ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Doctor Extraño, núm. 10

0
Portada de Doctor Extraño, núm. 10

Edición original: Doctor Strange, vol. 5, núm. 13 USA
Fecha de salida: Agosto de 2019.
Guión: Barry Kitson con Mark Waid.
Dibujo: Barry Kitson.
Formato: Grapa, 24 págs. A color.
Precio: 2,20 €

Después de una visita inesperada de su viejo maestro, Stephen Extraño se dirigió a pedirle explicaciones al contable y descubrió que los Faltine, la raza de Dormammu, quería cobrarse el precio de la magia que había usado el Hechicero Supremo. Con ayuda de sus amigos y unos nervios de acero, Extraño consiguió detener a Dormammu y su raza para que la paz reinara una vez más sobre la Tierra. Sin embargo, el Hechicero Supremo estaba deseoso de un nuevo desafío que lo llevara a su límite y, como si le hubieran cumplido un deseo, Zoloz apareció para robarle utensilios a Extraño y exiliar a Galactus a los planos místicos, pero lo que no pudo prever era que el Devorador de Mundos comenzó a alimentarse de todo lo que había allí, aunque en un principio no podía. En este número veremos al Hechicero Supremo tratando de devolver a Galactus a su universo de origen mientras recibe una ayuda inesperada de una vieja conocida.

La historia daría comienzo con Extraño tratando de razonar con Galactus, pero nada podía detener su hambre, ni siquiera el temido Misan-Ha-Gorath. Sintiéndose acorralado ante un destino funesto, el Hechicero Supremo utilizó una magia de retención, pero no consiguió sostenerle del todo y enviarle a otro lugar hasta que recibió la ayuda de Clea. Con su exesposa de su lado y una alianza inesperada formándose en caso de que Galactus renueve su ataque, el Hechicero Supremo consiguió pactar con el Devorador de Mundos volverse su Heraldo si calmaba su ira mientras él le encontraba un mundo del que alimentarse. Sin embargo, la tarea que Extraño consideró fácil en un principio, se volvería una de las más arduas en las que se vio envuelto en mucho tiempo.

Doctor Extraño, núm. 10. Página de muestra.En general, estamos ante un número con buenas ideas y que lleva a la práctica de manera satisfactoria al poner a Extraño ante un gran dilema como “sanador” y al traer de nuevo a Clea como secundaria para ayudar a nuestro protagonista. El cara a cara con Galactus está muy bien llevado y genera cierta emoción por ver cómo el Hechicero Supremo trata de utilizar todo recurso a su disposición para devolverle al lugar del que nunca debería haber salido, lo cual se incrementa más todavía al ver cómo el Devorador de Mundos se deshace con gran facilidad de un enemigo que podría resistir ataques de entidades cósmicas de Marvel que no tienen parangón en cuanto a poder. Además, igual de interesante resulta la recta final del cómic al establecer una situación intrigante en la que el Doctor Extraño se ve entre la espada y la pared. No obstante, y aunque estamos en una segunda parte de seis, habría sido mejor que Kitson se hubiera centrado un poco más en la situación complicada del plano místico y en las motivaciones de Umar para dar un contexto mucho más elaborado desde un principio, aunque suponemos que esto lo veremos más adelante si Extraño se ve incapaz de cumplir su promesa.

En cuanto a los personajes, el Doctor Extraño lleva sus energías hasta el mayor límite posible para conseguir proezas que pocos podrían lograr del mismo modo, aunque pone en peligro su juramento de manera un tanto necia al creer que puede causar un mal menor sin que ningún habitante del plano místico lo descubra y sienta rabia ante el genocidio que puede cometer. No obstante, también comete actos muy bien pensados y abiertos de mente al confiar en su exesposa Clea y creer que Umar puede hacer un buen acto después de todo lo que ha hecho en su larga trayectoria como villana. Clea consigue hacer una aparición estelar en el momento más indicado y demuestra una vez más el increíble poder que posee hasta el punto de conseguir que Extraño realice con éxito su hechizo. Además, es la voz de la razón en este número al decirle al protagonista las palabras que todo lector puede pensar cuando el Hechicero Supremo se ofrece a hacer un trato de lo más complicado. Por otro lado, Galactus se muestra imparable incluso en el plano místico cuando su “sustento” no era viable para él en un principio, y se convierte en una tremenda amenaza con la que el Hechicero Supremo no podrá lidiar sin la ayuda de Clea o Umar y sus aliados. Uno de los detalles de este personaje que Kitson logra que resulte chocante e impresionante al mismo tiempo es cuando este Devorador de Mundos sonríe ante nuestro protagonista al verse más fuerte que nunca al haber derrotado a un enemigo al que pocos podrían hacer frente. Por último, Dormammu hace un breve acto de aparición junto a Misan-Ha-Gorath para demostrar que sigue ahí, pendiente de cada movimiento que tome el Doctor Extraño y de toda oportunidad que se le presente para alzarse de nuevo.

Doctor Extraño, núm. 10. Página de muestra.Sobre el ritmo, Kitson nos ofrece un número muy equilibrado que deja la sensación de haber leído una parte de la historia bien desarrollada al encontrar un punto medio entre la acción que todos deseamos ver entre Galactus y el Hechicero Supremo; y al tener bien en cuenta los planos místicos y los personajes que allí habitan para darle un toque más entretenido y sacar una historia con más jugo.

A nivel artístico, Barry Kitson cumple con los estándares medios que se esperan de una historia del Doctor Extraño y tiene ciertas bondades que recuerdan a estilos que se utilizaban hace unos años. Sin embargo, este dibujante peca de una cierta simpleza en muchas de las viñetas al no dibujar gran parte de los escenarios para que solo haya un color de fondo, lo que le resta inmersión a la historia. Además, muchos de los rostros de los personajes se sienten artificiales al no expresar con eficacia las emociones de los personajes en detalles como las miradas, gestos, y demás. No obstante, sí me gustaría reconocer que Kitson nos deja algunas páginas atractivas, como aquella en la que el Hechicero Supremo encara a Galactus con un paisaje del plano místico algo vistoso.

En definitiva, considero que Barry Kitson nos trae una segunda parte de su arco argumental con bastante potencial si continúa desarrollando la trama por los problemas del plano místico, la tensión que produce el Devorador de Mundos y los dilemas de su nuevo Heraldo.

Puedes adquirir “Doctor Extraño, núm. 10” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Cine] Casting de Marvel Studios para una joven agente secreta, ¿posible Leiko Wu?

Entrada anterior

[Cine] Cate Blanchett estaría encantada de regresar como Hela al UCM

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario