ArtículosBOOM! StudiosCómicsPanini CómicsReseñas cómics y libros

El Heraldo

1

Portada de El Heraldo, por Mark Waid y J.G. Jones

Edición original: Strange Fruit 1-4 USA
Fecha de salida: Febrero de 2017
Guión: Mark Waid
Dibujo: J. G. Jones
Formato: Libro en tapa dura. 128 páginas
Precio: 16,00 €

El cómic ha servido como herramienta de reivindicación y denuncia, sobretodo fuera de los superhéroes donde había mucha más libertad, y en unos tiempos en los que la cuestión racial está demasiado a la orden del día no sorprende que el aclamado guionista Mark Waid haya querido aportar su granito de arena reflexionando sobre el tema del racismo en “El Heraldo”, un cómic independiente publicado por BOOM! Comics en el que ha trabajado junto a J.G. Jones.

Durante las inundaciones de 1927 que afectaron a las poblaciones cercanas al río Mississipi, las tensiones raciales entre blancos y negros aumentan en la pequeña localidad de Chatterlee, pero las fricciones se intensifican ante la llegada de un misterioso ser que no es de por aquí y que acabará poniendo todo patas arriba.

Guantelete del Infinito de Thanos en versión LEGO (76191)
Magnífica réplica de 31 cm de alto del Guantelete del Infinito que usa Thanos en la película Vengadores: Infinity War. Hazte con este maravilloso set de LEGO de 590 piezas

Mark Waid combina el realismo histórico con la ciencia ficción para traernos una historia que es más una excusa para explorar, criticar y poner de manifiesto los abusos perpetrados a un determinado colectivo únicamente por su color de piel, en este caso la población afroamericana. En Chatterlee somos testigos de una fotografía de la mentalidad de la época, con el Ku Klux Klan en plena actividad y unas relaciones complejas con los negros, pese a que la esclavitud ya está abolida desde hace tiempo, sus condiciones laborales en estos complicados tiempos no se alejan mucho de las lamentablemente famosas plantaciones de algodón.

Y aún así no se limita en crear una dualidad clara entre buenos y malos, sino que también hay otras personas que, aunque quizá tengan sus propias agendas, tratan a las personas de color con el respeto que merecen. La polémica está servida, ya que hay quien argumenta que esto es una forma que tiene Waid (una persona caucásica) de conseguir cierta empatía hacia los blancos pero nada más lejos de la realidad, su intención es dar al relato una aire de verosimilitud y es consciente de que en esa época, lo habitual era guardar cierto desprecio para todo aquel que se alejaba de los cánones establecidos. Esta verosimilitud le permite construir un entorno realista para que luego, cuando añade los elementos más fantasiosos, el choque responda adecuadamente a la pregunta de “¿Qué pasaría si…?”.

La incorporación del Heraldo no desentona nada con el realismo que le imprime a la sociedad americana rural de los años 30 ya que su trasfondo (aportado de forma inteligente únicamente a través de imágenes) o sus acciones se integran más que correctamente con el fondo. Sin decir una sola palabra, el papel casi bíblico que adquiere el Heraldo no se siente forzado, gracias a que comprendemos perfectamente las complicaciones y las frustraciones por las que pasan. Eso sí, debido a la extensión de la miniserie, hay veces que las malas jugadas por parte de los blancos son dichas y no vistas, lo que habría aumentado el impacto aún a riesgo de caer en el efectismo.

Imagen de Strange Fruit #1, por Mark Waid y J.G. JonesLas diferentes subtramas que se abren acaban convergiendo al final en un mismo punto y todos los personajes acaban teniendo el final que se prevé desde un buen principio. A destacar las viñetas finales, que suponen un jarro de agua fría después de haber empatizado con el Heraldo y su relación con los habitantes de Chatterlee pero que, por desgracia, es una ración de amarga realidad.

En el dibujo J.G. Jones nos transporta a la época, gracias a un estilo fotorrealista parecido al que consigue Alex Ross y que, junto con el acabado a tono pastel de las acuarelas y una representación histórica muy acertada y cuidada nos transporta totalmente a la época. El pueblo tiene vida propia y eso se nota en cada momento, aunque luego el foco de atención esté en nuestros protagonistas.

La edición de Panini es prácticamente inmejorable para el precio que tiene. Aparte de un excelente texto introductorio por parte del crítico afroamericano Elvis Mitchell en el que pone de manifiesto la importancia social de un cómic de este tipo, se incluyen también una gran cantidad de portadas alternativas y bocetos para observar el proceso de creación de “El Heraldo” por parte de J. G. Jones. Por 16€ es una edición muy cuidada.

sorteo suscriptores twitch abril

En conclusión, Mark Waid y J.G. Jones tratan con valentía y sinceridad el tema del racismo en “El Heraldo”, polémicas aparte porque ninguno de los dos sea negro (una discusión que se tuvo al otro lado del charco), lo cierto es que estamos ante un buen cómic que cumple con su función de ensayo sobre el racismo y con un espectacular aspecto visual. Muy recomendable para todos aquellos lectores en busca de algo más reivindicativo o adulto.

Puedes comprar “El Heraldo” haciendo clic aquí.

¡Síguenos en Youtube!

Debates en directo, reviews, unboxing y mucho más en vídeo

Otras entradas

[Cine] Mark Hamill comparte una fotografía nunca vista de su primer día como Luke Skywalker

Entrada anterior

[Series] Una imagen tras las cámaras de Marvel’s Iron Fist con un detalle clásico

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Una obra muy a tener en cuenta, se acelera un poco en los dos últimos números, si hubiera sido una serie de 6 números pienso que habría quedado mejor.
    Gazapo editorial al no mantener el título original de la obra “Strange Fruit”, canción reivindicativa de Nina Simone en defensa del pueblo afroamericano que hablaba de ese extraño fruto que colgaba de los álamos por aquel entonces, los negros víctimas del racismo.

Dejar un comentario