciélago Capucha Roja debe hacerse con el control de las calles de Gotham, demostrando de paso que aún le queda algo de moralidad, y para ello tendrá que derribar al nuevo señor del crimen de la ciudad, Máscara Negra.

Página de Batman #635Leíamos unos días atrás que Judd Winick, además de guionizar la película animada que adapta este arco argumental de los cómics, también se hizo cargo de la continuación a modo de precuela que vio la luz unos años después y que ECC ha recopilado bajo el nombre de “Batman: Bajo la capucha” núm. 1 (de 3). En su momento valoramos esos seis números sin tener en cuenta estos y ahora podríamos hacer lo mismo con este segundo tomo, recopilatorio de los primeros siete números del arco, aunque no es estrictamente necesario dado lo relacionado que está todo.

Años atrás, cuando se publicó originalmente la obra, el guionista y la editorial jugaban con el desconocimiento de los lectores, que incrédulos no sabían cómo asimilar que alguien tan preparado pudiera aparecer de repente para vencer al Caballero Oscuro en su propio terreno. Mucho menos que ese alguien fuera un personaje tan cercano e importante, asesinado casi tres lustros atrás pero siempre muy presente en la memoria del héroe y de sus historias. Esta reedición pierde el factor sorpresa y, a menos que uno sea un neofito en el mundo de los cómics y en el de Batman en particular, todos sabemos quién es Capucha Roja.

Esto último juega en contra del factor sorpresa con el que sí se contaba años atrás, pero no por ello se disfruta menos de la historia. Batman se ve abrumado, superado por un enemigo que le resulta extrañamente familiar pese a no querer creer en ese instinto suyo que de tantos apuros lo ha sacado. Porque Batman lo sabe. Reconoce a quien está tras la capucha roja pero no quiere tener razón. Porque de ser así, el que fuera su pupilo ha cruzado la última línea de una forma que al hombre murciélago jamás se le habría pasado por la cabeza.

Página de Batman #637Jason se ha vuelto un vigilante cruel y despiadado, capaz de darle una paliza al Joker por pura venganza o de eliminar completamente el tráfico de armas y drogas de la ciudad, desde la raíz y con todas sus consecuencias. Según él, eso es lo que Batman tendría que haber hecho y por eso se considera mejor que su mentor, algo a lo que Winick ha sabido sacar partido desde el principio y que convierte a Capucha Roja en una suerte de Azrael 2.0, vigilante con el que comparte métodos aunque no demencia.

Muy a mi pesar, Doug Mahnke es quien se encarga del apartado artístico de esta maravillosa obra, y otra vez toman el protagonismo esas expresiones faciales tan suyas que carecen de emoción y parecen casi marionetas. Se aprecia cierta diversidad en los rostros y los sentimientos pero no consigue transmitirlo, es demasiado fijo y se siente algo artificial. Y este sería el mayor problema, una naturalidad inexistente que no traspasa las páginas para empatizar con el lector. El entintado no ayuda con sus líneas espesas (y demasiado negras), que endurece los rasgos de las caras.

Pese a que Paul Lee dibuja el penúltimo de los números del tomo, un cambio del que se favorece la historia, del color sí que se encarga el mismo artista. Por una parte eso le da una sensación de unidad y de homogeneidad que se agradece, incluso cuando hay cambio de dibujante, pero podía haberse esforzado algo más en el resultado final, que resulta algo pobre al abusar mucho de degradados rápidos. No hay mucho trabajo detrás y es todo demasiado básico. Por suerte, sabe jugar con el contraste y lo aprovecha para sacar partido a sus carencias.

Otra pega que se puede achacar al dibujo es la estructura, fija y llena de pasividad. La acción queda relegada a los diálogos y el ojo se aburre buscando un dinamismo que no existe. Mahnke juega con los ángulos dentro de las viñetas pero no con las viñetas en sí mismas.

Viñeta de Batman #638

Volvemos a destacar la labor de ECC al recopilar en tres tomos los arcos “Under the hood” y “Red Hood: The lost days”, dándole al personaje y a su “origen” el trato que se merece. Ya comenté en su momento que el hecho de invertir el orden de lectura, ya que “Los días perdidos” iría realmente al final y no al principio, no lastra el producto al partir (casi) todos de una base en la que Capucha Roja ya es alguien conocido. Y es más, de esta forma cronológicamente ordenada no hay forma de perderse en los eventos y se torna algo muy disfrutable.

Repitiendo lo mismo que en el primer tomo, al ser la mejor narración del origen de Jason Todd como Capucha Roja (y la original, dicho sea de paso), estamos ante un imprescindible para los seguidores del personaje y de Batman, que encontrarán aquí uno de esos enfrentamientos en los que el héroe no tiene que salir del todo airoso, y no físicamente hablando.

El dibujo no acompaña en esta ocasión, pero por suerte la historia no lo necesita para despuntar. El origen de Jason Todd como Capucha Roja tiene motivos de sobra para llamar la atención del lector aficionado a Batman y ver al murciélago contra las cuerdas siempre es algo que despierta la curiosidad.

¡Síguenos en Youtube!

Debates en directo, reviews, unboxing y mucho más en vídeo

Javi Garcia

Otras entradas

[Series] David Tennant confirmado para A.K.A. Jessica Jones como Purple Man

Entrada anterior

[Cine] Elizabeth Olsen y Aaron Taylor-Johnson hablan de Pietro y Wanda en Vengadores: La Era de Ultrón

Siguiente entrada

3 comentarios

  1. Buen arco, el único pero que le pongo es el cómo fue rescitado. Me gustó más la versión animada para ese detalle en particular.

    1. Te apoyo en esa.

  2. Muy buen arco, lo disfrute mucho en su momento. El que Jason regresara a la actividad de esa forma fue muy bien pensado.

Dejar un comentario