ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Marvel Saga 24. Daredevil 8: Hardcore

4
Daredevil Hardcore - Portada por Alex Maleev

Edición original: Daredevil v2 46-50
Fecha de salida: Enero de 2016
Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Alex Maleev
Formato: Libro en tapa dura, 136 páginas
Precio: 15,00 €

Corría el año 2003. En una época en la que Marvel Studios distaba mucho de ser lo que es y las películas Marvel se limitaban a aquellas que estrenaban otros estudios con la licencia. El género de superhéroes estaba dando sus primeros pasos como fenómeno de masas, con los X-Men y Spider-Man dando el pistoletazo de salida a las grandes superproducciones de Marvel. Sin embargo, no tardaría mucho en incorporarse a la galería de adaptaciones del cómic de superhéroes un tercer implicado del canon marvelita: Daredevil.

Si nos vamos a las viñetas, por otro lado, el panorama era bien distinto de lo ideal para estar en sintonía con una adaptación fílmica. El acercamiento de Brian Michal Bendis al personaje había consistido en romper sistemáticamente con todo aquello que caracterizaba a Matt Murdock, siendo su primera decisión importante la de dar a conocer su identidad secreta. Con todo, distaba de ser un entorno idóneo para que los nuevos lectores que acudieran a las viñetas tras ver las aventuras de Ben Affleck encontraran aquello que venían buscando.

En el tomo que nos ocupa, “Hardcore”, Bendis se puso las pilas para mostrar a un Daredevil que, dentro de las historias que venía contando, casara con lo que se iba a mostrar en la gran pantalla. Para ello, trajo de vuelta elementos más clásicos, como Kingpin o Bullseye, para conseguir esa sensación de familiaridad en las viñetas con lo que se iba a contar en la gran pantalla. Al leer esto, a uno le queda la sensación de que el cómic puede pecar de ser un mero tie-in, que es lo que trataremos de dilucidar en la reseña tras el salto.

A pesar de que este tomo dé toda la impresión de intentar hacer más accesible el mundo de Daredevil para los nuevos lectores, lo cierto es que nada más lejos de la realidad. Bendis parece determinado a contar la historia que quiere contar, independientemente de las películas que se estrenen de por medio.

Y es que el autor tiene muy claro que el oro de su historia tiene que estar en la relación de Matt Murdock y Wilson Fisk. Ahora los dos están en su punto más bajo, en su momento de máxima desesperación, y Bendis sabe que ahí es donde radica el potencial de su historia. El tira y afloja entre ambos es genial, y a pesar de que uno pudiera pensar que el guionista está abusando del recurso de Wilson Fisk, lo cierto es que la caracterización que está creando Bendis para el mayor rival del Hombre Sin Miedo es absolutamente genial.

Kingpin, incluso en su momento más bajo, tiene que dar auténtica sensación de peligro, y para ello, Bendis recupera la figura de María Tifoidea, inédita en su etapa hasta el momento. Ella representa el caos, la auténtica locura que significa realmente la vida de Matt Murdock. A pesar de que no alcanza mucha profundidad dentro del arco, es un regreso bienvenido y que agradezco a la hora de dar variedad al reparto de la etapa de Bendis.

Con todo, la historia del arco, aunque efectiva, es bien simple. Es la enésima vez que Kingpin vuelve para poner patas arriba la vida de Murdock, usando a varios asesinos a sueldo para conseguir lo que se propone. ¿Qué hace destacar esta historia frente a otras? Pues han sido, literalmente, las últimas 15 páginas de todo el tomo. Unas páginas tan increíbles de las que, con toda franqueza, no puedo dar más detalles, pero que hacen que el lector contenga el aliento y no lo suelte hasta que acaban. Solo queda esperar impacientemente el próximo tomo.

Daredevil Hardcore - Panel interior por Alex Maleev

Con todo, tengo dos problemas con este arco. El primero de ellos es bastante menor, pero me parece justo apuntarlo, y es la aparición de Bullseye. Es prácticamente una anécdota, y aunque su presencia propicia el espectacular final (y una escena que, también, se clava en la mente del espectador), uno nota que está metido con calzador para que aparezca en un tiempo cercano al estreno de la película. Cuando, además, se rediseña al personaje para que siga el diseño de la cinta, la sensación aumenta aún más.

