ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Marvel Saga. El Asombroso Spiderman, núm. 37: Sin vuelta atrás

1
Portada de Marvel Saga. El Asombroso Spiderman, núm. 37: Sin vuelta atrás.

Edición original: The Amazing Spider-Man, vol. 1, núms. 688 a 694 y Annual 39 USA
Fecha de salida: Mayo de 2019.
Guión: Dan Slott, Brian Reed, Fred Van Lente, Dean Haspiel y Joshua Hale Fialkov.
Dibujo: Giuseppe Camuncoli, Mario del Pennino, John Romita Jr, Humberto Ramos, Lee Garbett, Dean Haspiel y Nuno Plati.
Formato: Tomo en tapa dura. 256 págs. A color.
Precio: 23,00 €

“Nadie morirá”. Esa fue la promesa que se hizo Peter Parker después de que unos fallecimientos trastocaran su vida civil y superheroica y, desde entonces, se la ha tomado tan en serio que le afecta personalmente. Después de evitar que el Doctor Octopus acabara con el mundo en el tomo anterior, Spiderman no podía dejar de lamentar la muerte de Marta Plateada, quien fue capturada por Rino y se vio abocada a hundirse con él. Este pequeño hecho prendería la mecha para que Peter tomara una actitud más seria hacia sus enemigos y que aquí se hace evidente al poco de comenzar la lectura. En este tomo, veremos el enfrentamiento definitivo con el Lagarto después de creer haber desarrollado una cura y a Spiderman ejerciendo de profesor de un joven superhéroe al que creó accidentalmente, Alfa.

Durante una pequeña fiesta en el garito de MJ, Peter recibió una oscura noticia por parte de Carlie Cooper y fue que el cadáver de Billy Connors había sido robado. Hilando cabos, Spiderman se lanzaría rabioso a por Morbius hasta que éste le explicó que se trataba de buscar una cura para Curt Connors. Aunque estaba enfadado por sus métodos, Spiderman ejecutó el plan de Morbius y consiguieron volver humano al Lagarto, pero éste todavía no era Connors, sino que mantenía su mente animal. Habiendo bajado la guardia Spiderman, el Lagarto intentaría volver a su forma animal mientras que convertía a los demás miembros de Horizon Labs en lagartos e incitaba a Morbius para sacar su deseo de sangre. Después de capturar a Morbius y evitar que hiciera daño a nadie más, Spiderman volvería al laboratorio encontrándose con muchos transformados en lagarto y a Curt Connors inyectándose de nuevo su suero para evolucionar en un Lagarto superior. Aprovechándose de las dudas que tenía el Lagarto por sus experiencias humanas, Spiderman pondría a prueba un suero de Uatu para poner fin a todo.

Tras esto, Peter Parker presentaría sus partículas Parker a la prensa y los alumnos de Midtown, pero por culpa de Tiberius Stone todo se descontroló y la energía acabó alcanzando a un joven llamado Andrew Maguire, convirtiéndole en el superhéroe Alfa. A diferencia de Spiderman, Alfa no demostró nada de responsabilidad y esto quedó demostrado en varios enfrentamientos, por lo que Peter Parker se vio forzado a un acto cruel, pero necesario y responsable. Más adelante, asistiríamos a unas historias en las que Peter Parker acudiría a varios momentos de su pasado y aventuras que demuestran que Spiderman también tiene días en los que casi todo le sale mal, pero siempre sale adelante y es capaz de enseñar a otros a hacer lo mismo.

Marvel Saga. El Asombroso Spiderman, núm. 37: Sin vuelta atrás. Página de muestra.En general, estamos ante un tomo profundo y divertido por cómo toca varios temas candentes de Spiderman, como es el ocuparse de un joven que le recuerda lo que podría haber sido él sin los valores adecuados y cómo su juramento le ata a la cordura, pero también le vuelve más agresivo con sus enemigos cuando ve cualquier inicio de desmadre, como ocurre al inicio con Morbius. No obstante, no solo tendríamos estos temas como unos de los más atractivos en este recopilatorio, sino que también sabe golpear muy bien al corazón con unos viajes al pasado y un reencuentro que nos dejará con un nudo en la garganta como le ocurre a nuestro protagonista.

