ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Batman y Robin: Caballero Oscuro contra Caballero Blanco

2

Batman y Robin: Caballero Oscuro contra Caballero Blanco

Edición original: Batman and Robin núms. 17 a 22 USA
Fecha de salida: Octubre de 2013
Guión: Peter Tomasi, Paul Cornell
Dibujo: Patrick Gleason, Scott McDaniel
Formato: Tomo cartoné, 144 páginas
Precio: 15,95 €

Cuando ya empezaba a vislumbrarse la llegada del Nuevo Universo DC, algunas de las colecciones de las que había actualmente ya empezaban a ver como el habitual baile de equipos creativos que suele verse las grandes editoriales las hacía caer en manos de aquellos que después las continuarían. Sucedió con Batman y Scott Snyder en “Detective Comics” (aunque Snyder fue a parar tras el reinicio a “Batman”) y también con la cabecera del título que nos ocupa: “Batman y Robin”.

Tras la finalización de la etapa de Grant Morrison en dicha colección para iniciar el tramo final de su plan para Batman con “Batman Inc.”, fueron Peter Tomasi y Patrick Gleason los elegidos para guionizar y dibujar la que aún hoy es una de las colecciones estrella de DC. No obstante, en el tomo que nos ocupa no son ellos los primeros en tomar el testigo de Morrison para continuar con las aventuras de este renovado dúo dinámico sino que antes nos encontramos con un arco argumental de tres números escrito y dibujado por Paul Cornell y Scott McDaniel, respectivamente.

De esta forma, tenemos dos arcos bien diferenciados con la relación entre los dos protagonistas y el resto de la Bat-familia como único nexo de unión entre ambos. Por un lado, la muerte de una ex-novia de Bruce Wayne, cuyo cadáver ha desaparecido misteriosamente, mientras una secta parece tener algo que decir al respecto. Por otro, el siniestro plan del auto-proclamado Caballero Blanco para cortar el mal de Gotham (y del mundo) de raiz, de la forma más radical posible.

Y así, empieza una nueva etapa para Batman y Robin, aún en el (no tan) viejo Universo DC.

Batman y Robin: Caballero Oscuro contra Caballero BlancoComo decíamos, de los dos arcos que nos encontramos el primero es el de Cornell y McDaniel: “La suma de sus partes”. El guionista intenta replicar la excelente caracterización de los personajes y la misma relación entre el Batman de Dick Grayson y el Robin de Damian Wayne que nos ofreció durante dieciséis números Grant Morrison, mientras estuvo al frente de la colección. Y casi lo consigue, aunque no llega a la altura del escocés y en una trama que ya de por sí es algo sosa nos quedamos sin esa interacción más gamberra entre dos de los hijos de Batman (uno adoptivo y el otro biológico).

La trama de la muerte de Una Nemo, con su desarrollo y conclusión, no aporta nada verdaderamente interesante a la mitología del hombre murciélago, quedando muy probablemente relegada al olvido y siendo tan solo otro capítulo más en las vidas del cruzado de la capa y su compañero. Entretiene pero poco más, aunque sí se guarda alguna que otra sorpresa para el lector.

Una vez terminado este primer arco argumental, que sirve de relleno hasta que Tomasi y Gleason se hacen con las riendas de la colección, empieza “Caballero Oscuro contra Caballero Blanco”, una historia llamada originalmente “Tree of blood” (“Árbol de sangre”).

El inicio de Tomasi y Gleason queda marcado por la clara intención de reflejar que pese a las máscaras y las capas, por encima de todo los héroes que protagonizan esta colección son una familia. La escena con la que empiezan su arco argumental con Bruce, Dick, Tim, Damian y Alfred preparando una velada tranquila para visionar una edición de “Mark of Zorro”, es maravillosa. Pocas veces tenemos la oportunidad de verlos sin sus respectivos uniformes o enfrentándose a peligros inimaginables y se agradece un detalle así con el que potenciar los lazos familiares que los unen. A partir de aquí, las cosas se complican para Batman y Robin, que deben frenar la macabra justicia que está impartiendo el Caballero Blanco, un nuevo y violento vigilante que ha llegado a Gotham.

En lo referente a la historia de este segundo arco podríamos decir un poco lo mismo que en el primero. El villano de la historia carece del carisma que sí tienen viejos conocidos del hombre murciélago y su plan de venganza no aporta nada original.

Batman y Robin: Caballero Oscuro contra Caballero BlancoSin embargo, la macabra estampa en la que se convierten las perpetraciones de su supuesta justicia sí arroja algo de luz (nunca mejor dicho) a lo que estamos acostumbrados. En cualquier caso, el mayor interés de esta historia, que no pasará al recuerdo por ser impactante o refrescante, es que es la primera historia en la que Peter Tomasi y Patrick Gleason empezaron a dar forma a la relación entre Batman y Robin que seguirían explotando en esta misma colección una vez enmarcada en los Nuevos 52. Solo por saborear los inicios de esa relación paterno-filial (que de momento solo vemos entre medio-hermanos), ya merece la pena.

En cuanto al dibujo, tenemos un contraste marcado entre la agresividad de las expresiones de McDaniel y las líneas de trazo más limpias y sosegadas de Gleason. Ambos logran cumplir con lo que se podría esperar de la continuación de la etapa guionizada por Grant Morrison, cada uno con su estilo, y si bien no son parecidos en absoluto, se complementan bien.

Sobre la edición poco hay que decir. Fieles a la línea seguida durante toda la recopilación de “Batman y Robin”, ECC Ediciones vuelve a ofrecernos un tomo encuadernado en tapa dura con un par de arcos argumentales en su interior. El guionista ya no es Grant Morrison, que a estas alturas estaba embarcado en su experimental “Batman Inc.”, pero eso, afortunadamente, no es excusa para cambiar el formato.

Batman y Robin: Caballero Oscuro contra Caballero BlancoResumiendo, la marcha de Morrison sirvió para dar paso a la pareja guionista-dibujante que se quedaría en la serie hasta el inicio del Nuevo Universo DC y más allá (aún hoy siguen al frente de la colección) con una pequeña transición en forma de un arco argumetal de relleno guionizado por Paul Cornell y dibujado por Scott McDaniel.

Aquellos interesados en recopilar el Batman de Morrison encontrarán entre pocos y ningún motivo para hacerse con este tomo, que se olvida de la etapa del escocés (a excepción de alguna mención por encima de los sucesos que ocurren paralelamente en “Batman Inc.”) y se centra en dos villanos de nueva cuña que no consiguen hacerse con un hueco en el corazón de los lectores. Para los más completistas, en cambio, sí supondrá un tomo más interesante por ser el primero de los dos que habrá para conectar la colección “Batman y Robin” del Universo DC pre-Flashpoint con el post-Flashpoint.

En cualquier caso, las historias (aunque prescindibles) son amenas y tener la oportunidad de seguir viendo como evoluciona la relación entre Dick y Damian es un valor añadido.

Javi Garcia

Otras entradas

[Series] Primer clip del decimoprimer episodio de Agents of S.H.I.E.L.D.: The Magical Place

Entrada anterior

[Libros] Anuncian una novela de La muerte del Capitán América

Siguiente entrada

2 comentarios

  1. Batman: Porque siempre me tocan todos los lunaticos??

  2. Gracias por la reseña! 😉

    Me encantan los dibujos de McDaniel, lo conocí en el “Daredevil vs Batman” y me encantó su estilo y lo mismo puedo decir de Patrick, sus dibujos tienen un trazo exquisito.

Dejar un comentario