Sin embargo, mi mayor pega (y con esta sí que tengo un problema de verdad) es con la novia de Matt Murdock, Milla Donovan. Y sí, he tenido que revisar el cómic para ver cómo se llamaba. Ya en mi anterior reseña apuntaba que este personaje se me había quedado algo colgado, pero es que en este tomo es uno de esos personajes que son tan poco carismáticos que absorben todo el interés de las escenas en las que están. Me cuesta concebir cómo el creador de un personaje como Jessica Jones puede haber usado un estereotipo tan arcaico como el de la dama en apuros. Mucho tiene que cambiar la cosa para que me acabe gustando al nivel de otras novias célebres de Murdock.

En el apartado de dibujo tenemos de nuevo a Alex Maleev, y a pesar de que creo que está todo dicho, ninguna ocasión me parece mala para alabar el buen hacer del dibujante, al que le sienta como un guante una cabecera como esta. Sigue con su estilo habitual, ofreciendo un leve contraste en las primerísimas páginas del mismo, cosa que es de agradecer.

La edición de este tomo sigue siendo en el formato Marvel Saga, y, aunque venga algo parco en extras, sigo creyendo que es de los mejores formatos (si no el mejor) que tiene Panini en la actualidad. En relación calidad-precio, tenemos algunas de las mejores historias del Hombre Sin Miedo con un desembolso mínimo, cosa que cualquier fan de los cómics agradecerá.

“Hardcore” es una muestra más del buen hacer de Bendis. Aunque empecé a leer con un cierto temor debido a los ingredientes que se mezclaban, y a que Bendis podía estarse quedando sin balas, lo cierto es que he acabado disfrutando como un enano. A pesar de que tenga mis ciertas reservas con algunas cosas, el tomo en general ha sido tan absolutamente genial que no puedo hacer otra cosa que esperar con ansias el siguiente.

Daredevil Hardcore - Panel interior por Alex Maleev

¡Síguenos en Youtube!

Debates en directo, rewview, unboxing y mucho más en vídeo

Dani López
Con diez años mi padre me llevó a ver Spider-Man y así hasta ahora. Creo en la capacidad para inspirar de los superhéroes.

Otras entradas

[Cine] Brie Larson siente una gran responsabilidad por ser la elegida para Capitana Marvel

Entrada anterior

[Cine] Más featurettes y clips del Blu-ray de Doctor Strange, cuya edición Digital HD sale hoy

Siguiente entrada

4 comentarios

  1. Buena reseña, Dani.

  2. Otra genial reseña y sí, Milla ni fú ni fa, por suerte en los próximos arcos reaparece Natasha para darle algo más de vida al asunto. Si este tomo te ha gustado, el siguiente (El Nuevo Rey de Hell’s Kitchen) te encantará.

  3. El final de este tomo es epico. La verdad es que desde Diablo Guardian hasta Shadowland, Daredevil fue pura maravilla, no solo Bendis, los autores que le siguieron hicieron muy buenas historias tambien. La verdad no recuerdo otro superheroes que haya tenido tantas etapas, tantos arcos y tantos numeros con un ran nivel y coherencia. Sería genial que adaptacen estas etapas en la serie, aunque ahora esten adaptando la etapa Miller, quiero la de Bendis!

    1. Daredevil es, junto a Spiderman, Lobezno, Batman y Superman, el personaje con mejores etapas de la historia del cómic. Desde Diablo Guardián hasta Tierra de Sombras fue una maravilla, cierto. Pero es que a partir de Mark Waid, y rompiendo con todo lo que se venía haciendo desde los setentaymuchos, la calidad de la serie se logra situar entre lo mejor que ha hecho Marvel en toda su historia, compitiendo de tú a tú con la etapa de Miller y Janson/Mazzuchelli, que es el espejo en el que se miran los autores que crearon el “run” al que aludes. Si tuviera que decidirme por una etapa u otra, entre la de Waid y la de Miller, Born Again es lo único que hace decantar la balanza. Habiendo leído la mayoría de los clásicos de culto concebidos por la crítica como mejores cómics de la historia, es Born Again el que, con diferencia, más me merece ese apelativo, por delante de Watchmen, de El regreso del Caballero Oscuro, de Predicador… Aunque seguido muy de cerca por La última cacería de Kraven.

Dejar un comentario