ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics y libros

Coleccionable Ultimate 45 – X-Men 10: Norte Magnético

0
Portada de Ultimate X-Men: Norte Magnético, de Stuart Immonen

Edición original: Ultimate X-Men 61-65 y Annual 1
Fecha de salida: Diciembre de 2013
Guión: Brian K. Vaughan
Dibujo: Stuart Immonen y Tom Raney
Formato: Cartoné, 168 páginas
Precio: 9,99 €

La etapa de Brian K. Vaughan en “Ultimate X-Men” tenía algo que sus predecesores no tenían. Ante la imitación de las películas que tuvo que seguir Mark Millar y las pequeñas aventuras domésticas que les había hecho seguir Brian Michael Bendis, Vaughan sabía que tenía que ampliar universo. Así pues, su etapa tiene un sentir mucho más comiquero que el de sus predecesores, incluyendo localizaciones como Genosha o Krakoa, y a personajes más variopintos como Longshot o Mojo añadidos al plantel de secundarios de la serie.

No solo eso, sino que Vaughan decidió prescindir de Magneto en toda su etapa. El Gran M estuvo ausente en pos de ampliar la galería de villanos. Si bien es cierto que ya Millar se había molestado en incluir a otros villanos del canon clásico, como Proteo, nada tenían que ver con las múltiples amenazas a las que les había enfrentado Vaughan.

Por eso, cuando Vaughan tuvo que finalizar su etapa en la colección definitiva de X-Men, sabía que los fuegos artificiales tendrían que venir en la forma de Erik Lensherr. Así es, Magneto es el gran centro de este “final de temporada”, pero eso no significa que el guionista deje de lado a los personajes y eventos planteados a lo largo de su etapa, recuperando incluso algunos de la etapa de Bendis.

Con este número tocamos el final, tanto de la etapa de Vaughan, como de los tomos de la Patrulla X englobados en este coleccionable previos a Ultimatum.

No hay nada que destacar de la edición de Panini en este número, ya que no es ni uno de los más cortos ni de los más largos. Si que hay que comentar que hay pequeños errores de publicación, como que Nick Furia siga apareciendo tras los eventos vistos en “Ultimate Power”, pero, no obstante, es entendible cuando hay que coordinar estos números, aparecidos originalmente en 2005, con la planificación para Ultimatum, cuando los números de Ultimate Power se publicaron entre 2006 y 2008, así que nada especialmente molesto.

El tomo abre con un especial, con el primer Annual de la Patrulla X definitiva. Nos muestra lo que pasó con Gambito y Pícara tras los eventos narrados en “Ultimate X-Men: La Tempestad”. Es un buen número, respaldado por los dibujos de Tom Raney, y la historia es bastante entretenida. No obstante, carece de la importancia que tiene el resto del tomo, y solo la adquiere en números posteriores a la etapa de Vaughan (no incluídos en el Coleccionable). Aún así, no molesta y es una lectura con la que pasar el rato.

Portada de Ultimate X-Men 62, de Stuart ImmonenNo obstante, con el inicio de “Norte Magnético” sí que tenemos la sensación de plan maestro en el que todas las piezas van encajando y no, no me refiero al plan de Magneto, sino al de Vaughan. La escala de esta historia supera a todas las anteriores del guionista, involucrando a la mayoría de los villanos creados, así como tres equipos de héroes distintos: además de la Patrulla X, tenemos a los Ultimates y a la Escuela del Mañana de Emma Frost entrando en escena.

Además de esto, Vaughan sigue conservando su seña de identidad escribiendo los personajes y dándole, a cada uno, su momento para brillar. En manos de Vaughan, no existe personaje pequeño. Cabe destacar el papel importantísimo que tiene el guionista a la hora de definir a Emma Frost y, especialmente, a Kaos. Es el hermano de Cíclope quien más gana con los guiones de Vaughan, y adquiere una definición en su personalidad que no tenía cuando Bendis realizó su introducción.

Pese a todo, tiene que decirse que el punto fuerte del cómic también es su mayor debilidad: su planteamiento recuperando elementos anteriores, construyendo pieza por pieza la historia se encuentran con un último número bastante flojo, donde el enfrentamiento final con Magneto es bastante pobre y a millas por debajo de aquel con el que Millar acabara su etapa. Y es que no nos engañemos, Magneto es el mayor villano del Universo Ultimate y cualquier combate contra él que solo tenga un número de duración es menospreciarlo. De todas formas, esto es a título muy personal ya que a otros puede que sí convenza el final del tomo, dado que no es indignante, sino cuestión de gustos.

En cuanto al apartado gráfico, tenemos de nuevo a Stuart Immonen. He de reconocer que cada vez me gustan más sus dibujos, a pesar de que como diseñador no me convenza demasiado (al horrible diseño original que hizo para el Doctor Muerte, tenemos que sumar a este Magneto con jersey), me parece que consigue hacer dibujos tremendamente dinámicos. Lo que sí opino es que es mucho más solvente en las escenas de acción que en los momentos más pausados del tomo, pero en ningún momento hace un dibujo que podamos tildar de malo.

Banner de Ultimate X-Men 63, de Stuart Immonen

¿Es “Ultimate X-Men: Norte Magnético” un buen cómic? Yo diría que sí. Carece de alguna de las cosas que Millar imprimió a sus X-Men y, especialmente, a Magneto, pero no se queda muy lejos en cotas de calidad de los números que guionizó el escocés. Sus Hombres X han adquirido una personalidad más definida y el equipo, mucho menos basado en la continuidad cinematográfica que el original, queda cohesionado. ¿Fue una buena idea recortar por aquí a la hora de plantear el Coleccionable? Nuevamente, sí. Los números que vendrían tras la etapa de Vaughan tirarían por los suelos muchas cosas que son la esencia de la cabecera, al margen de deshacer mucho de lo que este guionista consiguió. Mejor quedarnos con el recuerdo de este tomo, de cuando “Ultimate X-Men” seguía siendo una gran colección.

¡Síguenos en Youtube!

Debates en directo, reviews, unboxing y mucho más en vídeo

Dani López
Con diez años mi padre me llevó a ver Spider-Man y así hasta ahora. Creo en la capacidad para inspirar de los superhéroes.

comentarios

Dejar un comentario