ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Marvel Must-Have. La Muerte de Lobezno

0

Imagen portada del cómic Marvel Must-Have. La Muerte de Lobezno

Edición original: Death of Wolverine 1-4
Fecha de salida: 03/12/2020
Guion: Charles Soule
Dibujo: Steve McNiven
Formato: Tomo en tapa dura, 112 pp
Precio: 12,99 €

Han puesto precio a la cabeza de Logan. Esa es la premisa de uno de los últimos Must-Have publicados por Panini, que recopila los cuatro números que abarcan el arco de la muerte de Logan. Un arco muy importante de finales de 2014, por lo que no sorprende que la editorial lo edite en esta línea de la que os hemos traído otras reseñas en el pasado.

Estamos ante un Lobezno que ha perdido parte de sus poderes. Concretamente, tras la batalla con un virus sintiente del Microverso en 2013 a manos de Paul Cornell pierde su factor curativo. Es decir, un Logan sin su gran poder de autocuración, lo que posibilita su muerte. Más de cuatro décadas de historia dan para crearse muchos enemigos y villanos, y estos acechan tras Lobezno en este viaje presente que nos evocará al pasado del mutante de las garras, lo que nos llevará a recorrer algunas de sus localizaciones más icónicas.

Tras esta historia esta Charles Soule, quien cuenta con un extenso histórico en el mundo de Marvel y de Star Wars, destacando esta labor con Lobezno y con Daredevil. Un arco que tiene a Lobezno como gran protagonista, aunque tengamos apariciones de aliados por el camino.

Lo que se recopila en este tomo es el desenlace de una historia mayor que se ha desarrollado a lo largo de más de un año, aunque no quita para que este tomo pueda disfrutarse de manera completamente independiente, dejándonos una historia concisa y que va directamente al grano. Para ello, Soule revisa los eventos y lugares más destacados de la historia de Wolverine. El primer número muestra una masiva y sangrienta batalla en las tierras salvajes de Canadá. El segundo se desplaza a las sórdidas calles de Madripoor. El tercero trae a Logan de vuelta a Japón. Y el último número devuelve al héroe al lugar donde todo comenzó. En el camino, se encuentra con muchos de sus villanos más icónicos y rostros conocidos.

Soule demuestra tener un gran manejo del personaje. Entiende el personaje y sus debilidades, pese a que éste es su primer proyecto centrado en Lobezno. Se potencia aquí el lado de samurái errante y trágico. Muestra de ello es esa reflexión que hace el personaje en cierto momento del cómic, ese razonamiento interior que hace Logan. Ahora que no tiene factura curativo, está supeditado a envejecer a un ritmo normal. Logan hace entonces un razonamiento muy humano y cuerdo. Muy alejado de esa generalmente mentalidad de “vivir el momento” que casi en muchas ocasiones se le puede aplicar a Lobezno.

Imagen del cómic Death of Wolverine #3

El escritor ofrece además un cambio de ritmo interesante sobre un enfoque que intenta alejarse lo que ya hemos visto. El recurso de “Soy el mejor en lo que hago” no está presente. Su lado samurái errante está presente en esa solemnidad y pocas palabras con las que se expresa. Juega además con los pensamientos internos del personaje. Nuevamente escuetos, en ese toque estoico del Logan que aquí vemos, y centrado únicamente en lo que percibe por sus instintos.

Tener a Lobezno sin poderes no significa que haya perdido su mala leche. La acción está muy presente en estos cómics, como era lógico. De hecho, no hay ningún cómic en el que no haya ni un solo momento de acción. Momentos épicos que los fans del mutante podemos disfrutar como unos enanos.

Imagen del cómic Death of Wolverine #4

El apartado artístico es especialmente importante en este cómic. Desde el principio tenemos multitud de viñetas en las que directamente no hay textos. El cómic da mucho espacio para que destaque en el apartado visual, tanto esos momentos de solemnidad de Logan como en los momentos de acción. Aplaudir cómo el dibujo consigue cambiar perfectamente el ritmo entre unos momentos y otros. Steve McNiven hace un trabajo impecable que nos recuerda mucho a lo que hizo en Viejo Logan, aunque sin superarlo.

Pese a lo dicho, hay que ser justos y decir que cumple con creces y sin problemas las habilidades de narración en todos esos momentos que Soule le cede la batuta para que se encargue del relato y de transmitir junto al resto de equipo artístico, pues el juego de colores tampoco se queda atrás en este cómic. El cansado rostro de Logan, el contorno de los músculos la sangre salpicada, el impacto de los golpes… todo perfectamente ejecutado.

Un buen cómic al que le podemos poner algún pero, sobre todo en su final. Son solo cuatro números, por lo que no se puede profundizar todo lo que a uno le gustaría en esa psique de Lobezno que se pone tan de relieve aquí. A lo largo de los tres primeros números hay un estupendo equilibrio entre profundidad y acción. El ritmo de la historia es muy bueno. Se va generando misterio e intriga, a la vez que vemos a Lobezno enfrentarse a lo que aparentemente parece un reto cada vez mayor. Sin embargo, en el cuarto y último número todo se precipita. El final para mi gusto no está a la altura de lo que antes se ha venido gestando. Resulta demasiado simplón y básico, y lo peor de todo, se pierde por completo la sensación de amenaza.

En definitiva, un cómic must-have por todo lo que significa para el personaje. Permite conocer mejor a Logan y verlo en una situación delicada como es estar en el punto de mira en uno de los momentos en el que está más indefenso. Una posición diferente a la que estamos acostumbrados a ver al héroe y que merece su lectura. Sobre todo porque en su momento significó un adiós para el mutante. Aunque como sabemos, solo durante unos pocos años. Era de esperar. Un personaje tan querido no podía estar desaparecido mucho tiempo. En 2017 se apuntaría a su regreso, para ya en 2018 entrar de nuevo por todo lo alto en el Universo Marvel.

Imagen del cómic Death of Wolverine #2

¡Síguenos en Youtube!

Debates en directo, rewview, unboxing y mucho más en vídeo

Álvaro Sánchez Cazorla
Fundador de Blog de Superhéroes. Sevillano, bloggero desde 2006, forofo de los superhéroes y las películas de ciencia ficción. Empezó su afición leyendo los clásicos cómics de Spider-Man de Bruguera. Su pasión acabó derivando en el resto de superhéroes y las películas frikis.

Otras entradas

[Series] Positivas reacciones a los tres primeros episodios de WandaVision

Entrada anterior

[Reportajes] 11 etapas cómics que nos preparan para lo que veremos en WandaVision

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario