ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Hellblazer: Denise Mina

1

Portada de Hellblazer: Denise Mina

Edición original: Hellblazer núms. 216 a 228 USA
Fecha de salida: Marzo de 2017
Guión: Denise Mina
Dibujo: Cristiano Cucina, Leonardo Manco
Formato:  Cartoné, 320 págs. A color.
Precio: 30,50 €

Empatía. Según la Real Academia Española de la Lengua es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos pero no es una cualidad que se pueda asociar a John Constantine. Sus amargas experiencias pasadas le han llevado a una posición en la que no quiere ni debe conectar emocionalmente con nadie debido a su posición como maestro de las artes místicas pero… ¿qué pasa cuando se ve obligado a sentir lo que sienten los demás?

Este es precisamente el punto de partida de “Hellblazer: Denise Mina” que recopila los 13 números en los que esta escritora llevó al mago de Liverpool a Glasgow, ciudad natal de Mina, para que se enfrentara a los oscuros misterios que se esconden allí. Siguiendo así con su recopilación de la serie de John Constantine bajo el sello Vertigo, ECC publicó este tomo el pasado mes de marzo.

Todo empieza cuando un hombre acude a Constantine para pedirle ayuda con un exceso de empatía que le está volviendo loco. Cuando accede a solventar su problema se verá atrapado en las redes de una misteriosa sociedad secreta dispuesta a hacer lo que sea para conseguir sus, según ellos, nobles objetivos. Denise Mina divide esta larga trama en dos arcos claramente diferenciados en lo que respecta a tonalidad.

En el primero, titulado “La empatía es el enemigo” tenemos una historia de investigación con toques paranormales acompañada por diversos flashbacks al pasado muy bien colocados que nos dan las respuestas necesarias a medida que John va descubriendo las diversas piezas de este puzle. Bajo un tono sombrío, oscuro y espeluznantemente realista, Mina maneja con maestría esta misteriosa historia, saltando de un lado para otro sin que quede forzado y con la firmeza de saber que al final todas las piezas acabarán encajando aunque el camino pueda llegar a ser confuso, algo que no juega en contra cuando tratamos con este tipo de tramas. No se saca todo el provecho a la nueva situación emocional de John y su resolución deja bastante que desear porque apenas se profundiza pero los constantes pensamientos del mago suplen un poco estas carencias al dejarnos entrar en su mente, aunque sea de forma superficial.

La resolución de este primer arco nos lleva inmediatamente al segundo, que se llama “La mano derecha roja” que es la parte más fantasiosa del tomo. Esta segunda parte hace decaer el fantástico ritmo que llevaba el misterioso primer arco al presentarnos un escenario apocalíptico al uso, en el que lo que prima es la supervivencia y la carrera a contrarreloj para salvar a la humanidad. Aún así, se hace gala de un fantástico humor con toques sarcásticos, que al final juega como una crítica a la obsesión que hay actualmente por el fútbol, la caracterización de John Constantine es espectacular y la conclusión del tomo deja ese fantástico sabor amargo que debería dejar cualquier historia de este tipo, sobretodo por el destino final de uno de los personajes con los que se llega a empatizar bastante (sin necesidad de ningún hechizo).

Imagen de \"Hellblazer\" #216, por Denise Mina y Leonardo MancoPor desgracia, entre un arco y otro tenemos un número intermedio titulado “La estación del fanático” que solo sirve de parón y llega a estorbar bastante, ya que no está a la altura del resto del tomo ni en calidad de guión ni en dibujo. Una historia independiente y autoconclusiva que nos lleva hasta las entrañas mismas de Londres para que John visite a un conocido suyo que lo está pasando mal, pero debido a la brevedad del número apenas se puede desarrollar nada.

El dibujante estrella del tomo es Leonardo Manco, que se encarga del arco principal ambientado en Glasgow. Su estilo, acompañado por el extremadamente expresivo coloreado de Lee Loughridge, al que hemos podido ver recientemente en “Wolf”, nos transporta a este mundo urbano lleno de horrores y cultos secretos que ya llevan siglos operando en las sombras. Igual que la historia, funciona mejor en el primer arco que en el segundo por sus características más misteriosas, en el segundo se siente algo más descuidado y sucio, pero sigue resultando aceptable y, como he dicho, el color de Loughridge permite realzarlo y dar buenas estampas. El número individual lo hace Cristiano Cucina, cuyo estilo, pese parecido a Manco, no consigue igualar la sutileza y la elegancia de este.

La edición de ECC trae consigo un texto final en el que se habla de las circunstancias que llevaron a Mina a adentrarse por un breve periodo de tiempo en las aventuras de Constantine, quien ya llevaba más de 200 números a sus espaldas, y las portadas de los 13 números aquí recopilados, grandes dibujos obra de Lee Bermejo.

“Hellblazer: Denise Mina” lleva a John Constantine a Escocia, a la ciudad de Glasgow, para enfrentarse a un enemigo cuya arma es la misma empatía. De este modo, nos plantean un curioso escenario apocalíptico en el que Constantine juega un papel vital. Buen tomo para los fans de este tipo de cómics o del famoso mago de Vertigo.

Puedes comprar “Hellblazer: Denise Mina” aquí.

Otras entradas

[Series] Mike Colter describe a Marvel’s The Defenders como una aventura palomitera

Entrada anterior

[Cine] Tom Holland no ha leído el guión de Avengers: Infinity War y detalla su Team-Up ideal

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Gran reseña.

    He visto el tomo en mi país pero con tantas colecciones que sigo más otros gastos, me es imposible comprar esos tremendos tomos de Hellblazer :'(

Dejar un comentario