ArtículosCómicsPlaneta de Agostini CómicsReseñas cómics

Hazañas Bélicas 1

1

Hazañas Bélicas volumen 1

Edición original: Hazañas bélicas: Diez minutos en Stalingrado, Guerrilleros en Polonia, Tragedia en el Mar, Cuatro Soldados en Birmania, El Sargento Furia, Bingao
Fecha de salida: Enero de 2013
Guión: Boixcar
Dibujo: Boixcar
Formato: Tapa dura, 87 páginas.
Precio: 2,99 €

A partir del día de hoy sale a la venta la colección “Hazañas Bélicas”, el nuevo coleccionable que Planeta DeAgostini ha preparado para los fans del cómic bélico y que recupera la que fuese una de las colecciones más famosas en España en la década de los 50-60.

La semana pasada hablamos por primera vez del coleccionable, y ahora toca analizar el primero de los volúmenes, que contiene seis historias breves (de unas 14 páginas, e incluso alguna de menos) de los centenares que llegó a realizar Boixcar (Guillermo Sánchez Boix) en 1948.

Se abre así una nueva posibilidad para hacerse con estas conocidas historias que llevaban años sin publicarse. Unas historias que como ya se sabe, son independientes unas de otras por el simple hecho de que no hay personajes fijos, no hay personajes recurrentes en las historias. Únicamente hay un elemento común, y es que todo está dentro de la temática bélica de la Segunda Guerra Mundial, con alguna guerra en concreto como escenario de aventuras.

En estas historias, Boixcar, se saca unos protagonistas de la manga (generalmente 2 ó 3 a lo sumo), para relatarnos cómo estos viven los acontecimientos de la guerra desde su propia perspectiva y vivencias. Dentro de que es un cómic bélico, y por tanto la violencia es un elemento necesario, esta no es la verdadera protagonista de las historias, sino que lo son los personajes por medio de sus vivencias. Pese a que sean historias breves y que por tanto a los personajes no los volveremos a ver, el autor profundiza en sus sentimientos y las relaciones entre los personajes.

El objetivo que suele perseguir Boxicar por medio de sus historietas es transmitir una serie de valores positivos, que reflejan la bondad del ser humano. Desde personas que se sacrifican por el bien de los demás a otras que aguantan hasta el último aliento por conseguir impartir lo que ellos creen que es justicia. Unas historias que en el tiempo actual pueden sonar a ser el clásico cliché pero que era también lo que se estilaba por la época.

Conocido es que estos cómics marcaron un antes y un después en el mundo de las viñetas en España aportando una gran innovación tanto en lo que respecta las viñetas (innovando respecto a la distribución de las páginas) como en la narración de los acontecimientos. Poco podemos aportar nosotros desde nuestra humilde perspectiva a lo ya dicho durante tantos años.

Pese a que estamos ante unas historias breves, Boixcar ofrece historias densas que hasta en muchos casos cubre un periodo de tiempo y una cantidad de acciones demasiado amplio teniendo en cuenta que sólo hay 14 páginas para desarrollarlo. El ritmo de la historia es bastante rápido, no deteniéndose en muchos casos en dar detalles. Para avanzar de una manera más rápida, veremos como es práctica habitual tener viñetas únicamente como texto y sin dibujo alguno, descriptivo del salto que se está pegando. Esto unido a los extensos bocadillos de textos que hay en el cómic hacen que rápidamente nos demos cuenta que estamos ante unos cómics que difieren mucho los cómics superhéroes que estamos acostumbrados a ver.

Esto no supone directamente que el apartado visual no sea importante Boixcar (es más, uno de los rasgos destacados de sus obras fue el detalle con el que dibujaba las máquinas y vehículos), pero se podría decir que la narración es mucho más importante para él. El texto es el verdadero conductor de la historia, y no tanto las viñetas, que en ocasiones sí que toma una posición protagonista, pero que en general está más ahí de apoyo para el texto.

A excepción de la página de portada de cada una de las historias, que sí juega con ciertos colores, todas las historietas están en blanco y negro, siendo aquí especialmente importante el juego de claroscuro que realiza Boixcar, al ser el principal elemento con el que cuenta el artista.

Pasando a comentar la edición realizada por Planeta DeAgostini esta ha procurado mantenerse lo más cercano al formato original que ya tenían estos cómics. Formato apaisado (no podía ser de otra forma), y modificaciones menores, donde lo más destacado es el aspecto exterior que lo conforma la tapa dura, recurriendo al azul para recordar a la edición original. Hasta el texto se mantiene con su fuente original, lo que es de agradecer pese a que la fuente no sea siempre tan clara dificultando ligeramente la lectura.

Es obvio que estamos ante una nueva gran oportunidad de tener en nuestra librería este clásico del cómic español.

Álvaro Sánchez Cazorla
Fundador de Blog de Superhéroes. Sevillano, bloggero desde 2006, forofo de los superhéroes y las películas de ciencia ficción. Empezó su afición leyendo los clásicos cómics de Spider-Man de Bruguera. Su pasión acabó derivando en el resto de superhéroes y las películas frikis.

Otras entradas

[Cine] ¿Bryan Singer busca renegociar su contrato para X-Men: Apocalipsis?

Entrada anterior

[Series] Robert Kirkman avanza brevemente el tono del final de la cuarta temporada de The Walking Dead

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Me encantaban estos cómics… Ojalá se publicaran en formato digital, ya que no tengo espacio para coleccionarlos… Que época!!!

Dejar un comentario