ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

[Reseñas] Batman: Cataclismo – Anarquía

0

Portada de Batman: Cataclismo - Anarquía

Edición original: Anarky núms. 1-8 USA, DCU Heroes Secret Files núm. 1 USA
Fecha de salida: Agosto de 2018
Guion: Alan Grant
Dibujo: Norm Breyfogle
Formato: Cartoné, 200 págs. A color.
Precio: 20,50 €

Para aprovechar el contexto propiciado por “Cataclismo”, que sumió a Gotham en el caos tras un terremoto, y la reciente popularidad del personaje, Alan Grant y el recientemente fallecido Norm Breyfogle decidieron llevar a una de sus creaciones hasta Washington DC para el desarrollo de su propia serie regular (la segunda). Así pues, en 1999 DC Comics publicó ocho números de una colección centrada en Anarquía, el villano de Batman surgido en “Detective Comics” #609 y que no era más que un activista político llevado al extremo, con la peculiaridad de que su identidad secreta era Lonnie Machin, un adolescente. Fuera de su ciudad natal y totalmente por su cuenta, Machin se enfrentó a diversos peligros que aquí ECC recopiló el pasado mes de agosto en “Batman: Cataclismo – Anarquía”.

Salvo un hilo conductor que ata mínimamente los números hasta resolverse en el último, esta colección es una especie de cajón de sastre sin un tono o una intencionalidad definida en la que enfrentan a un desdibujado Anarquía a las más variopintas amenazas: desde una entidad capaz de destruir el universo al mismo Ra’s Al Ghul pasando por puros zombies. El primer caso es el ejemplo perfecto de que no por compartir universo con personajes como Green Lantern o la Liga de la Justicia se debe cruzar con ellos. La historia que Anarquía comparte con Kyle Rayner es un despropósito desde su misma premisa y pretende hacernos creer que Lonnie Machin es el personaje más inteligente de todo el universo DC, lo que no ayuda a construir una buena caracterización del protagonista.

Esta variación radical del tono no está ayudada por un Alan Grant no muy inspirado, que no logra que nos interesemos por lo que está ocurriendo debido principalmente a un protagonista que no tiene una identidad clara. Lonnie en este cómic es más bien el prototipo de héroe callejero acercándose peligrosamente a Batman, pues hasta cuenta con cueva secreta y gadgets tecnológicos fruto de su extrema inteligencia. Lo que “aparentemente” le distingue del caballero oscuro es su postura anarquista y anticapitalista, de allí el nombre del personaje, pero no deja de ser un discurso vacío y lleno de tópicos que se basa principalmente en rechazar las injusticias provocadas por los políticos corruptos, algo compartido por la totalidad de los superhéroes. De este modo nos deja un protagonista que no nos interesa porque no aporta nada nuevo ni tiene una marca ya establecida y que se intenta vender como un antihéroe pese a no serlo.

Imagen de Anarky #1Mención especial al “arco personal” que tiene Anarquía a lo largo de estos ocho números. En el primero descubrimos que sus padres, los que fallecieron en Gotham durante el terremoto, no son sus ascendientes biológicos, por lo que decide descubrir quién era de verdad. Su inteligencia artificial lo logra rápidamente y se pasa los ocho números lamentándose de quién es. La identidad del mismo es “revelada” en el último número y es un mal intento de dotar de profundidad a alguien tan desdibujado como Lonnie. Se deja la puerta abierta a que todo sea un malentendido pero, de ser cierto, desdibuja además a un personaje importante de la mitología de Batman. Un “arco recurrente” que tampoco se sostiene por ningún lado.

A nivel artístico Breyfogle resulta solvente como siempre. No es de sus mejores trabajos pero su solvencia tanto como dibujante como de narrador logra sobrellevar las flaquezas del guion como mejor puede. Si hay que sacarle una pega, y esto es rizar bastante el rizo, es que hace al Joker demasiado atractivo, pero es un comentario puntual que no empaña el resultado global.

En cuanto a la edición que nos ha traído ECC Ediciones es adecuada en lo que respecta a formato, una cuidada encuardenación en cartoné, pero hay varios fallos en la traducción que complican la lectura en un par de momentos. No es algo grave, pero sí hay que tenerlo en cuenta.

“Batman: Cataclismo – Anarquía” es una propuesta floja por decir algo en la que Alan Grant no está nada inspirado y Norm Breyfogle solamente está solvente. Protagonizada por un personaje sin identidad propia, se van sucediendo historias una detrás de la otra sin que lleguemos a interesarnos o a entretenernos realmente en ningún momento. Se lee rápido, pero se olvida igual de rápido.

Puedes adquirir “Batman: Cataclismo – Anarquía” aquí.

Otras entradas

[Animación] Teaser del corto Auntie Edna de Los Increíbles 2

Entrada anterior

[Cine] Primera imagen de Thomas Wayne en el set de Joker

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Más en Artículos