ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Marvel Gold. Capitán América: La primera luz del amanecer

0

Portada de Marvel Gold. Capitán América: La primera luz del amanecer

 Edición original: Captain America 247-257, Marvel Fanfare 18 y Annual 5 USA
Fecha de salida: Noviembre de 2016
Guión: Roger Stern, John Byrne, Mike W. Barr, David Michelinie
Dibujo: John Byrne, Frank Miller, Gene Colan, Lee Elias
Formato: Libro con solapas. 320 páginas.
Precio: 30,00 €

La llegada de Jim Shooter como Director Editorial de Marvel a finales de los años 70 supuso un cambio importante en la colección del Capitán América, que había perdido un poco el rumbo tal y como vimos en “Marvel Gold. Capitán América. Si América cae…” ya que Roger Stern fue nombrado guionista de la cabecera. Stern, que hasta entonces había estado de editor, nombró a John Byrne como dibujante y juntos colaboraron en unos 9 números que están recopilados en este “Marvel Gold. Capitán América: La primera luz del amanecer”.

Aparte de su breve pero interesante etapa, Panini aprovecha para recopilar un par de números más que cuentan con David Michelinie y Mike W. Barr a los guiones con Gene Colan y Lee Elias dibujando y hasta un número que estuvo perdido un tiempo dibujado por Frank Miller. De este modo, vemos una mejora sustancial en la colección de la Leyenda Viviente.

El principal problema que arrastraba el anterior tomo era el constante baile de guionistas que impedían conseguir cierta uniformidad y, como es normal, las historias se resintieron. Aquí, al contar con un único equipo creativo en gran parte del tomo esa sensación desaparece y Stern y Byrne nos dan unas historias como mínimo correctas que llevan al capi a todo tipo de situaciones: ya sea a descubrir su propio pasado (arreglando pifiadas de la continuidad por el camino) como a enfrentarse a un vampiro de la II Guerra Mundial.

De la colaboración entre estos dos autores destacan sobretodo dos números: el primero es el 250, en el que el Capitán América debe decidir si presentarse a las elecciones a presidente y el 255, que coincide con el 40 aniversario del personaje y es un repaso a toda la historia ficticia del personaje, con homenaje a la mítica portada de Jack Kirby incluída. Una constante que se ve en varios de los números guionizados por Stern es que, pese a las evidentes licencias que se debe tomar para darle ese toque fantástico al cómic, los temas tratados son de una actualidad escalofriante. La desconfianza a la clase política, el descontento del pueblo que crea un caldo de cultivo perfecto para ser explotado por ideologías extremistas… Y en medio de todo este clima de desconfianza el Capi se alza como un faro de luz y esperanza en el que los ideales como la libertad y la justicia pueden encontrar a un buen mensajero. Esos ideales a menudo son relacionados con la utópica “América” (refiriéndose a Estados Unidos) y, si bien ese mensaje patriótico está en su justa medida, en la historia co-guionizada por Miller se les va la mano y el nacionalismo americano es exagerado y hasta ridículo.

El resto de historias más “superheroicas” no dejan de ser las típicas aventuras que hemos ido viendo hasta la fecha, pero intentan poner al personaje en diferentes situaciones para evitar la monotonía: así pues se enfrenta a un “fantasma”, a un vampiro y a varios de sus villanos, encontrándose además con Hulk. Eso sí, se siente una sobresaturación de terroristas que quieren destruir Nueva York.

Imagen de Captain America #251 USAParalelamente a las historias del vengador, la vida personal de Steve Rogers como dibujante autónomo sigue estando presente pero tampoco termina de funcionar, como no lo hacía en anteriores números, resultando más un recurso para acercarlo al estatus típico del superhéroe de la época (con una doble vida) que algo que aporte a Rogers como personaje. Además, se introduce a Bernadette Rosenthal como interés amoroso cuyo desarrollo como pareja no pasa de lo clásico y encima se ve cortado por la marcha de Stern y Byrne de la colección, ya que los demás guionistas no hacen muchos esfuerzos para hacerlo avanzar.

Como podéis imaginar, el mejor dibujante del tomo es John Byrne, su estilo de dibujo más estilizado, parecido al de Neal Adams, realza la acción y complementa perfectamente los guiones de Stern con una narración sólida y generalmente sin fisuras, siendo su mejor trabajo el número 250 que he comentado anteriormente, dedicado a la candidatura presidencial del capi. Aunque un par de veces, como pasa en otros dibujantes, no consigue la mejor distribución de viñetas y confunde al lector, que no sabe en que orden debe leer el texto. Detrás de él estaría Frank Miller con su historia, cuyo estilo es claramente distinguible del de Byrne al ser algo más sucio y al tener un único número (de relleno) no puede brillar mucho más. Detrás de él ya estarían los otros dibujantes, Gene Colan y Lee Elias, que realizan trabajos correctos pero poco destacables.

La edición de Panini es directamente buena, con extensos artículos para dar el necesario contexto histórico que permita apreciar mejor los capítulos recopilados y material extra realmente interesante, como las seis páginas dibujadas con Byrne de un número que no terminó.

En conclusión, “La Primera Luz del Amanecer” es una clara mejora respecto al anterior tomo, gracias a la buena etapa de Roger Stern y John Byrne que llevan al personaje hacia terrenos más sociales y le alejan de las conspiraciones secretas que tanto habían abundado hasta la fecha, sin olvidarse también de que están trabajando con un superhéroe. Se puede entender porque consideran esta etapa un clásico del personaje, así que si tenéis curiosidad por leer algo del capi, este puede ser un buen punto de partida.

Otras entradas

[Cine] Las ediciones Blu-ray y DVD de Rogue One: Una historia de Star Wars podrían ponerse a la venta el 28 de abril de 2017 en Australia

Entrada anterior

[Cine] Wonder Woman a la carrera en una nueva imagen de la película

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario