ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Coleccionable Ultimate 44 – Spider-Man 20: Caballeros

1
Portada de "Ultimate Spider-Man: Guerreros", de Mark Bagley

Edición original: Ultimate Spider-Man 106-111
Fecha de salida: Noviembre de 2013
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Mark Bagley y Stuart Immonen
Formato: Cartoné, 152 páginas
Precio: 9,99 €

“La Saga del Clon” marcó un antes y un después en la colección definitiva del superhéroe arácnido. Nada sería como una vez fue y nada podría volver a serlo. Un evento de tal magnitud tendría ecos a lo largo del tiempo, y es que el tomo que hoy nos ocupa bien se podría haber llamado “Repercusiones”.

No obstante, a pesar sí que recoge y clausura algunos de los cabos importantes que quedaron sueltos tras el anterior tomo, Brian M. Bendis también incluye una trama enteramente nueva, donde vemos a Spider-Man enfrentarse nuevamente al enemigo más constante en su andadura en el Universo Ultimate: Wilson Fisk AKA Kingpin.

También con este tomo damos la despedida a Mark Bagley. Así es, tras más de 100 números (y 20 tomos), Bagley dejó la colección arácnida definitiva. A él pertenecen los diseños reinventados de todos los personajes aparecidos hasta el presente tomo, con mayor o menor acierto. Tenemos un par de páginas de prueba, también, realizadas por su sustituto, Stuart Immonen (“Ultimate X-Men: El Juego Más Peligroso”).

¿Dije que el título de este tomo podría ser “Repercusiones”? Más bien no. “Repercusiones” sería un buen título si solo tuviera que lidiar con un único aspecto, pero con todo lo dicho, no me prece la mejor decisión, así que retiro lo dicho y propongo un título mejor: “Conclusiones”.

He de decir que me ha gustado mucho la edición que Panini ha hecho de este tomo. Si bien es cierto que no es de los más extensos, incluye algunos complementos de lujo. Primero, el prólogo al que nos tiene acostumbrados Julián M. Clemente me parece de lo mejor, ya que ayuda a comprender mejor las causas y consecuencias de la salida de Mark Bagley. Además, también incluyen una carta de agradecimiento del propio Bagley, lo que enriquece bastante el tomo.

Y es que estamos ante un gran tomo. La trama central es heredera de aquella que vimos en “Ultimate Spider-Man: Guerreros” y en el Annual contenido en “Ultimate Spider-Man: Masacre”y es aquí donde por primera vez vemos al equipo completo que Daredevil estaba reuniendo. Y, no obstante, a pesar de ser un equipo, Bendis consigue dotar a cada uno de estos Marvel Knights de personalidad propia. Mención especial merece el Caballero Luna, que por fin queda reflejado en todo su esplendor.

Portada de "Ultimate Spider-Man #110", por Mark BagleyPero una historia no es buena sin tener un buen villano y esta lo tiene. He de confesar que Kingpin me parece increíblemente bien hecho en este Universo Ultimate. Es cierto que es al personaje que más tomos ha dedicado Bendis, pero no por ello es menos encomiable la labor de caracterización del villano. Fisk es amenazador, como la Hidra mitológica, donde cortar una cabeza no sirve de nada, ya que crece otra para amenazarte de las más diversas maneras; pero también humano, provoca empatía y no es el típico tirano sin explicación. Sin duda, un gran personaje.

Al margen de toda esta trama de corrupción y crimen, tenemos la vida del propio Peter Parker, de patas arriba tras lo ocurrido en la saga anterior. Como siempre, encomiable la labor de Bendis al retratar a un chico de quince años, que hace las cosas sin pleno sentido de la consciencia y que luego tiene que afrontar las consecuencias. Todas sus escenas con Kitty Pryde son una auténtica delicia, así como las que mantiene con la Tía May.

Y sobre la Tía May he de pararme un momento. Uno de los cómics más importantes del trepamuros en el Universo 616 es “La Conversación” de J.M Straczynski y John Romita Jr. donde Peter Parker y su tía hablan sobre la identidad secreta de este y sus consecuencias. Creí que la contrapartida Ultimate de ese cómic lo habíamos visto en el anterior tomo. Por eso cuando vi que el número 111 de Ultimate Spider-Man se llamaba “La Conversación”, sin duda me pilló desprevenido. Aquí, Bendis hace un cómic mucho más apegado al original de Straczynski y, de hecho, es practicamente una recreación con un Peter de quince años. El cómic emociona enormemente y, a pesar de comparaciones, Bendis hace grande su historia que brilla con luz propia.

Parte de ese éxito lo tiene Mark Bagley. Durante todo el tomo, Bagley está genial, a su mejor nivel, pero es verdaderamente en “La Conversación”, su último número, donde alcanza niveles jamás vistos, no solo en Ultimate Spider-Man, sino en ningún cómic que yo he leído de él. He comentado alguna vez en el pasado los altibajos que ha tenido a lo largo de la colección, pero es cierto que es un dibujante que me gusta y, no se si por que me he encariñado con él tras veinte tomos, pero me va a costar ver a otro dibujando la colección del trepamuros. Las seis páginas de prueba que presenta Stuart Immonen, que se hará cargo de la colección de aquí en adelante, no son malas en absoluto, pero sin duda, es extraño. Cuestión de acostumbrarse.

Viñeta interior de "Ultimate Spider-Man: Guerreros", por Mark Bagley

Podría parecer que “Ultimate Spider-Man: Guerreros” es uno de esos tomos de guerra urbana a los que Bendis nos tiene acostumbrados. No obstante, no se trata solo de un cómic entretenido, sino de un gran cómic que sirve como complemento a “La Saga del Clon” y, si decía que aquel era un imprescindible, este no se queda lejos.

Dani López
Con diez años mi padre me llevó a ver Spider-Man y así hasta ahora. Creo en la capacidad para inspirar de los superhéroes.

Otras entradas

[Cine] Simon Kinberg, Bryan Singer, Dan Harris y Michael Dougherty ya trabajan en la historia de X-Men: Apocalipsis

Entrada anterior

[Cine] Evangeline Lilly fue candidata a ser Wonder Woman

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Arriba el Ultimate Caballero Luna, el Ultimate Doc Extraño y el Ultimate Spiderman, que no han cambiado de traje como sus pateticos amigos de los Ultimates o X-Men

Dejar un comentario