ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Capitán América v8, 33

4

Portada para España del cómic Capitán América v8, 33, por Panini Cómics

Edición original: Captain America v7, 9
Fecha de salida: Octubre de 2013
Guión: Rick Remender
Dibujo: John Romita Jr.
Formato: Comic book, 24 páginas
Precio: 1,95 €

Nos vamos acercando al final de una etapa que para mi gusto se ha alargado demasiado. Andamos ya por el penúltimo número de la primera historia propuesta de Rick Remender para el Capitán América en su relanzamiento en Marvel Now!, publicado por Panini Cómics en octubre.

Noveno número de la colección original que utiliza el escritor para abordar o centrarse en otros temas, dejando de lado temas como por ejemplo sería directamente avanzar en la trama principal y haber cerrado la historia mucho antes si hubiese sido también directo en números pasados.

Remender prefiere jugar con un sentimiento que es el auténtico protagonista de todo este número, y que también ha estado presente a lo largo de toda su historia como uno de sus grandes elementos conductores de la historia.

El escritor comienza su número recurriendo a un elemento que ya empezase en el pasado, como es el flash-back, para aludir en esta ocasión a un momento emotivo de Steve Rogers.  No tanto a uno duro de su infancia como hiciese por ejemplo en el primero de los números de esta historia, sino que sobre todo enfocado al sentimiento paternofilial. Un sentimiento que nos ha venido acompañando a lo largo de esta historia, y que aquí será más fuerte. Desde hace números hemos visto como Steve e Ian han establecido un fuerte vinculo, una relación padre-hijo que marcará sin duda a Steve de por vida, máxime con el final que tuvo el número previo.

Pero esta idea de la imagen que tiene el padre sobre los hijos, que es lo que al y al cabo motivo a Steve debido al padre que él tuvo, también se hace extensible hacia el villano, Zola, que nos dejará igualmente un momento emotivo, o al menos eso es lo que ha intentado Remender, ya que es difícil jugar con esta idea cuando hablamos de un villano, sobre todo a la vid de sus actos en esta misma historia.

Además de seguir viendo a un Capitán América malherido pero con una gran fuerza (desde hace varios números, cada dos por tres está a punto de quedarse sin fuerzas por la gran cantidad de sangre que ha perdido y de golpes, físicos y emocionales, que le han dado pero siempre encuentra de dónde sacar fuerzas para seguir adelante), este número ofrece una novedad. Directamente soluciona el problema de cronología que venía presentando esta colección. Con el Capi presente en muchas otras series, la gran pregunta era, ¿cómo es posible que este llevase años en la Dimensión Z en su colección principal? Aquí tenemos finalmente la respuesta de boca del mismo personaje que hace acto de aparición al final del anterior número. Remender no se ha complicado en absoluto y ha recurrido a la respuesta más lógica y que muchos fans ya auguraban. La duda que tengo yo ahora es, ¿cómo ha llegado hasta aquí este personaje? Supongo que será una respuesta del número final.

Es un número que en general me ha dejado bastante frío, que tan sólo cuenta con el aliciente de que ya está todo por resolverse y por tanto es el momento en el que se despejarán aquellas dudas que quedaban por resolver. Más allá de eso, Remender poca novedad nos puede ofrecer ya.  Sus recursos son los mismos de siempre, aludiendo siempre a una mayor profundidad de cada acto de lo que puede parecer a simple vista. En algunos casos bien jugado y otros con menos acierto. Por tanto, quienes hayan venido disfrutando hasta ahora de esta peculiar historia, lo seguirán haciendo, pero quienes hayan aguantado hasta aquí a duras penas, van a tener que seguir “sufriendo”.

Pese a esa labor más que correcta de Remdender, poco achacable a su labor salvo el atractivo que puede ofrecer la historia, la gran crítica de este número creo que van sin duda para el dibujante John Romita Jr.. Una vez más no estamos ante un número que vaya hacer que cambiemos para mejor nuestra opinión, sino que diría que estamos ante uno de los números que me han resultado más liosos en lo que a dibujos se refiere. Unas viñetas poco ilustrativas de lo que ocurre, caóticas, sin trasmitir una verdadera idea de lo que estamos viendo en algunas ocasiones, no ayudando por tanto como elemento narrativo. Al menos en las escenas de acción se mantiene correcto. En el resto de aspectos se viene mostrando como de costumbre.

En definitiva un número más de la serie que no destaca, ni por arriba, ni por abajo.

Imagen del cómic estadounidense Capitán América v7 #9, dibujo por John Romita Jr.

Álvaro Sánchez Cazorla
Fundador de Blog de Superhéroes. Sevillano, bloggero desde 2006, forofo de los superhéroes y las películas de ciencia ficción. Empezó su afición leyendo los clásicos cómics de Spider-Man de Bruguera. Su pasión acabó derivando en el resto de superhéroes y las películas frikis.

Otras entradas

[Videojuegos] Batman Arcade: La recreativa que nos permite conducir numerosos Batmóviles

Entrada anterior

[Reseñas] Iron Man 33

Siguiente entrada

4 comentarios

  1. Cuando Arnim Zola aparece el Baron no anda muy lejos

  2. tiene que ser gratis meterse ahora con Romita. Te dejara frio pero para mi Remender lo esta haciendo muy bien tanto aqui como en Iv y siempre he dicho que en comic hay que analizr el conjunto, por arcon no numero a numero. “caotico” como describiriais TODO lo hace Bachalo entonces

    1. Para mi John Romita Jr. ha sido uno de los mejores dibujantes de marvel en estas decadas, sobretodo por su trabajazo en The Amazing Spider-Man

    2. El reseñar por ejemplar es lo que tiene, pero bueno, también nos permite estar más al día y no tener que esperar meses para leer algo.

      Respecto a Romita pues la verdad, he visto comics suyos de cuando empezó con Spider-Man y “emulaba” a su padre, luego lo vi más adelante cuando volvió a Spider-Man con un estilo más propio y desde entonces ya lo he visto en sitios más puntuales (como en Kick-Ass), y en estos comics del Capi son los que menos me están gustando, no me hace fácil la lectura la verdad. Otros artistas ayudan a la narrativa y este hombre en general lo hace también pero hay viñetas en las que no tengo muy claro qué sucede realmente, mirando al detalle.

Dejar un comentario