ArtículosCómicsMarvel ComicsReseñas cómics

El Invencible Iron Man: El Libro de los Diez Anillos

5
Portada de El Invencible Iron Man: El Libro de los Diez Anillos

Edición original: Iron Man v3, #50-58 USA
Fecha de salida: Abril de 2016
Guión: Mike Grell
Dibujo: Mike Grell, Michael Ryan, Ryan Odagawa e Ivan Reis
Formato: Tomo. 256 páginas
Precio: 21,95 €

En 2002 el tercer volumen de Iron Man cambió de equipo creativo y entró Mike Grell, reputado guionista que había hecho toda su carrera en DC prácticamente, destacando sobretodo su trabajo en Green Arrow y Warlord.

¿Su objetivo? Darle un enfoque diferente a Iron Man y mostrar su lado más realista, dando especial énfasis a las intrigas industriales y los dilemas que se presentan al héroe. No es nada que no se hubiera hecho antes, hay claras menciones a su etapa de alcohólico, pero es un enfoque interesante planteado por un guionista solvente.

Panini edita ahora toda gran parte de su contribución a la colección en este tomo (solo faltan tres números más), acompañado de tres dibujantes diferentes más él mismo en un pequeño número. Si queréis saber si vale la pena, seguid leyendo.

Tony Stark debe enfrentarse a problemas mucho más terrenales y crueles que cuando se reúne con los Vengadores, que van desde un conflicto en Europa del Este a un asesino de prostitutas  que, para Iron Man, es personal. Sin embargo también hay espacio para el regreso del Mandarín con un giro especial y el regreso de una figura de su pasado.

Grell no termina de dar con la tecla y no consigue hilar bien lo que es la espectacularidad de un personaje como Iron Man con los temas más duros y realistas con los que quiere caracterizar su paso por la colección y que, viendo su trabajo en otras colecciones como Green Arrow, son su especialidad. Intenta darle profundidad no solo al entorno en el que se mueve Tony sino también a las relaciones entre los personajes pero la tónica general es la de resultar forzado e incoherente, sin conseguir para nada el resultado deseado, y tampoco ayuda que el guión está muy mal estructurado, con saltos precipitados entre escenas que no tienen ningún nexo para que la transición se sienta orgánica.

En no pocas ocasiones pasamos de una viñeta a otra porque sí y se establecen montajes en paralelo que no tienen razón de ser al mostrar dos acciones totalmente independientes en las que no se puede establecer ninguna relación, ni tonal ni de personajes.

Al final se queda en tierra de nadie, cuando intenta dejar fluir a la espectacularidad no consigue nada destacable y se queda simplemente en un terreno neutro, sin molestar pero sin aportar nada que no hayamos visto ya cientos de veces en el terreno de los superhéroes. Eso no es algo negativo de por sí, cada vez es más complicado innovar en un género como este, pero la insipidez en la que se mueve no mejora un conjunto mediocre.

Pero el mal desarrollo del guión en general no debe impedir ver que, en determinados instantes, Grell se acerca a las cotas de genialidad de las que hace gala su trabajo en DC. Su desarrollo del trauma de Pepper o la resolución de la trama de las prostitutas (guiño a Superman incluido) consiguen el resultado deseado, que es dejar con mal cuerpo.

Iron Man #50, por Mike Grell y Michael RyanLas culpas del mal resultado se comparten con el apartado artístico, nada inspirado en general. Hasta cuatro son los dibujantes que acompañan a Grell: Michael Ryan, Ryan Odagawa, Ivan Reis y el mismo Grell. Ryan y Odagawa tienen el típico estilo con cierto toque caricaturesco, como un Ed McGuiness menos exagerado, es una forma de dibujar que no me termina de convencer a título personal pero tampoco cumplen en la parte de la narración, y son los culpables de la falta de ritmo de la historia, los principales problemas en las transiciones entre escenas se deben a que no saben cómo trasladar al papel el guion de Grell.

Para Reis es uno de sus primeros trabajos por lo  que es normal que no sea ni una sombra de lo que es actualmente, uno de los mejores dibujantes del momento. Igualmente podemos atisbar ese potencial con el que ha sorprendido en años futuros y ya empezaba a mostrar una narrativa sólida muy superior a la de los otros dos dibujantes antes mencionados.

Y por último tenemos a Grell haciendo de dibujante para un pequeño número de 15 páginas. Su estilo es el más clásico de todos, más parecido a Neal Adams que a cualquiera de los otros, y pese a que a primera vista es el que más contrasta con el conjunto termina siendo el que consigue el mejor resultado, como la escena entre Tony y Pepper en la playa.

En cuanto a la edición de Panini, es un tomo en rústica como a mí personalmente me gustan, tiene un texto introductorio y varias portadas alternativas para los que busquen más extras pero dentro del cómic cortan los números aleatoriamente con una imagen de Iron Man correspondiente al primer capítulo, partiendo el número innecesariamente. El precio que tiene quizá es un poco elevado a simple vista pero no hay que olvidar que contiene 10 números.

En general, no es un cómic que cumpla con las expectativas que se esperan si conoces al guionista, descentrado y con problemas al momento de contar la historia, hay mejores obras del vengador dorado para empezar a leer de él. Si, por el contrario, ya os habéis leído de todo, sabiendo lo que tiene y por completismo os puede interesar.

Otras entradas

[Cine] El director James Wan habla del tono de Aquaman y dice que en cualquier caso será divertida

Entrada anterior

[Cine] Es probable que los Defensores no aparezcan en The Avengers: Infinity War

Siguiente entrada

5 comentarios

  1. Me tentaba muchísimo pillarlo. En muchas webs ponen esta historia como una de las 5 mejores (o incluso top 3) de Iron Man, a la altura del Extremis y del Demonio en una botella, y la verdad es que el nombre de Mike Grell le daba credibilidad al asunto, pero algo raro había (sobretodo en el aspecto gráfico). Me fío muchísimo de vuestro criterio a la hora de recomendar cómics, siempre coincidimos muchísimo en cuanto a gustos lectores, así que muchísimas gracias por esta reseña y por ahorrarme 22 euritos que seguro emplearé en algo mejor!

  2. Tuve la oportunidad de comenzar esta historia y, aunque la historia me pareció de lo mas normalita pero aceptable, el arte en general me ahuyento totalmente de terminar la historia…Extremis, Demonio en una botella y Armor Wars a mi gusto, siguen siendo los referentes del personaje.

    1. La etapa de Fraction fue, en lo general, flojilla, pero el primer arco argumental (Las 5 pesadillas) fue un cómic genial. Lo suficientemente bueno como para ganar un Eisner a Mejor Serie Nueva. Luego se desinfló muchísimo, y salvo algún momento puntual, como aquella trama del Mandarín, fue una etapa decepcionante.

    2. Otra etapa también recomendable es la actual de Brian Michael Bendis. Creo que ambos, personaje y autor, han encontrado el uno en el otro la horma de su zapato.

  3. @elBlueNules Por alguna razón no puedo seguir el mismo hilo de los comentarios…sobre el cómic, razón no te falta y olvido esa etapa de Fraction (muy probable por lo mal que continuo como apuntas) pero ese primer arco es asombroso, y tal vez un poquito mas allá. El hecho que use la Extremis, mi armadora favorita, le da un plus extra a esta colección. Gracias por el apunte y recordatorio.

Dejar un comentario