ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

[Reseñas] Escuadrón Suicida: Prueba de fuego

4
Portada de Escuadrón Suicida: Prueba de fuego

Edición original: Secret Origins núm. 14 USA, Suicide Squad núms. 1-8 USA
Fecha de salida: Febrero de 2018
Guion: John Ostrander
Dibujo: Bob Lewis, Luke McDonnell
Formato: Cartoné, 240 págs. A color.
Precio: 23,00 €

En los años ochenta, a raíz del evento “Leyendas” surgió una nueva serie grupal a cargo de John Ostrander y Luke McDonnell que se distinguía de cualquier otra colección de la editorial porque contaba con los villanos como protagonistas: el Escuadrón Suicida. Así se dio el pistoletazo de salida a una etapa que ha sido muy aclamada desde entonces y cuyo éxito propició, entre otras cosas, que la Fuerza de Asalto X sea conocida por todo el mundo gracias a la adaptación cinematográfica de hace un par de años.

ECC Ediciones recuperó el primer tomo de la etapa de Ostrander al frente de la colección el pasado mes de febrero recopilando los ocho primeros números en “Escuadrón Suicida: Prueba de fuego”, y aquí los tenemos para ver si han superado bien el paso del tiempo.

La premisa es la siguiente: el gobierno de los Estados Unidos ha decidido recuperar un proyecto del que se deshicieron hace unos años, un equipo diseñado para hacer las misiones que debían hacerse en secreto. Esta fuerza de asalto, diseñada y dirigida por Amanda Waller, iba a estar compuesta por criminales a quienes se les conmutaría su condena a cambio de sus servicios y su silencio y, debido a la volatilidad de las misiones a las que se enfrentaban, se les llamó el escuadrón suicida.

Ostrander nos entrega unas aventuras más que disfrutables que emulan las películas de acción de la época y anteriores con unos personajes carismáticos que nunca pierden de vista que son los villanos de la función; aunque se enfrenten a personas de dudosa moralidad ellos siguen siendo lo que son. Esto es todo un acierto ya que muestra el compromiso del guionista de mantener el espíritu de la serie y no perder nunca de vista el rumbo marcado. A eso también interviene que el equipo va cambiando de forma regular y hasta se producen bajas, honrando el nombre de Escuadrón Suicida, aportando además frescura y novedad a cada aventura que tienen que vivir, que además resultan muy variadas, pasando de un enfrentamiento más superheroico en el primer arco a una aventura de espías en la Rusia soviética, con inesperados giros por el camino. Evidentemente hay una alineación que se mantiene más o menos constante, formada principalmente por Rick Flag, Tigre de Bronce, Deadshot, Bumerán, la Encantadora, Némesis y Nightshade y son por tanto los que más se perfilan pero en estos primeros números se aprovecha el fondo de armario de DC para atraer a villanos tanto de Firestorm como del mismísimo Batman.

Imagen de Suicide Squad #1De todos modos también notamos que el tiempo no le ha sentado demasiado bien a la obra de Ostrander. El guionista nos lanza exposición de forma demasiado descarada sin integrarla bien en la historia o en los diálogos, un fallo que resultaba típico en la Edad de Plata y que parece que Ostrander arrastró a una época en la que los cómics empezaban a madurar en ese aspecto. No es un fallo garrafal que esté página tras página, pero es un pinchazo constante que se nota y que distrae de la lectura en más de una ocasión, por lo que es algo a tener en cuenta si se quiere probar un tomo que, por lo demás, funciona muy bien como aventura algo más oscura sin salirse de los cánones para todos los públicos de la editorial.

En el apartado artístico Luke McDonnell es el encargado de dibujar los ocho números y el Secret Origins que trae este tomo, lo que permite establecer una continuidad visual que ayuda a crear este microuniverso que maneja Ostrander. El trazo de McDonnell es bastante rígido, por lo que funciona mucho mejor en escenas tranquilas o en las conversaciones que en las de acción, donde no se acaba de sentir el dinamismo que hace falta en unos personajes que, en algunos casos, son expertos luchadores o tienen habilidades especiales, como es el de caso de Tigre de Bronce o la Encantadora.

El tomo que ha traído ECC Ediciones es adecuado para tratarse de un primer número recopilatorio, aunque solo incluye los cómics y las portadas y se habría agradecido algún texto introductorio para darle algo de contexto a la obra. De todos modos las anotaciones en los mismos números ya permiten hacerse una idea de donde se sitúa a nivel ficticio. La traducción es correcta como es habitual en la editorial.

Así pues, “Escuadrón Suicida: Prueba de fuego” es un buen cómic que presenta a la Fuerza de Asalto X de forma solvente aunque el tiempo no ha pasado muy bien para él, ya que es víctima de la sobreexposición, lo que corta el ritmo de la historia en no pocas ocasiones. De todos modos es un cómic de aventuras que intenta ser fiel a su premisa en todo momento, lo que es de agradecer, y además resulta divertido la mayor parte del tiempo.

Puedes adquirir “Escuadrón Suicida: Prueba de fuego” aquí.

[Cine] Randall Park se une a Aquaman como el doctor Shin con la vuelta al rodaje

Entrada anterior

[Videojuegos] Vistazo al traje Iron Spider en nuevo vídeo de Spider-Man PS4

Siguiente entrada

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Justo el año pasado complete la andada de Ostrander con el Escuadrón después de 25 años, porqué si los viejos como yo se acuerdan, Zinco cortó la colección cuando (SPOILER: seleccionar el texto para verlo) aparentemente Rick Flag luchando con Jihad (FIN SPOILER) . Como tantas colecciones tiene sus altibajos, y es tal cual dicen muy atada a su época, pero me parece una serie de acción (al estilo de las pelis de Schwarzenegger y Stallone de la época) buenísima, muy guarra y con personajes buenísimos. Si, tiene algunos sinsentidos enormes (Lashina infiltrada es el colmo, o el “de los pasteles”…) pero creo que no ha atravesado taaaan mal las épocas. El desenlace final entre Deadshot y Rick Flag es buenísimo, y la aventura en Apokolips también. El estilo ha envejecido seguro, pero sobraba lo que ahora escasea: IDEAS.

    1. Pues estoy bastante de acuerdo contigo. A lo que me vengo a referir con que no ha envejecido del todo bien es en la forma, en lo que comento de la sobreexposición, Las crónicas de Atlantis, que también he reseñado recientemente, es de más o menos la misma época y no adolece de ese fallo, pero estoy totalmente de acuerdo en que ideas no le faltan, al menos en este tomo (no me la he leído entera).

  2. Y…parecen un par de años pero en esa época de un año a otro cambiaban muuuucho los estilos. Las Cronicas…no llegue a leerlas, pero si a la serie regular de Arthur que le siguió del mismo Peter David, y tenía toooodos los vicios pero novenchotos en este caso. Un caso similar: grandes grandes ideas, pero para mi ha envejecido incluso peor.

  3. Lo termine de leer hace poco, y la verdad me encanto, tomo muy recomendable para los Fans de las historias de DC de los años 80-90

Dejar un comentario

Más en Artículos