ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Marvel Gold. Iron Man: El otro lado de la locura

1

Portada del tomo Marvel Gold. Iron Man: El otro lado de la locura, publicado por Panini Cómics (octubre 2013)

Edición original: Iron Man 149-157
Fecha de salida: Octubre de 2013
Guión: David Michelinie y Bob Layton
Dibujo: John Romita Jr.
Formato: Libro con solapas, 240 páginas.
Precio: 24,00 €

Los tomos Marvel Gold terminan de recopilar una etapa destacada de un superhéroes ya clave del panorama de Marvel Cómics. Iron Man y su etapa de finales de los 70 y comienzos de los 80. Esa dentro de la cual está enmarcada la conocida historia de El demonio en una botella sobre los problemas de Tony con el alcohol. Una etapa en la que David Michelinie y Bob Layton trabajaron codo con codo en los argumentos, dejando una gloriosa etapa desde The Invincible Iron Man #116 (1978) hasta The Invincible Iron Man #154 (1982), algo más de tres años que terminaron cuando Bob Layton emprendió su camino en solitario (con la serie Hércules), lo que dejó a Michelinie tan “tocado” que no pudo prácticamente continuar con Iron Man.

Panini Cómics ha reeditado esta gran etapa del héroe de hojalata por medio de un total de cinco tomos. Ejemplares que no se lanzaron en el mismo orden de lectura, el primero fue el tomo El demonio en una botella, en abril de 2010, y en este 2013 hemos visto el lanzamiento de los oros cuatro que completan la saga. El más reciente es Marvel Gold. Iron Man: El otro lado de la locura, que dicho sea de paso se pisa bastante con el también tomo Marvel Gold de Panini de abril de 2013, Marvel Gold. Iron Man Vs. Doctor Muerte: Viaje a Camelot, un especial centrado al enfrentamiento que mantuvieron el superhéroe y el villano por antonomasia de los Cuatro Fantásticos. Este tomo que aquí reseñamos recoge dos de los cuatro números que aquél tenía (que recogía The Invincible Iron Man #149, 150, 249 y 250).

Este tomo como decíamos termina de recapitular la etapa de estos nos artistas, sino que también recoge los dos números que Michelinie realizó ya sin Layton antes de marcharse, hasta el #156, y el siguiente número del que se encargó Alan Kupperberg.

Pese a que hablamos de casi 40 números, estamos ante una saga muy robusta, que en los últimos números se mantiene relativamente tan fresca e interesante como lo hiciese en sus primeros números. Es inevitable que habla números que nos gusten y otros que nos parezcan más secundarios, e incuso algunos han dejado huella (como ya hemos dicho con El demonio en una botella) pero prácticamente estos cinco tomos hay que leernos como si de una única cosa se tratara. Michelinie y Layton se cuidan de que todas las historias, incluso estas últimas, estén dentro de la armonía de sus primeros números juntos, pudiéndose apreciar una evolución de los personajes a medida que leemos. Pese a todo es cierto que estamos ante el tomo más débil de todos. Y dentro de que se consigue mantener el interés del lector, ya no es la garra que había anteriormente, incluso se aprecia en que los números, aunque todos siempre encajando uno detrás de otros, no tienen historias/villanos que se extiendan durante varios números, como pasaban en anteriores tomo.

En general estamos ante un tomo que tiene los números para peculiares de la etapa de estos dos autores, unos números de lo más extraño (que no sé si interpretar como una muestra de la falta de ingenio que había ya tras tantos números) en donde podremos como por ejemplo el Doctor Muerte y Iron Man viajan al antiguo Camelot o tener un número prácticamente dedicado sólo para Scott Lang (trabajador de Tony Stark y que también se le conocido por ser el Hombre de Hormiga), quedándose Tony Stark en un completo segundo plano. Números que los verá llegar casi sin venir a cuento.

Leyendo todos los tomos de Panini se acusan los 30 años que ya han pasado sobre el trabajo que hiciesen Michelinie y Layton. La inocencia que desprendían los cómics de antaño no se reciben igual en los tiempos actuales. Lo mismo ocurre con esas situaciones y diálogos “tontos” que suelen ocurrir en determinados momentos. Pese a todo, la forma de hilar el argumento de estos cómics permite que esos “errores” se obviasen por parte del lector. Por desgracia, estos números son si acaso los más endebles  argumentalmente hablando, y por tanto donde más notaremos el paso del tiempo. Esto no quita que siga siendo una lectura cercana y entretenida, además de que estos cómics nos permiten conocer qué ocurre con la relación entre Tony Stark y Bethany Cabe, que se quedó en el aire en el tomo anterior.

La peor parte se la llevan los cuatro últimos números del tomo. La salida de Layton se hace evidente, y notamos claramente como las historias ya no están tan bien justificadas produciéndose unas situaciones aun más forzadas. El cariño que hay en la colección no es el mismo que había antes. Esto lo apreciamos tanto en las obras escritas sólo por Michelinie como en el número de Kupperberg.

Incluso este cambio en la calidad lo notamos a nivel de los dibujos. Layton no sólo trabajaba en el argumento sino también en el entintado, dándole un toque final hacia su estilo personal que muchos notarán.

Estamos ante una etapa única, de esas que dejan huella, y en consecuencia estos tomos se convierten en un must have para todos los fans de de Iron Man, y casi que diría para todos los fans del universo Marvel. Un Iron Man / Tony Stark diferente a lo que tenemos actualmente. Más sobrio de carácter y en estas páginas precisamente sufre una transformación.

Álvaro Sánchez Cazorla
Fundador de Blog de Superhéroes. Sevillano, bloggero desde 2006, forofo de los superhéroes y las películas de ciencia ficción. Empezó su afición leyendo los clásicos cómics de Spider-Man de Bruguera. Su pasión acabó derivando en el resto de superhéroes y las películas frikis.

Otras entradas

[Cine] Ryan Reynolds habla de Green Lantern: Solo estaría interesado en regresar como el héroe con el equipo adecuado

Entrada anterior

[Cine] James Mangold habla sobre el traje clásico de Lobezno en Lobezno Inmortal de la escena eliminada

Siguiente entrada

1 comentario

  1. se nota la flt de ingenio de los autores, en los ultimos numeros debieron ponerle empeño, aparte que a ironman que deberia ser el protagonista lo dejan en segundo plano no le dan mucha importancia la trama tiene momentos entretenidos pero no llega a ser como sus predesoras 😀

Dejar un comentario