ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

[Reseñas] Batman: La caída del Caballero Oscuro vol. 02

3
Portada de Batman: La caída del Caballero Oscuro vol. 02

Edición original: Batman núms. 497-400 USA, Detective Comics núms. 664-668 USA, Shadow of the Bat núms. 16 a 20 USA, Showcase 93 núms. 7 a 8 USA
Fecha de salida: Diciembre de 2017
Guión: Alan Grant, Chuck Dixon, Doug Moench
Dibujo: Brett Blevins, Graham Nolan, Jim Balent, Jim Aparo, Klaus Janson, Mike Manley, Norm Breyfogle
Formato: Cartoné, 416 págs. A color.
Precio: 36,50 €

El pasado mes de diciembre ECC Ediciones continuó con la recopilación de la saga de “Batman: La caída del caballero oscuro”, evento(s) importantes para comprender la historia del murciélago durante los noventa, una década en la que proliferaron los justicieros violentos y las tramas que llevaban a los héroes hasta el límite. En este segundo tomo vemos el fatídico desenlace del encuentro entre Bruce Wayne y Bane que nos avanzaba el final del anterior y el ascenso de Jean Paul-Valley como Batman, marcando el comienzo de una etapa en la que se quiso poner de manifiesto las virtudes que hacían (y hacen) de Wayne el único Caballero Oscuro.

En este tomo vemos dos corrientes bien marcadas. Por un lado hay números que avanzan en la trama de “Knightfall”, ya sea desarrollando las consecuencias de la derrota de Bruce o explorando los caminos que debe recorrer Jean-Paul para convertirse en un digno sucesor de la capucha, mientras que por otro tenemos aventuras prácticamente independientes que simplemente sirven para darnos algún que otro enfrentamiento entre el Batman del momento (por un lado Bruce, por otro Jean-Paul) cortando de seco la historia principal.

La diferencia entre ambas partes es que no se conectan nada bien entre ellas y eso es debido a la naturaleza de estos mini-arcos independientes, publicados en “Shadow of the Bat”, alejados de las series principales que sí avanzaban la historia principal. Así pues nos encontramos con un avance firme y sólido en lo que respecta a los números de “Batman” y “Detective Comics” pero en los que no se termina de profundizar realmente en lo que implica la humillación de Bane y la llegada de un nuevo caballero oscuro a Gotham City. Pese a que fue un hecho que marcó la historia de Batman en los noventa, Doug Moench, Alan Grant y Chuck Dixon se quedan bastante en la superficie y se limitan únicamente a pasar las escenas más tranquilas lo más rápido posible hasta llegar a la acción.

Sí que es cierto que el anterior tomo pecaba de lo mismo pero aquí tenían la oportunidad perfecta para ver las consecuencias de la derrota de Batman y se pasan por encima. Así pues, el foco de atención se pone rápidamente en Jean-Paul Valley y en sus demonios internos, en su lucha constante contra el sistema que le han grabado en la mente desde que era un niño. La caracterización de Jean-Paul cambia radicalmente respecto a su introducción al comienzo del anterior tomo donde resultaba alguien con quien podíamos empatizar, ya que se veía involucrado en una guerra secreta de la que no quería formar parte. Aquí resulta alguien antipático, más cercano a un anti-héroe puro y duro que al justiciero que representa Batman, juega su papel correctamente como oposición a Bruce y como crítica a la tónica del momento, pero a nivel interno resulta poco creíble que Wayne decida confiar el manto al que ha dedicado su vida a alguien que no conoce como la palma de su mano.

Imagen de Batman #497, por Doug Moench y Jim AparoRespecto a las otras tres historias, fácilmente distinguibles debido al claro cambio en el estilo de dibujo, la primera no pasa de ser otro enfrentamiento entre Bruce y Harvey Dent, enmarcado en el momento en el estado de agotamiento físico y mental que vimos en el anterior tomo. De los otros dos, que nos muestran a Azrael como Batman, no pasan de ser excusas para ver cómo se enfrenta este nuevo caballero oscuro a los típicos problemas a los que se enfrentaba su predecesor, como el Espantapájaros o un mercenario que ha decidido ir a por él. De estas dos destaca especialmente la segunda ya que al menos intenta profundizar en el evidente cambio psicológico que está experimentando Azrael y se sigue evidenciando el conflicto interno que tiene entre su deber con la ciudad y su programación como el Ángel de la Venganza. Chirría que de repente Jean-Paul se preocupe tanto de su pasado cuando en los anteriores números no se hace referencia a ellos, más bien al contrario ya que muestra que no le importan realmente esos momentos de debilidad que tiene y disfruta de su nueva tarea.

En lo que respecta al dibujo tenemos, como he comentado antes, un cambio en el estilo en función de si estamos dentro de la historia principal o nos vamos por la tangente. En los números de “Batman” y “Detective Comics” tenemos a dibujantes más clásicos como Jim Aparo, Mike Manley o Graham Nolan que nos entregan un resultado limpio, en el que predomina la claridad y donde el dinamismo se basa en su control de la página y de las viñetas. No siempre se obtienen grandes resultados (el caso de Manley) pero es gracias al buen hacer de Jim Aparo que el combate entre Bruce y Bane acaba siendo tan espectacular. Paralelamente a esto, Bret Blevins nos da los dibujos de “Shadow of the Bat” con un estilo más sucio que opta por acentuar la caricaturización de los personajes. Acaba funcionando debido a la naturaleza oscura de las amenazas pero personalmente, en este caso he acabado prefiriendo la claridad y tranquilidad de la saga principal.

En cuanto a la edición de ECC no hay mucho que objetar, salvo que hay momentos en los que la maquetación de la traducción no está del todo pulida y, o bien está movida del globo de texto, o parte es tapada por la numeración de la página.

Así pues, “Batman: La caída del Caballero Oscuro” vol. 02 continúa con lo presentado en el primer tomo mostrando el famoso número en el que Bane quiebra a Bruce y prosigue con las consecuencias del enfrentamiento. Sin profundizar como debería, vemos el paso del manto a Azrael y cómo este nuevo personaje se va adaptando a la vida de héroe. Es una buena historia de acción importante por lo que le hice a Bruce, pero lejos de ser un verdadero clásico del cómic.

Puedes adquirir “Batman: La caída del Caballero Oscuro” vol. 02 aquí.

[Series] Primeros cuatro minutos de The Walking Dead 8×11: Dead Or Alive Or

Entrada anterior

[Series] Primer teaser de la segunda temporada de Marvel’s Luke Cage, estreno el 22 de junio

Siguiente entrada

También te puede interesar

3 comentarios

  1. Gracias por otra gran reseña de una etapa superdespareja, pero de la cual yo sigo resaltando la valentía de llevar al limite (o matarlos directamente) a nuestros heroes más queridos. Será que me tiene un poco saturado el insoportable rebirtheo y refrito de las historias y personajes de siempre y que viva la edad de Plata y blablabla. Creo que pasa siempre lo mismo: un poco está bien (siempre y cuando tenga cierta calidad e interés), si toooodos hacen lo mismo saturan. Si TODOS se convierten en Lobezno y Punisher (como en aquellos años) es infumable. Pero si TODO vuelve a ser multicolor y que viva la esperanza, a mi también me aburre.

    1. ¡Buena reflexión! Yo opino como tú, me gustan este tipo de movimientos porque ayudan a revitalizar la franquicia, los superhéroes deberían ser como nosotros, deberían crecer, morir (de verdad), retirarse, ceder el testigo… Siento que todo lo que se hace con ellos actualmente es estirar un chicle que hace tiempo que se ha gastado. Por eso Knightfall como idea es buena, pero en ejecución ya no tanto.

      1. Gracias por responder! Si, la idea de que en los ’90 todas las ideas eran malas es tan errónea como decir que en los ’80 todo era Alan Moore. Es verdad que a veces no tenían punto medio: o palo y a la bolsa en forma súbita (en tres números de Crepúsculo Esmeralda Hal se volvia loco mataba a TODOS y se convertia en megavillano!!) o eran sagas interminables (Knightfall, Knightsend, Knightquest, ufff…) muy desparejas, pero con grandes ideas. Que se yo, hay dias que hasta el Superman eléctrico me parecia una gran idea al lado del eterno refrito!!! Saludos

Dejar un comentario

Más en Artículos