En cuanto a los personajes, Spiderman deja patente un buen cambio en sí mismo al principio del tomo por cómo ataca a Morbius o al Lagarto, abandonando ese comportamiento chistoso, humano y menos serio que tanto le caracterizaba. Aquí, cada golpe del personaje saca a relucir una completa rabia hacia sus enemigos por lo que serían capaces de hacer, aunque tampoco olvidaría las palabras de M.J que señalaba que trata de vivir en un mundo idílico, pues esa promesa es una gran carga y algo imposible de cumplir todos los días. Más adelante, Peter Parker se relajaría un poco sobre esta cuestión e intentó tener la mente clara a la hora de enseñar al joven Alfa a usar sus poderes y ser un superhéroe que proteja al mundo porque desea hacerlo y no por querer ser popular. Lo más interesante de la dinámica Alfa-Spiderman es cómo este último acaba cogiendo tirria a Andrew, no por su poder, sino porque es un recuerdo continuo de lo que podría haber sido él si no hubiera muerto el tío Ben y si no hubiera encontrado personas nobles a las que seguir. Es decir, una cuestión de “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, de la cual Andrew pasa nada más recibir sus poderes al verse consumido por la fama y por conseguir todo aquello que no pudo como civil. Todo esto volvería a Alfa arrogante, soberbio y prepotente, convirtiéndole en un peligro real que se ganaría incluso la enemistad con los Vengadores y los Cuatro Fantásticos. Aquí, Alfa es el claro ejemplo que el superhéroe no es aquel que tiene poderes y porta un traje, sino la persona que hay detrás llena de valores positivos y que lucha todos los días por ayudar a los demás sin esperar nada a cambio.

Marvel Saga. El Asombroso Spiderman, núm. 37: Sin vuelta atrás. Página de muestra.Ahora bien, hablando de los antagonistas, Morbius no es realmente un villano en esta historia, ya que tiene buenas intenciones, sino que es una víctima del Lagarto, quien se aprovecha de su necesidad de sangre y su agotamiento para sacarle de control y que recurra a sus instintos primarios, por mucho que se arrepienta y trate de luchar contra ello. Ciertamente, Morbius inspira una gran lástima en esta historia, ya que intentaba curarse y se aprovecharon de él, y encima Spiderman no quiso escuchar ni una palabra de él para explicar sus actos. Por otro lado, el Lagarto se muestra como un villano cruel, frío y maquiavélico que se aprovecha de su situación como humano para crear un nuevo ejército de lagartos mientras intenta perfeccionar su fórmula para volver a ser el animal mejorado que siempre ha deseado ser desde lo más profundo de su ser. Lo que no podía prever este villano es que Connors no había desaparecido totalmente y que su voluntad se mantiene en su mente a la hora de torturar al villano, mostrándole las imágenes de seres queridos en cuanto el Lagarto comienza a pensar que ser humano tampoco puede ser tan malo.

Sobre el ritmo, este tomo recopilatorio consigue enganchar con sus propuestas desde el inicio de sus páginas y ajusta los tiempos a lo que pide la trama, por lo que veremos cómo la historia avanza adecuadamente, sin prisas, pero sin pausas.

Sobre la edición, estamos ante un tomo en tapa dura en la línea de los anteriores Marvel Saga del trepamuros en cuestión de calidad y que añade como extras varias portadas alternativas para el disfrute de los lectores, algunas de ellas homenajeando el cincuenta aniversario del personaje que coincidió con la publicación de estas aventuras.

Marvel Saga. El Asombroso Spiderman, núm. 37: Sin vuelta atrás. Página de muestra.A nivel artístico, Giuseppe Camuncoli nos ofrece un dibujo de corte realista con toques maduros, oscuros e incluso tétricos algunas veces en las viñetas del Lagarto en las alcantarillas o cuando Peter ataca con furia a sus enemigos, aunque el autor también sabe darle un toque vivo a sus dibujos en los momentos que se huye de lo dramático. Fred Van Lente se encarga solo de una página, pero de una manera bellísima con un estilo que recuerda indudablemente a ese toque clásico que tenían los cómics del pasado. Humberto Ramos hace gala de su característico tono cartoon para ilustrarnos una historia más desenfadada que encaja notablemente con la historia de Alfa y su comportamiento, aunque también sabe lucirse en las partes de amenaza y tensión. Lee Garbett demuestra ser muy polifacético, ya que no solo llega a realizar un dibujo actual, efectivo y sentimental, sino que también nos da ciertas páginas que eluden al espíritu clásico de los cómics con Fred Van Lente y un coloreado que lo potencia gracias a Antonio Fabela.

En definitiva, considero que estamos ante un tomo muy disfrutable de Spiderman con unas propuestas muy interesantes y que aporta una mezcla muy bien llevada de dramatismo, acción y comedia.

Puedes adquirir “Marvel Saga. El Asombroso Spiderman, núm. 37: Sin vuelta atrás” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Coleccionismo] Lo que nos trae el mundo del coleccionismo sobre DC

Entrada anterior

[Cine] X-Men: Fénix Oscura se estrena en segunda posición con 33 millones de dólares

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Aquí te das cuenta que Dan Slott tenia grandes ideas, pero al momento de desarrollarlas y darles un buen final el hombre se asustaba e iba o a la seguro y cerraba el Arco de forma terrible.

Dejar un comentario