ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Invasores, núm. 2: Aguas muertas

2
Portada de Invasores, núm. 2: Aguas muertas

Edición original: Invaders, vol. 3, núms. 7 a 12 USA
Fecha de salida: Junio de 2020.
Guión: Chip Zdarsky.
Dibujo: Carlos Magno y Butch Guice.
Formato: Tomo, 136 págs. A color.
Precio: 14,00 €

Mientras Namor reflexiona sobre sus recuerdos de la guerra, el rey de Atlantis reclutaría a los Puñales Marinos y Bucky investigaría los planes del Hombre Submarino con Steve Rogers como cebo. Tras conocer un poco más sobre el pasado de Namor, que fue manipulado por Xavier y que tiene en su mente a un difunto llamado Machan que le manipula, Steve creyó que podría hacer entrar en razón a su amigo al descubrir que planeaba hacer una bomba. Sin embargo, pese a que Tony Stark pidió que actuaran con presteza, los Invasores intentaron razonar con él. Grave error, pues el rey de los siete mares inundó una ciudad y convirtió a sus habitantes en Atlantes, en respiradores de agua. En este tomo final, los Invasores razonarán una vez más con Namor para detenerle e intentarán evitar que convierta a más humanos en Atlantes. Sin embargo, Namor tendrá que vigilar las zonas más oscuras de su mente o se verá traicionado por sí mismo.

La historia de este tomo daría comienzo puede contener SPOILERS. Evita leer esta parte si no lo has leído)  con Tony Stark culpando a Steve por no haber actuado de forma directa y haber pensado mucho su reacción. Después de que Namor vea que Machan toma el control de su cuerpo y realiza acciones por su cuenta, Namor muestra su enfado aún poseyendo la corona serpiente, por lo que decide ver a Bucky Barnes esperando que entienda las cosas, pero pronto enloquece por culpa de Machan y Sue Storm tiene que detenerlo. Sin embarlo esto es solo momentáneo gracias a la corona serpiente y, una vez en el mar, Namor deja claro que él manda en Atlantis y en su cuerpo. Después de una lucha en la petrolífera de Roxxon, Machan engaña a Namor y consigue robarle el cuerpo a Roman Peterson. Pronto, Steve descubre que pueden revertir el proceso y convertir a los respiradores de agua en humanos de nuevo, pero necesitan el compuesto Genus, por lo que se convierten en Atlantes voluntariamente para infiltrarse. Una vez allí, liberan a Hidroman y contemplan cómo Roxxon roba el compuesto y Machan toma sus primeros pasos al margen de Namor. Decidido a recuperar el compuesto, el Capitán América aborda el barco de Roxxon y Namor le sigue, pero el compuesto les vuelve humanos a los dos y acaban varados en una isla desierta donde tendrán que entenderse de nuevo. Allí, encontrarán un laboratorio con los compuestos y el Namor Invasor tendrá que tomar una decisión sobre sus actos y qué hacer con Machan y su plan malvado.

Imagen de Invasores, núm. 2: Aguas muertasEn general, estamos ante un final de historia y arco bastante excelente y sólido que entretiene hasta el mismo final de sus páginas, gracias a la fantástica forma de guionizar de Chip Zdarsky y a la dinámica de unos personajes que logra que se sientan muy unidos y separados al mismo tiempo. Estamos ante una batalla tan importante para el mundo, pero que no solo podría acabar con ello, sino con los pocos lazos de amistad que unen a los Invasores, la salud mental del propio Namor, y la fe de Steve en su amigo Namor. Ahora bien, entrando un poco más en detalle sin entrar en spoilers que arruinen la experiencia, me ha gustado mucho cómo se han intercalado los flashbacks en el momento justo que Namor iba a pasar por algo determinante, así como las grandes peleas y coreografías que se han planteado, las pérdidas de la razón de Namor por culpa de Machan y el giro de guión que se realiza a partir de la mitad del tomo y que se desarrolla mientras el propio Namor intenta resolver sus propios asuntos como rey  y que, cómo no, le acaban relacionando con Steve y otros Invasores en algún momento u otro.

En cuanto a los personajes, Namor es el personaje a destacar por encima de todos, no solo por el gran protagonismo que Chip Zdarsky le entrega, sino por cómo le desarrolla con toda esa confusión provocada por Machan y que le provoca estar en un estado de locura, desconfianza, quebrantado y extrañado incluso consigo mismo; algo que poco a poco se va revirtiendo gracias a la trama y a las palabras de Steve Rogers, aunque la personalidad de Namor siempre queda intacta. Por otro lado, Steve Rogers lucha incansablemente por arreglar el desastre que se avecina e intenta razonar con Namor porque sabe que todavía hay algo bueno en él, algo que comparte con Bucky y que nos da unas páginas la mar de encantadoras.

Imagen de Invasores, núm. 2: Aguas muertasHablando de otros personajes secundarios, hay otros Invasores que tienen momentos destacados como Toro al desear lo mejor para su amigo Jim, La Antorcha Humana Original furiosa y dispuesta a matar a Namor para que pague por todo lo que ha hecho… e incluso Spitfire, a quien conocemos aquí, pero, por desgracia, no se la da la misma relevancia que a sus compañeros. Por último, es una pena que Tony Stark solo salga una vez y sea para desahogarse por la rabia de lo que ocurrió en el tomo anterior, aunque es entendible, ya que esta es una historia de los Invasores y él tiene poca cabida en este entramado argumental. Sin embargo, tenemos la aparición estelar de otro personaje de marvel muy querido y conocido.

Sobre el ritmo, Chip Zdarsky nos entrega una historia generalmente muy activa, donde pocas veces encontramos momentos más pausados para digerir más la trama y esto es debido a la profunda crisis que quiere inspirar con, además, la locura de Namor por culpa de Machan. Y, en esos momentos donde Zdarsky da más espacio para la calma, el guionista profundiza en los personajes de una manera bastante especial y bien construida.

Respecto a la edición, nos encontramos con un tomo en tapa blanda que recoge los números 7 a 12 del tercer volumer americano de Invasores con un material bien tratado, una encuadernación notable y páginas resistentes que aguantan las relecturas. Por desgracia, en este tomo no encontramos ningún tipo de extra más allá de una introducción y un epílogo escrito por Xavi Sanz Serrano.

Imagen de Invasores, núm. 2: Aguas muertasA nivel artístico, Carlos Magno se encarga de arte visual de los hechos ocurridos en el presente de una manera increíble, detallista y sabiendo dar con un toque de gran espectacularidad por el medio, lo que acaba generando páginas y viñetas sorprendentes en las que sentimos el fragor de la batalla a flor de piel o la mirada de rencor de Namor nos pone la piel de gallina. Por otro lado, Butch Guice se encarga de las páginas dedicadas al pasado con un estilo más clásico -adrede- y realmente hermoso que no tiene nada que envidiar al de su compañero, pues sabe dar con la tecla de los detalles y la emoción.

En definitiva, considero que estamos ante un tomo final de los Invasores de notable alto y con el que se disfruta enormemente gracias al estupendo desarrollo de personajes que ha realizado Chip Zdarsky, sobre todo con Namor.

Puedes adquirir “Invasores, núm. 2: Aguas muertas” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Series] Comentarios y audiencias de Marvel’s Agents of S.H.I.E.L.D. 7×04: Out of the Past

Entrada anterior

[Cine] Peter Sarsgaard avanza que aún le quedan escenas por rodar de The Batman

Siguiente entrada

2 comentarios

  1. Buena reseña!
    PD: porque será que estás entradas de cómics generan nulos comentarios?

    1. Porque somos 4 y el apuntador los que todavía leemos comics. La mayor parte se limita a ver las películas y series.

Dejar un comentario