ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Batwoman: La sangre es espesa

0

Portada de Batwoman: La sangre es espesa, de DC Comics publicado por ECC Ediciones

Edición original: Batwoman núms. 18 a 21 USA
Fecha de salida: Marzo de 2014
Guión: J.H. Williams III, W. Haden Blackman
Dibujo: Francesco Francavilla, Trevor McCarthy
Formato: Tomo rústica, 96 páginas
Precio: 8,95 €

En su afán de seguir acercando a los lectores el Nuevo Universo DC a través de los ojos de personajes más secundarios que los más icónicos de la editorial, pese a llevar a veces esos mismos símbolos en el pecho, ECC Ediciones nos brinda la oportunidad de continuar las aventuras de Kate Kane / Batwoman en este cuarto recopilatorio de su serie regular.

“Batwoman: La sangre es espesa” reúne en un tomo cuatro números que sirven un poco como transición entre el primer gran arco argumental para derrotar a Medusa, madre de todos los monstruos, y el gran enfrentamiento que vendrá después. Y de hecho, esta es la gran virtud y, a su vez, la gran pega del tomo. Aunque en ningún caso debe tomarse esto último como algo negativo, sino más bien como una forma de hablar.

Después de una tormenta debe reinar la calma y eso J.H. Williams III y W. Haden Blackman lo han sabido hacer muy bien. Tras el punto y final a la trama iniciada por la Llorona que culminó con una batalla por la supervivencia del mundo en Gotham, en la que participó la mismísima Wonder Woman, Kate debe replantearse su vida. Pero ni siquiera con una boda en el horizonte y Flamebird, su prima Bette como compañera, como su ayudante, Batwoman tendrá un minuto para respirar y disfrutar de la vida.

El Departamento de Operaciones Extranormales, con el director Huesos a la cabeza, tiene un encargo muy especial para ella. Un trabajo que acarreará consecuencias y que la llevará, previa extorsión del DEO, a enfrentarse al mismísimo Caballero Oscuro.

Página de Batwoman #18No obstante, eso no sucederá hasta que empiece el siguiente recopilatorio, porque como avanzábamos al principio este tomo aquí estamos ante una pequeña etapa de transición en la que se asientan las bases de lo que ocurrirá después sobre los cimientos de lo que ya ha sucedido.

Hablando del hombre murciélago, al principio del cómic hay un momento impagable en el que se le reprocha a Batman su ausencia en la batalla contra Medusa, algo de lo que nos quejamos aquí y que parece que los guionistas han sabido resolver con acierto. Batman es el protector de Gotham y su ausencia en un momento tan decisivo fue chocante, sobre todo cuando incluso Nightwing y Catwoman hicieron acto de presencia, pero como los caminos del Caballero Oscuro son siempre misteriosos y su agenda complicada, el reproche para mostrarnos que nunca se olvidaron del detalle es un gesto a tener en cuenta. Al fin y al cabo, Gotham es muy grande.

Pero eso ya es cosa del pasado y ahora toca centrarse en el presente de Kate y Maggie, que pese a la petición de matrimonio y la revelación de la identidad de la primera como Batwoman ante la segunda, no ha habido una respuesta oficial de Maggie. Por desgracia, ya sabemos cómo acaba eso, pero de momento podemos seguirles el juego.

Batwoman #19Así pues, con la sorpresa que tiene el DEO para Kate y que usarán como moneda de cambio para que ella cumpla con su palabra, se van colocando las piezas en el tablero para la gran partida de después en la que Batwoman y compañía se lanzarán de cabeza contra Batman. Tendremos que esperar para ver cómo saldrá eso, pero seguramente no es la mejor idea que han tenido nunca.

En el apartado artístico tenemos a Trevor McCarthy, que recoge el testigo de un J.H. Williams III que ahora solo guioniza, y a Francesco Francavilla en el último número, un especial que cuenta lo que le sucede a Waylon Jones (Cocodrilo Asesino) después de la caída de Medusa. Una vez más, el dibujo de esta colección y la composición de sus viñetas son unos de los puntos más interesantes que ofrece.

Que Williams haya dejado las labores artísticas en este tomo y que la historia sea tan transitoria, pese al desarrollo interpersonal de los personajes y la digestión de todo lo que está sucediendo, puede suponer un motivo para que el interés de los lectores potenciales decaiga. Sin embargo, cabe decir que McCarthy es un digno sucesor que sabe imitar el estilo de su predecesor (con notables diferencias) y así no permitir que el excelente apartado artístico que caracterizaba a la serie caiga en el olvido y, además, Williams y Blackman siguen a los guiones, por lo que la trama sigue teniendo sus puntos interesantes incluso en los momentos de calma.

Página de Batwoman #21Con todo esto, “Batwoman: La sangre es espesa” es una digna continuación de “Batwoman: Hidrología”, “Batwoman: Un mundo anegado” y “Batwoman: Mareas de sangre”. La familia de héroes crece y los problemas, como no, se multiplican. El pasado siempre regresa (no solo para Kate, Chase también tiene lo suyo) y el futuro no tiene pinta de ser un camino de rosas, pero cuando alguien como Kate debe elegir entre la familia y un tipo como Batman, en el que no confía, la decisión parece clara.

La historia complementaria que supone el último número del tomo, protagonizada por Cocodrilo Asesino, nos muestra el lado más humano del popular bat-villano y el calvario por el que ha pasado. Interesante y desgarrador a partes iguales.

Recomendado para todos los seguidores del personaje, sobre todo como aperitivo para lo que vendrá después: Batwoman contra Batman.

Javi Garcia

Otras entradas

[Cine] Mark Hamill comenta su regreso a la franquicia Star Wars

Entrada anterior

[Cómics] Avance de los primeros cinco números de Edge of Spider-Verse

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario