ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

[Reseñas] Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas

0
Portada de Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas

Edición original: The Flash núms. 164-176 USA, The Flash: Iron Heights USA
Fecha de salida: Abril de 2017
Guión: Geoff Johns
Dibujo: Ángel Unzueta, Ethan Van Sciver, Scott Kolins
Formato:  Cartoné, 368 págs. A color.
Precio: 33,50 €

El comienzo de siglo trajo consigo un cambio a la colección regular de Flash ya que Geoff Johns, quien estaba empezando su carrera en el cómic norteamericano, empezó a guionizar la serie. Lo que empezó siendo una sustitución temporal se acabó convirtiendo en una de las etapas definitorias del personaje y que a la larga acabaría trayendo de vuelta al Flash de la Edad de Plata, Barry Allen. Pero antes de llegar a ese momento, Johns estuvo desarrollando durante un buen tiempo las aventuras de Wally West y sus esfuerzos por mantener vivo el legado del velocista escarlata.

Aunque ya han publicado dos tomos correspondientes a la parte final de su estancia en la serie, ECC decidió obsequiarnos en abril con el comienzo de esta etapa en un tomo que han titulado “Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas”.

El tomo abre con el arco que le da nombre, una historia que se vale del libro de Lewis Caroll para contar una aventura en la que Flash se encuentra atrapado en un mundo paralelo desprovisto de su velocidad. Esta historia le permite a Johns tener una primera toma de contacto con el personaje y su mundo y empieza a mostrar los rasgos que le han convertido en el guionista estrella de la editorial: una narración dinámica que no da respiro pero que aún así consigue centrarse en unos personajes que Johns claramente adora. El Capitán Frío y el Amo de los Espejos se mueven en una maravillosa escala de grises viéndose obligados a confiar en Flash y este a su vez a confiar en ellos para detener a un mal mayor que pone en peligro toda Keystone.

Posteriormente entramos en la que sería su etapa propiamente dicha, se nota que Johns ha tenido más tiempo para introducir subtramas que desarrollar en futuros números y se le ve con más libertad, sin la obligación de hacer un único arco de seis números. Es en esta parte donde las fortalezas del guionista son más evidentes y donde se disfruta más el conjunto, apoyado también por un apartado artístico claramente superior, como se comentará más adelante.

Ya desde el principio, y siendo algo que se alargará durante todo el tomo, Johns muestra un gran cariño por la Edad de Plata y las aventuras que vivieron Barry y Wally como Flash y Kid Flash, llegando a haber muchas referencias y además sirviendo de desencadenante para algunas de las tramas que aquí tenemos, mostrando cómo es capaz de dar renovada vida a personajes que pasaron sin pena ni gloria en el pasado gracias a la retrocontinuidad, algo que exploró al máximo con los regresos de Barry Allen y Hal Jordan.

En cuanto a los personajes con los que aquí trabaja, logra dotar a todos, en mayor o en menor medida, de cierta tridimensionalidad que se agradece, siendo dignos de mención el trato que da de los policías Chyre o Morillo. Wally sigue siendo un gran protagonista con sus debilidades y sus fortalezas bien aprovechadas pero Linda, su mujer, no deja nunca de ser un complemento más para el velocista, da la sensación que hace todo lo que hace para contentar a su marido y no por iniciativa propia. Un fallo garrafal.

Imagen de The Flash #164, por Geoff Johns y Ángel UnzuetaEn cuanto al apartado artístico el tomo cuenta con tres artistas con estilos bastante diferentes: Ángel Unzueta, Scott Kolins y Ethan Van Sciver. El primero es un dibujante español que se encarga del primer arco mientras que el segundo toma el relevo en lo que queda de tomo, únicamente dejando a Van Sciver en un especial one-shot que se incluye al final y nos cuenta una entretenida historia sobre Iron Heights. Unzueta es el dibujante con más características noventeras por así decirlo, con un estilo parecido a Ed McGuinness y aunque es más estilizado que él, se siente demasiado sobrecargado en ocasiones y con un detalle exagerado de los músculos.

Kolins es todo lo contrario con un trazo más controlado y trabajado es el que mejor parado sale, aunque es cierto que el color de James Sinclair es mucho más modesto que el de Tom McCraw, colorista de Unzueta. Finalmente poco hay que decir del solvente trabajo de Van Sciver, pero no es de los mejores cómics que ha dibujado y Kolins le saca la delantera. Al centrarse cada uno de una parte bien diferenciada del tomo el cambio de estilo no choca tanto como otros casos en los que varios dibujantes se encargan de un mismo arco argumental.

En la edición de ECC tenemos un breve artículo introductorio obra de Jorge García y las portadas de los números, que están todas realizadas por Brian Bolland (salvo la del one-shot final que es del mismo Van Sciver). Por lo demás tenemos unos 13 números por 33,50€.

“Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas” es la introducción del guionista al famoso velocista y lo supera con nota, mostrando ya su característico estilo y definiendo unos maravillosos personajes (salvo en el caso de Linda que no llega a acertar), todo acompañado por un apartado artístico que alcanza la máxima calidad con el trabajo de Scott Kolins. Recomendado para los fans de Johns o del mismo velocista.

Puedes adquirir “Flash de Geoff Johns: El país de las maravillas” aquí.

[D23] [Cine] Ant-Man and the Wasp también estará en la D23

Entrada anterior

[Cine] James McAvoy emocionado por ver qué puede aportar Simon Kinberg a X-Men: Dark Phoenix

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario

Más en Artículos