ArtículosCómicsPanini CómicsReseñas cómics

Ojos Grises

2

Portada de Ojos Grises, por Fernando Llor, Roger Vidal y Àlex Batlle

Fecha de salida: Diciembre de 2016
Guión: Fernando Llor
Dibujo: Roger Vidal, Àlex Batlle (color)
Formato: Libro en tapa dura. 64 páginas.
Precio: 14,00 €

Normalmente en el blog al hablar de talento patrio nos referimos a aquel que ha conseguido entrar en las filas de Marvel o DC y actualmente se encuentran trabajando con los superhéroes al otro lado del charco. Pero para darle algo más de variedad, hemos optado por echarle un vistazo a “Ojos Grises”, cómic publicado por Panini este mes de diciembre y que nos plantea un drama muy humano en la ciudad de Barcelona.

La autoría de este cómic está repartida entre Fernando Llor a los guiones, Roger Vidal al dibujo y termina con Àlex Batlle en el color y el resultado es una historia con toques personales que hablan de los claroscuros de una ciudad que, a principios de los noventa, se vio obligada a mutar para servir de sede para los Juegos Olímpicos de 1992.

Aquí conocemos a Lucho, un chaval de 14 años que es testigo de un brutal crimen cometido por un policía. Desde entonces, deberá plantearse qué puede hacer un crío frente a situaciones así. Lo que más destaca en un cómic que no tiene más de 50 páginas es la magnífica caracterización de sus personajes, un grupo de chavales más preocupados por típicos temas adolescentes (salir con chicas) que por otra cosa pero que se ven obligados a afrontar un grave problema.

Esto está hecho con oficio, sin caer en las caracterizaciones típicas de las historias protagonizadas por críos, cada personaje tiene su propia voz, su propio drama y su propio papel en la historia. Lo mismo se puede decir de los adultos, pese a que estos tienen un papel más secundario. Ambientado en el barrio del Poblenou de Barcelona, se intuye que el realismo es debido a las experiencias personales de Andreu Mitjans, quien se encarga del epílogo y nos relata algunas de las historias que vivió en su adolescencia.

La historia es directa, concisa y sobretodo cruda. No tenemos escenas explícitas pero detrás del grueso de la trama hay unas motivaciones claras que aportan esa necesaria escala de grises para empatizar con personajes con los que, de haber tenido una ejecución más plana, no habríamos empatizado. Alrededor de eso el drama rodea a los adolescentes que intentan evitar que sus vidas se detengan por este tema, la historia de amor que hay está muy bien llevada.

Por otro lado, más allá de la trama principal tenemos un par de subtramas diseñadas para aportar esa capa de realismo de la que se deben acabar beneficiando algún que otro personaje pero que al final quedan como buenos intentos que quitan espacio al drama principal. De hecho, hay una en concreto que afecta personalmente a uno de los críos y su situación en el barrio que al final no acaba afectando en nada y prácticamente se olvida. Entiendo que se trate de proyectar situaciones reales, típicas en en esa década debido a la época de transformación que se estaba viviendo, pero se debería haber integrado mejor con lo que se quiere contar.

Imagen de Ojos Grises, por Fernando Llor, Roger Vidal y Àlex BatlleEn el dibujo, Roger Vidal opta por unos diseños simples, no hay necesidad de complicarse más, pero los escenarios se esfuerzan en recrear el Poblenou, para seguir dando esa sensación de realismo que consigue el guión. Igualmente, esos diseños simples en los personajes hace que en algunos casos, principalmente en los niños, no se puedan distinguir muy bien uno de otro: cara parecida, peinado parecido… similitudes que complican la identificación de cada uno. De todos modos, esto pasa en un par de casos contados y los demás personajes se pueden distinguir tranquilamente.

Normalmente, en las obras de superhéroes, la tarea del colorista es pasada por encima, tanto que a veces ni se le acredita en la portada de la obra, en este caso el papel de Àlex Batlle está más que justificado ya que le da a todo el tomo la atmósfera nostálgica y antigua que los que vivieron los 90 sienten al hablar de la década, no por nada ya han pasado casi veinte años. La paleta de colores que usa es diversa y siempre complementa a la narración pero siempre tiene ese toque “anejo” acorde al dibujo que le sienta de maravilla.

Para acabar, la edición de Panini es más que correcta para un cómic de estas características, encuadernación en tapa dura y un muy interesante artículo final con algunas de las (posibles) influencias para este cómic. Si además le sumas bocetos y portadas alternativas estamos ante unos extras bastante apetecibles por unos escasos 14€.

Alejándose de lo que cubrimos tradicionalmente en el blog, “Ojos Grises” es un drama humano de notable acabado que refuerza el talento patrio. Una interesante obra que interesará a los que quieran leer algo totalmente ajeno a los superhéroes y busquen una buena historia con un gran realismo.

Otras entradas

[Cine] Patty Jenkins habla de las motivaciones de Wonder Woman y describe la guerra a ojos de Diana

Entrada anterior

[Animación] Se especula que otro personaje de Rogue One: Una historia de Star Wars podría aparecer en Star Wars Rebels

Siguiente entrada

2 comentarios

  1. Otra gran reseña, a chequear como diria Freddie Barceloooonaaaaa!!! Saludos argentos.

    1. ¡Muchas gracias!

Dejar un comentario