ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Escuadrón Suicida vol. 04: La directriz Jano

0

Portada de Escuadrón Suicida vol. 04: La directriz Jano

Edición original: Suicide Squad núms. 26-30 USA, Checkmate núms. 15-18 USA, Manhunter núm. 14 USA, Firestorm The Nuclear Man núm. 86, Captain Atom núm. 30 USA
Fecha de salida: Diciembre de 2018
Guion: Cary Bates, Greg Weisman, John Ostrander, Kim Yale, Paul Kupperberg
Dibujo: Doug Rice, Grant Miehm, John K. Snyder III, Pablo Marcos, Rafael Kayanan, Rick Hoberg, Steve Erwin, Tom Mandrake
Formato: Cartoné, 296 págs. A color.
Precio: 29,50 €

Con el anterior tomo ECC Ediciones ya recuperó los primeros 25 números de la etapa de John Ostrander al frente del Escuadrón Suicida, con el que ya ha demostrado extrema solvencia en tratar temas peliagudos en cómics mainstream de la época una vez ha establecido las piezas en el tablero, sin olvidarse nunca del factor humorístico que reconoce el “ridículo” concepto (en el buen sentido) de trabajar con superhéroes. En “Escuadrón Suicida vol. 04: La directriz Jano” asistimos al primer cruce propiamente dicho del equipo, en el que la fuerza de asalto especial de Amanda Waller juega un papel importante.

Así pues, Ostrander une fuerzas con los guionistas de otras series regulares del momento para diseñar una trama que se olvida del todo de los conflictos internos del Escuadrón para darnos una historia que mezcla los clásicos tropos del espionaje con la acción exagerada de los superhéroes. La premisa es simple: Amanda Waller descubre un programa secreto que hace que las diferentes agencias de inteligencia estadounidenses se enfrenten entre ellas, sin ser conscientes de que, como era de esperar, hay gato encerrado.

Debido a las características y el formato del evento perdemos el tipo de intrigas y misterios a los que nos tenía acostumbrados Ostrander y se ponen en punto muerto todos los desarrollos planteados por el guionista. Lo positivo en este aspecto es que el primer número se encarga precisamente de poner en pausa todas estas tramas, para que el paso al evento no sea tan brusco. De todos modos, esto hace que La directriz Jano sea una larga historia de once números previsible desde el primero y que parece más una especie de escaparate desde el que exhibir series menores en popularidad de la editorial como “Checkmate”, “Manhunter” o “Firestorm The Nuclear Man”, aunque principalmente la primera por ser la compañera de “Suicide Squad” en este evento, que por contar una historia relevante.

Las carencias argumentales que nos trae este evento al menos se ven compensadas, sin embargo, por una caracterización consistente de todas las piezas que conforman este peculiar juego de ajedrez por lo que resulta entretenido ver los métodos que optan Jaque Mate, el Escuadrón y el Proyecto Átomo y sus componentes. Desde el escuadrón (obviamente), a la locura del Pacificador, la eficacia de los Caballos, el sigilo de Manhunter o la presencia del poderoso Capitán Átomo, todos acaban aportando su granito de arena a deshacer este entuerto que les ha puesto a todos contra todos. Lo más destacable a nivel de continuidad es su desenlace, pues establece una nueva dinámica que puede dar juego en la serie de Ostrander.

Otra crítica que se le puede hacer al evento es su inconsistencia, en el sentido de que al ser una historia repartida en hasta 4 colecciones (dos de forma principal y dos de forma totalmente tangencial), cada una de ellas escrita por manos distintas, la historia no siempre fluye de forma correcta o, directamente, se cuentan eventos que no interesan para nada a los que no estén al tanto de series como “Firestorm The Nuclear Man” o “Captain Atom”. Estos dos son los casos más claros pues la conexión con La directriz Jano está solamente en el final del primer y al comienzo del segundo, dos aportaciones de las que bien se podría haber prescindido sin mucha importancia.

Imagen de Suicide Squad #26El apartado artístico es algo que también sufre de la inconsistencia antes mencionada aunque en menor medida. Siete son los dibujantes acreditados para este evento y si bien todos comparten unos rasgos distintivos típicos del estilo predominante de la época (preferencia por dibujos de corte más realista y figuras estilizadas) no es lo mismo la suavidad del trazo de Steve Erwin que la rigidez de John K. Snyder III. Sin embargo esto no es impedimento para que podamos disfrutar de las grandes secuencias de acción que nos presenta el tomo y del espectacular tercer acto que lleva a nuestros “héroes” más allá de su zona de confort (literalmente).

Así pues, “Escuadrón Suicida vol.04: La directriz Jano” nos entrega un evento que supone una pausa en el desarrollo que estaba haciendo John Ostrander en la serie regular del grupo. Se abandona el drama interno por una historia de espías bastante típica que se mezcla con los superhéroes para darnos un cruce tan entretenido como olvidable. Una pausa en el camino que los seguidores de esta colección deberían obviar de no ser por el primer número, que sí sigue la trama dejada por el anterior tomo.

Puedes adquirir “Escuadrón Suicida vol. 04: La directriz Jano” aquí.

Otras entradas

[Reseñas] Exterminio, núm. 4

Entrada anterior

[Reseñas] El Asombroso Spiderman, núm. 149

Siguiente entrada

Comentarios

Dejar un comentario