ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Coleccionable Ultimate 35 – Iron Man: Biografía no Autorizada

4
Coleccionabe Ultimate - Ultimate Iron Man

Edición original: Ultimate Iron Man 1 y Ultimate Iron Man 2
Fecha de salida: Julio de 2013
Guión: Orson Scott Card
Dibujo: Andy Kubert y Pasqual Ferry
Formato: Cartoné, 240 páginas
Precio: 9,99 €

El ADN del Universo Ultimate se encuentra en la reinvención. En mayor o menor medida, todos los títulos del Universo Ultimate han experimentado cambios con respecto a su contrapartida original. Los lectores buscaban nuevas experiencias con los personajes de la Casa de las Ideas, que, puestos a punto para el siglo XXI, se enfrentaban a sus primeras amenazas, cuando en el Universo 616 ya habían quedado más que mascadas.

Así pues, también conocimos los orígenes de la mayoría de héroes importantes de este Universo: de Spider-Man, de los Cuatro Fantásticos, del Capitán América… y, no obstante, quedaba un gran icono de la casa de las ideas por ser descubierto: Iron Man. El Vengador Dorado había hecho ya aparición en los Ultimates de Mark Millar, pero pocos sabíamos acerca de por qué y cómo creó la armadura que hace que pertenezca al equipo. La editorial también había encontrado una nueva forma de éxito, que no era otra que poner a talentos de otros modos de entretenimiento al frente de algunas de sus colecciones (ahí quedan las etapas de “The Amazing Spider-Man” de J.M. Straczynski o  “Astonishing X-Men” de Joss Whedon) así que, para aclarar cómo Tony Stark se convirtió en el Hombre de Hierro, Marvel decidió crear una miniserie en la que se respondiera dicha pregunta y, para confeccionarla, la Casa de las Ideas contactó con Orson Scott Card, el escritor de una novelilla de ciencia-ficción llamada “El Juego de Ender”.

Pero antes de entrar en detalles del cómic, he de pararme un segundo en la edición de Panini. La verdad es que este tomo es uno de los más grandes de todo el coleccionable (240 páginas, muchas más de las que nos tienen acostumbrados ultimamente) y el prólogo de Julián M. Clemente es muy bueno para entender las circunstancias en las que se gestó la obra. Se que algunos preferís leeros las introducciones al final, por miedo a spoilers, pero os recomiendo que, esta vez, os la leáis al principio.

Ultimate Iron Man Pasqual FerryComo comenté al principio del artículo, el ADN del Universo Ultimate está en la reinvención, pero lo que también es cierto es que el homenaje también es importante: a Spider-Man le sigue picando una araña y sigue aprendiendo lecciones de responsabilidad; el Capitán América sigue siendo un símbolo de la Segunda Guerra Mundial y un hombre atrapado fuera de su tiempo; a Reed Richards le sigue importando el haber sometido a su amigo Ben Grimm a pasar el resto de sus días como un monstruo y así sucesivamente. Esto es así porque la iconografía alrededor del personaje es tan poderosa que no hay necesidad de cambiarla: los tiempos cambian, y los héroes tienen que adaptarse a ellos, pero para esto no hace falta perder lo que hace que sean héroes.

Orson Scott Card pilla la parte de reinvención, pero desoye completamente lo relativo al homenaje. De hecho, el principal problema  es que no veo a Tony Stark por ninguna parte. Scott Card reinventa tantísimo a Stark que es irreconocible. Sin duda, hacer que el prota sea un niño/adolescente no ayuda, pero no se queda solo ahí. Sin entrar en spoilers, si alguno encontró que la historia de Extremis era radical, aquello es una nimiedad comparado con lo que Scott Card hace de Tony.

Y no solo Stark, sino que todo su entorno está cambiado: Rhodey, Obadiah Stane… y la propia armadura. Sinceramente, no entiendo qué utilidad tiene la armadura en un mundo donde el propio Stark tiene poderes. La poderosa armadura del 616 (y, en cierta medida, también de los Ultimates) queda rebajada a un invento mecánico que depende más bien de las habilidades superhumanas de su piloto que de su potencial como armadura en sí.

El tomo comprende dos miniseries, una publicada entre los años 2005 y 2006 y la segunda publicada entre 2007 y 2008. A nivel argumental no se nota mayor diferencia, ya que son continuaciones directas, pero a nivel de dibujo, la primera está realizada por Andy Kubert y la segunda por Pasqual Ferry. Ambos están bastante bien, y son lo mejor del tomo, aunque creo que Ferry se apega más a la visión de Scott Card de Iron Man.

Ultimate Iron Man Banner - Andy Kubert

A nivel personal, he de decir que el tomo me hubiera gustado si no se hubiera titulado Iron Man, es decir, estaría bien si fuera otra cosa. No obstante, Scott Card piensa que para que Iron Man haga honor a su nombre basta con que sea alcohólico. Porque sí, en lo único que se parece este Tony Stark al original es en su alcoholismo, pero no en la culpa ni en la proximidad de la muerte. Parece ser que Scott Card consideraba esto último algo superfluo.

“Biografía no Autorizada” pudo ser algo muy grande, al nivel de las obras de Straczynski y Whedon mencionadas arriba. Al contrario, nos queda una obra tan surrealista que tuvo que ser sacada de continuidad forzadamente. Parece que para este tomo más que para ninguno sirve aquello de “si no está roto, no lo arregles”.

Dani López
Con diez años mi padre me llevó a ver Spider-Man y así hasta ahora. Creo en la capacidad para inspirar de los superhéroes.

Otras entradas

[Cine] Lobezno Inmortal supera los 187 millones en taquilla tras su segunda semana en cartelera

Entrada anterior

[Series] ABC revela un nuevo póster de Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D.

Siguiente entrada

4 comentarios

  1. osea que leer el comic es una perdida de tiempo?

    1. Yo no diría que es una perdida de tiempo, pero no hay que esperar leer un cómic de Iron Man al uso…

      1. bueno ultimamente los comic de iron dejan mucho que desear, asta en marvel now es medio medio

  2. Yo siempre he odiado esta armadura.
    No me digáis que la cabeza no es la de un gorila mecánico….. horrible!!!!!!

Dejar un comentario