Aleta EdicionesArtículosCómicsDark Horse CómicsImage ComicsReseñas cómics

Body Bags: Teorías de la violencia

1

Body Bags: Teorías de la violencia

Edición original: Body Bags: Father’s Day, Body Bags: 3 the Hard Way, Body Bags: One Shot, Dark Horse Presents Annual 1997, Dark Horse Maverick 2000
Fecha de salida: Diciembre de 2013
Guión: Jason Pearson
Dibujo: Jason Pearson
Formato: Tomo rústica, 240 páginas
Precio: 24,95 €

En la década de los noventa el mundo del cómic se vio inmerso en una serie de cambios que, para bien o para mal, siguen presentes en la memoria de aquellos que lo vivieron. En una sociedad en la que casi no quedaba sitio para los clásicos y todo tenía que ser moderno, agresivo y violento, se dejaron de lado las aventuras de los superhéroes más reconocidos y empezaron a aparecer personajes que ofrecían al lector una experiencia más salvaje. Spawn o Jean Paul Valley como Batman tras la paliza de Bane al original, son dos buenos ejemplos de ello.

Y violencia desmesurada y controvertidos escenarios en cada página es lo que conforma “Body Bags: Teorías de violencia”, un cómic cuyos personajes son hijos de los años noventa y del genio y figura de Jason Pearson, que guioniza y dibuja toda la obra.

Aleta Ediciones recopila en un único tomo toda lo que existe de “Body Bags” hasta la fecha, que conociendo la extrema lentitud de Pearson, quizás sea lo último que veamos de los personajes. En el tomo se incluyen, además de la breve serie y todas las historias cortas de los personajes, las portadas originales y multitud de bocetos y otros dibujos.

Sobre la trama, está centrada en Mack, alias Carapayaso, y el ‘Abuelo’ Sekula, que son dos de los mejores “body baggers” de la ficticia ciudad de Terminus, un empleo que se podría calificar como una especie de mercenarios cazarrecompensas que están regulados legalmente. Incluso tienen licencia y a veces hacen trabajos para la policía. Cuando un rival intenta matarlos en lo que parece ser una trampa empieza una caza para descubrir el motivo de ese ataque que se complicará aún más cuando aparezca en escena Panda, la hija a la que Mack no ve desde hace una década, que está decidida a convertirse en una body bagger.

Body Bags: Teorías de la violenciaY es ahí donde radica una de las mayores controversias del cómic: Panda tiene solo 14 años y no se escatima en detalles violentos ni en su extrema voluptuosidad. No obstante, eso no es ni de lejos lo único polémico en el cómic. En casi cada página hay presentes decapitaciones, mutilaciones, sangre y una buena cantidad de tacos e insultos, para todos los gustos. No en vano, el cómic se ha agenciado el título de cómic más controvertido de los noventa.

Este es uno de los aspectos más destacados del cómic, que combina una violencia gratuita y desmesurada con una trama (tramas, en realidad) compuesta de acción y traiciones que amenizan la lectura. Al fin y al cabo, la violencia solo es una parte del viaje que hacemos al leer las historias de estos personajes que no dejan de estar bien construidos y representar con gracia su papel. Sin embargo, esa parte repleta de excesos tiene un gran peso en el conjunto y puede amedrantar a los que tengan algo más de reparos ante tal crudeza.

Pero vamos a dejar de hablar de violencia porque parece que este cómic, con un subtítulo elegido con el mejor de los aciertos, solo puede ofrecer eso. Y aunque en buena Lo cierto es que la narración, aunque sencilla y sin demasiadas complicaciones, fluye a buen ritmo y la construcción de los personajes, sus relaciones y sus motivaciones son bastante interesantes. La acción no decae y desde la primera página quedan claras las intenciones del autor con la obra: no dejar indiferente a nadie.

Body Bags: Teorías de la violenciaLa primera de las historias que conforman el tomo, “El día del padre”, es probablemente la más interesante de todas ellas, aunque en las demás Pearson sabe cómo mantener el interés y seguir explotando las virtudes y carencias de sus protagonistas. La relación de amor-odio paternofilial entre Mack y Panda tiene mucho que aportar a la trama y siempre hay momento para un enfrentamiento entre ambos.

Eso sí, el peculiar estilo de dibujo claramente influenciado por el Amerimanga, estilo que nació a principio de la década de los noventa para aunar lo que parecían ser dos géneros incompatibles de cómic, puede no gustar a todo el mundo. Estas historias tan crudas y violentas chocan con el estilo colorido y de personajes de rasgos exagerados, pudiendo confundir a un posible lector que se acerque a la obra sin saber muy bien lo que va a encontrarse. Y no es que Pearson dibuje mal, en absoluto, es solo que la mezcla de su estilo y el tono gamberro y desmesurado de la acción ofrecen un curioso contraste.

En cuanto a la edición, no hay mucho más que añadir a lo que ya se ha comentado anteriormente. Aleta Ediciones ha hecho un trabajo excelente recopilando todo lo publicado hasta la fecha de “Body Bags” en un tomo único en el que se incluyen también todas las portadas y diferentes bocetos originales. Una edición de lujo que sirve tanto como para los que ya hayan tenido oportunidad de leer la obra y quieran redescubrirla como para aquellos que la desconocían por completo y quieran echarle un vistazo.

Body Bags: Teorías de la violencia“Body Bags: Teorías de violencia” es un cómic disfrutable para los que sean comprensivos con un género en el que la violencia sin complejos es la nota dominante. La cantidad de momentos censurables no es precisamente poca y lo explícito de las escenas no se queda atrás. Los que estén interesados en un cómic de historia amena y no tengan reparos en las escenas sangrientas, van a disfrutarlo seguro. La trama se desenvuelve con normalidad y una vez metidos dentro de la historia, es difícil dejar de leer.

Con el dibujo más de lo mismo. El estilo de Pearson bebe bastante del manga japonés (incluso se esfuerza en dejar que se vea la ropa interior de Panda -que recordemos tiene catorce años- en varias ocasiones) y la combinación de ello con el marcado estilo de cómic americano da un resultado curioso.

Gamberro y, sí, violento, “Body Bags: Teorías de violencia” es una opción diferente que tiene potencial de sobras para conquistar a muchos lectores y hacerse con un hueco en sus comitecas.

Eso siempre y cuando se acepte el ensañamiento y la brutalidad de algunas escenas. Si pasáis eso por alto, no perdáis el tiempo y echadle un vistazo porque no os arrepentiréis.

Como diría Mack: “Perder el tiempo es una pérdida de tiempo. Dale a la palanca”.

Javi Garcia

Otras entradas

[Cine] Nicholas Hoult explica el porqué del aspecto de Bestia en X-Men: Días del Futuro Pasado

Entrada anterior

[Cine] Póster IMAX de 300: El Origen de un Imperio y acude a su preestreno en España

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Quien haya jugado Manhunt de Rockstar Games reconocerá el rostro del grandulon

Dejar un comentario