ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Jóvenes Titanes: Tierra Uno

1

Portada de Jóvenes Titanes: Tierra Uno de DC Comics por ECC Ediciones

Edición original: Teen Titans: Earth one USA
Fecha de salida: Marzo de 2015
Guión: Jeff Lemire
Dibujo: Brad Anderson, Cam Smith, Rachel Dodson, Terry Dodson
Formato: Tomo cartoné, 144 páginas
Precio: 15,95 €

Enmarcado en la misma línea de historias de orígenes alternativas en las que la anterior continuidad no afecta en nada y lo único que hay son ganas de redibujar la mitología y utilizar un lienzo en blanco para ello, Jeff Lemire se pone manos a la obra y se marca este “Jóvenes Titanes: Tierra Uno”. De esta forma, la novela gráfica se une a la trilogía de Superman y las, de momento, dos entregas de Batman que también se publican bajo la etiqueta “Tierra Uno”, una iniciativa que da libertad a los creadores para jugar con los orígenes de los personajes sin tantas limitaciones.

Dicho y hecho, Lemire coge a los Jóvenes Titanes y les da un lavado de cara como nunca antes se había hecho creado una historia en la que eso de ser un grupo de héroes formado por compañeros de los grandes iconos ha quedado olvidado. Estos Titanes empiezan siendo chicos normales que asisten cada día al mismo instituto sin saber que de un día para otro sus problemas en vez de ser las notas y los amoríos serán agencias secretas del gobierno y un misterio que los une a todos.

Victor Stone, Tara Markov, Joey Wilson, Gar Logan… Todos jóvenes con potencial para ser algo más pero con vidas normales a punto de ser truncadas por algo que siempre ha estado ahí y de lo que nadie nunca había sospechado nada… Aunque eso sea relativo.

Un inicio inesperado, unas visiones sobre una vida que no es suya y un vínculo especial con alguien que necesita desesperadamente su ayuda para sobrevivir es la base de una obra que poca relación tiene con los Jóvenes Titanes que conocemos.

Página de Teen Titans: Earth OneCon ese punto de partida y la intención de olvidarse de cualquier cosa establecida anteriormente, Lemire nos da una curiosa historia de orígenes que se aleja de preconcepciones e incluso hasta del genero superheroico per se. Aquí no hay superhéroes sino chicos y chicas normales (o no tanto) que descubren que toda su vida ha sido una pantomima y que no tienen nadie en quien poder confiar más allá de ellos mismos. Así que no hay capas, mentores ni jóvenes compañeros que forman un grupo propio con base de operaciones en forma de ‘T’ gigante. Y esa es la gran baza con la que cuenta la novela gráfica, la sorpresa y la diferenciación respecto a todo lo hecho anteriormente, incluso comparándolo con las otras obras publicadas bajo el subtítulo “Tierra Uno”. Incluso las historias de Batman y Superman estaban más apegadas a su mitología que el experimento de Lemire con los Titanes.

Digo todo esto porque eso puede ser una gran ventaja o todo un lastre dependiendo de lo que cada lector esté buscando en este cómic. Si lo que se busca son superhéroes y una especie de imprescindible con el origen de los Titanes para tener una referencia del grupo, olvidadlo porque no es eso lo que vais a encontrar aquí. Si en cambio se busca algo más fresco, diferente y lleno de sorpresas, seguid leyendo porque es posible que en las más de ciento cuarenta páginas del tomo haya algo de interés.

Página doble de Teen Titans: Earth One

Pero que nadie se confunda. No hay superhéroes, superpoderes sí. De hecho, esa es la base de toda la historia, el origen de los poderes y la relación que hay entre ellos, el motivo de que los chicos se conozcan y terminen uniendo sus caminos hasta las últimas consecuencias. Además, hay apariciones de muchos personajes conocidos de DC cuyo papel en este nuevo universo dista bastante del ya conocido, aunque verlos fuera de lo habitual es bastante interesante.

Página de Teen Titans: Earth One

El apartado artístico, pese a no estar nada mal dibujado, no destaca por nada en particular. Es sencillo y en todo momento se nota que Terry Dodson no ha querido complicarse la vida con los lápices. Eso hace que no logre despuntar en nada y que el dibujo se quede nadando en la inmensidad de lo trivial. Y repito, no es un mal dibujo, pero el estilo adolescente, los toques heredados del manga japonés y la vagancia para dibujar fondos (y personajes a la mínima que están un poco lejos) no son suficientes para destacar las virtudes del mismo, así que termina siendo solo un buen dibujo. Eso sí, se agradecen mucho los notables cambios entre personajes y sus propios rasgos diferenciados, algo que otros dibujantes ni siquiera intentan.

Otra cosa de agradecer, aunque no corresponda al guionista o al dibujante, es la no inclusión de material extra que encarecería innecesariamente el tomo. No soy muy partidario de ese tipo de material, sobre todo en un volumen que no pasará a la historia como uno de los imprescindibles del grupo de personajes, así que punto para ECC.

Más allá de todo esto, es una interesante aproximación a los orígenes de los Jóvenes Titanes vistos desde otra perspectiva aunque para ello se haya tenido que huir del género superheroico y sus clichés. Aquí son huérfanos, marginados e incomprendidos sin lazos aparentes con nada más allá de sus vidas cotidianas. Una historia con potencial si uno sabe distanciarse de lo establecido y leerlo como lo que es y no como lo que se supone que debería ser. El final se queda un poco cojo al dejar una sensación de que le faltan páginas para terminar, aunque es posiblemente se deba a lo prometido en el título y que seguramente se solucionará con un posible segundo volumen.

Si lo que buscáis es un cómic de superhéroes protagonizado por los Titanes, esto no se parece en nada a eso. Si os van las apuestas diferentes y los giros inesperados, incluso si nada tiene que ver con los Titanes que conocemos, dadle una oportunidad a este experimento.

Javi Garcia

Otras entradas

[Videojuegos] Un vídeo destripa la identidad del Arkham Knight en Batman: Arkham Knight

Entrada anterior

[Series] Gag reel de la tercera temporada de Arrow

Siguiente entrada

1 comentario

Dejar un comentario