ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

El Invencible Iron Man, núm. 97

0
Portada de El Invencible Iron Man, núm. 97

Edición original: The Iron Age, núm 2 USA.
Fecha de salida: Diciembre de 2018.
Guión: Jen Van Meter y Elliot Kalan.
Dibujo: Nick Dragotta y Ron Frenz.
Formato: Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 3,50 €

Después de viajar a dos épocas diferentes, una de ellas en las que Tony tuvo se enfrentar a su alcohólico yo pasado, Iron Man está cada vez más cerca de reunir todas las piezas de la máquina del tiempo del Doctor Muerte y evitar que el Fantasma la use para destruir el mundo y culparle a él de ello. Ahora, Tony Stark tendrá que hacer frente a sus errores del pasado y sus remordimientos sobre una persona que no valoró lo suficiente cuando pudo hacerlo.

Siguiendo la línea del anterior número de El Invencible Iron Man, este cómic se divide en dos épocas distintas para seguir obteniendo las piezas de la máquina del tiempo del Doctor Muerte: en la primera volveremos a la etapa de Tony Stark como alcohólico, pero visto desde otro ángulo; y en la segunda retrocedemos más atrás, a una época algo más tranquila con aspectos distintivos como el casco con nariz de Iron Man o el traje rojo de la Antorcha Humana.

En la primera parte de esta historia, tercera parte de La Edad del Hierro, nos encontramos con que Iron Man tendrá que hacerse pasar por Rhodey mientras tenga el traje, el Iron Man de ese momento, para que Misty Knight y Colleen Wing no sospechen de él después de lo ocurrido en Times Square y además no poner en peligro el trato que Rhodey hizo con ellas para recuperar los prototipos robados de Industrias Stark. Decidido a buscar una manera más efectiva de encontrar la pieza que busca, Tony contrata a los héroes de alquiler mientras reflexiona sobre los errores que le llevarían a la Guerra Civil y sus irreparables consecuencias. Luego de un enfrentamiento con el Chapucero y el Escorpión, Tony obtendrá lo que busca, pero no se siente capaz de explicar nada a sus compañeros.

En la segunda parte, cuarta parte de La Edad del Hierro, en cambio, Tony Stark descubre que otra pieza está en posesión del Doctor Muerte y que va a necesitar la ayuda de algún miembro de los Cuatro Fantásticos. Para su sorpresa, el único miembro disponible es Johnny Storm, quien por entonces estaba vivo. Tony agradece su ayuda, se sincera y afirma venir del futuro, pero no es capaz de evitar sentir arrepentimiento y culpa por no haberle valorado suficiente, ya que, si algunos le hubieran valorado, no se habría forzado a ponerse a prueba y fallecer en el intento. Mientras Tony intenta pensar en un plan elaborado, Johnny sugiere un plan más sencillo y discreto usando su posición como invitado especial en el club que está al lado de la embajada de Latveria. A pesar de que tienen unos encuentros desafortunados y tener que lidiar con viajes temporales, Iron Man y la Antorcha Humana consiguen lo que buscan. Antes de marcharse por accidente, Tony usa la empatía y convence a Johnny de que no es el crío que muchos creen, que es un héroe y puede demostrárselo a los demás.

En general, la trama de este capítulo es aceptable, pese a lo repetitiva que se siente la fórmula después de cuatro viajes en total. Lo mejor de este número es, sin duda, la evolución que está mostrando Tony poco a poco, enfrentándose a sus sentimientos de culpa. Sin embargo, resulta extraño que en la segunda parte de este número Tony se sincere con Johnny sobre venir del futuro, pero no con Puño de Hierro y Luke Cage, teniendo razones para hacerlo en las dos historias.

Respecto a los personajes secundarios, quién más destaca es Johnny Storm con sus sentimientos de inferioridad. Él intenta dar lo mejor de sí al lado de Tony para demostrar, en sus palabras, que sus acciones no están mal para un “tontaina”. Escuchar esas palabras de parte de un personaje que ha dado todo por el mundo y sus amigos es realmente doloroso. Por otro lado, Luke Cage y Puño de Hierro cumplen con el papel de ayudar a Tony en un momento desesperado, aunque con algo de dudas sobre él. Sinceramente, creo que su época y su relación con ambos se podría haber aprovechado más con algunas conversaciones en las que Tony sacara a relucir algún sentimiento.

El Invencible Iron Man, núm. 97. Página de muestra.El ritmo de este número se siente neutro, ni despacio ni rápido, pero, a nivel argumental, ambas historias dan la sensación de tener mucha prisa por contar una historia que, en muchas ocasiones, no tiene suficiente profundidad y se siente como una oportunidad mal aprovechada.

A nivel artístico, tenemos a Nick Dragotta a cargo de la primera historia y a Ron Frenz sobre la segunda. El primero evoca perfectamente el estilo de la época en cuestión de indumentarias y nos ofrece unas viñetas bastante bien elaboradas. A diferencia del primero, y comparándolo con otros de sus trabajos, Frenz da un resultado desigual, aunque dé un aire clásico, pues hay viñetas que deslumbran mientras que otras se sienten extrañas, ya sea por las posturas de los personajes, o por sus expresiones faciales.

En definitiva, considero que es un número que llama la atención por sus premisas, pero que se siente cierto desgaste a la hora de leerlo, pues, como mencioné más arriba, son historias cortas con un desarrollo repetitivo que suelen profundizar poco en las relaciones de los personajes. Sin embargo, considero que es bastante interesante leer una de las historias inéditas que nunca llegó a España.

Puedes adquirir “El Invencible Iron Man, núm. 97” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Cine] Mike Mignola explica la diferencia entre el Hellboy de David Harbour y el de Ron Perlman y nueva imagen

Entrada anterior

[Cómics] Solicitudes de DC Comics para marzo de 2019

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario