ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Marvel Deluxe. Patrulla-X: Cisma

5

Portada del tomo Marvel Deluxe. Patrulla-X: Cisma, de Panini Cómics

Edición original: X-Men Schism 1-5 y X-Men: Regenesis USA
Fecha de salida: octubre de 2016
Guión: Jason Aaron y Kieron Gillen
Dibujo: Carlos Pacheco, Frank Cho, Daniel Acuña, Alan Davis, Adam Kubert y Billy Tan
Formato: Libro en tapa dura, 192 páginas
Precio: 18,95 €

Ha llegado el momento de los mutantes. Eso fue lo que debió pensar Marvel cuando programó para finales de 2011 el evento Cisma / Schism. El gemelo de Civil War pero trasladado al Universo Mutante.

Lejos de alcanzar los niveles del famoso evento de 2006, Cisma viene a plantearnos una separación dentro del mundo de los X-Men. Una brecha que se abre colocando como líderes de cada bando a Lobezno y a Cíclope. Dos personajes enfrentados desde hace tiempo pero que en esta ocasión alcanzan su punto de no retorno.

Esta historia llega en un momento de gran debilidad para el Universo Mutante. La caída en picado comenzó con el casi pleno exterminio de la raza mutante por la Bruja Escarlata al acabar con los poderes mutantes de la mayoría de mutantes con su frase “No más mutantes”, no ayudando demasiado la enorme crítica social -gran desprecio y temor de los humanos y mutantes-, que han provocado que los mutantes deban acabar recluidos en la isla Utopía.

En un nuevo intento de los mutantes, movidos por Cíclope, de ganarse la confianza de los humanos, y establecer un tiempo de paz, las aguas vuelven a agitarse con fuerza para acabar provocando una guerra entre humanos y mutantes. Una guerra que realmente es propiciada y orquestada por una gran, y al mismo tiempo bastante joven, mente maestra.

Pero el punto central cómic no es ni el villano ni la guerra a la que se enfrentan los mutantes, si no la separación ocurrida entre los X-Men, que como se puede ver en la portada, acaba llevando a un enfrentamiento entre los dos mayores pesos pesados de los actuales X-Men. Cíclope y Lobezno son la piedra angular de todo este evento. Ellos en sí son el evento. Ambos llevan enfrentados desde tiempos inmemorables. Son compañeros de armas, pero siempre han tenido notables diferencias que han procurado controlar para evitar ir a más. Sin embargo, el vaso tiende acabar rebosando. Una importante discrepancia de opinión en cuestiones éticas en el planteamiento de la situación es la que lleva a que estos personajes saquen lo que llevan tiempo guardándose para sí.

Es este evento el momento que la mayoría de fans de X-Men llevan esperando desde hace tiempo. El punto en que ambos se enfrentan, aunque como antes avanzaba, la historia no alcanza los niveles de acción de Civil War, pues también estamos ante un evento que en esencia se desarrolla únicamente en 5 números -sin contar los tie-ins-. Los cinco números, más el primero de Regénesis, que se recopilan en el tomo Marvel Deluxe. Patrulla-X: Cisma.

La batalla que tiene lugar en estas páginas es más una batalla intelectual y/o dialéctica, que una batalla física para descubrir quién es superior a quién. La diferencia surge al establecer cuál debe ser el papel de los mutantes más jóvenes en los asuntos de los X-Men, es decir, en las peleas que estos libran. Argumentos sólidos veremos por parte de Cíclope, quien opta por colocarlos en primer línea de batalla si es necesario, pero igualmente sólidas son las razones de Lobezno para dejar el trabajo sucio para los mutantes adultos, y dejar a los jóvenes a salvo en Utopía.

Interior del cómic X-Men Schism #4, arte por Alan Davis

Jason Aaron es quien se encarga de escribir esta trama argumental. Una historia que resulta interesante para la lectura, pero que cuando más enganchados nos tiene descubrimos que no vaya alcanzar nuestras altas expectativas. Sólidamente planteada, genial desarrollada y con maravillosos diálogo. Algún punto fleco argumental suelto, pero es normal pues no se puede dejar todo cerrado en cinco números, siendo como digo más bien un problema de posibilidades no explotadas. Pese a todo, la historia trae consigo importantes consecuencias al crear nuevo clímax y status quo para los X-Men, consigue meternos de lleno en la historia e igualmente nos transmite perfectamente los sentimientos de Lobezno y Cíclope, y dejándonos también a nosotros con el dilema de cuál bando elegir. En pocas palabras, se podría haber conseguido más, pero desde una historia bastante recomendable, en especial para los fans de los X-Men.

En el apartado artístico tenemos a un grupo de artistas de primera línea compuesto por Carlos Pacheco, Frank Cho, Daniel Acuña, Alan Davis y Adam Kubert, cada uno para cada número. Esta práctica editorial de juntar varios artistas tiene puntos positivos y negativos. Por un lado, podemos disfrutar del arte de varios artistas en un mismo tomo, pero de la misma forma se rompe fácilmente la continuidad de un cómic a otro con la diferencia de estilos. Los cincos han sido ya objeto de tema en el blog con reseña de otros cómics, y lo cierto es que en estas páginas se mantienen en sus estilos, ofreciendo las mismas carencias y puntos fuertes de cada que se han podido ver en otras ocasiones. No se desmarca ninguno por arriba ni por abajo. A cuestión de gustos, me quedaría con Pacheco, Cho o Davis, y aunque Acuña me gusta, no lo colocaría en eventos como este.

Las mayores críticas sin duda se las lleva el último número, X-Men: Regenesis One-Shot. Un avance de lo que veremos en Regénesis y en que se reparten los principales mutantes entre ambos bandos. Un número escrito por Kieron Gillen y con dibujo de Billy Tan que no consigue despuntar por la tarea de ninguno de los dos. Ritmo lento, algo confuso en determinadas situaciones y un arte poco deslumbrante a nivel de trazo y dibujos de caras. Poco atractivo si no fuese por el reparto de miembros de cada bando.

Interior del cómic X-Men: Regenesis One-Shot, arte por Billy Tan

Concluir diciendo que tras este evento, se produce la separación de la Patrulla-X en dos, y en consecuencia se creados dos colecciones  de cómics. Por un lado Uncanny X-Men se relanzó de nuevo para contar las historias bajo el liderato de Cíclope, mientras que en Lobezno y Los X-Men tenemos a Lobezno al frente de la vieja Escuela de Xavier.

Álvaro Sánchez Cazorla
Fundador de Blog de Superhéroes. Sevillano, bloggero desde 2006, forofo de los superhéroes y las películas de ciencia ficción. Empezó su afición leyendo los clásicos cómics de Spider-Man de Bruguera. Su pasión acabó derivando en el resto de superhéroes y las películas frikis.

Otras entradas

[Cine] Featurette de Rogue One: Una historia de Star Wars centrado en Diego Luna

Entrada anterior

[Series] Promo de The Flash 3×08: Invasion! y featurette Heroes v Aliens: Behind the teams

Siguiente entrada

5 comentarios

  1. mi personaje favorito de los xmen es ciclope, y en los ultimos años han hecho cosas interesantes con el,creo que lo “magnetizaron” pero me gusto su personalidad firme y de ver siempre por su gente

  2. Buena reseña Álvaro, y coincido.
    Es un comic interesante desde el punto de vista del debate ideológico y tiene varias consecuencias, pero realmente podría haber sido mucho mejor.
    Todo se resume en un Ciclope vs Wolverine (y para todo fan mutante vale la pena leerlo).

    El ideal de Cíclope no era tan descabellado, al fin y al cabo fue lo que él, Jean, Iceman, Ángel y Bestia mamaron desde pequeños.
    Era llevar lo que hacía Xavier a un nivel mayor.
    Cíclope quería aislarse en Utopía con todos los mutantes y militarizar la isla. Quería Soldados, se preparaba para una guerra contra quién sea. Y eso implicaba poner a todos los mutantes en el campo de batalla.

    El ideal de Wolverine era el más noble, de echo es lo que la mayoría pensamos, los niños tienen que ser niños y punto, no salir a pelear con super villanos y tomar las responsabilidades de los adultos.
    Pero el tema es que Logan pretendía aislar a los jóvenes de la realidad misma, como si el peligro no existiese (curioso, considerando todas las veces que la escuela fue atacada, y todos los alumnos que murieron).

    Lo más divertido es el reparto de personajes jajaja, algunos eligieron por sus propios principios, otros por simpatía, y otros simplemente porque querían cambiar de aire.

    En lo personal, soy partidario del Team Dani Moonstar ?.
    Ella cuando le preguntaron de que bando era, dijo sencillamente que de ninguno de los dos.
    Por el simple echo de que los dos proponían aislarse del mundo (cada uno a su manera).
    Y eso era exactamente todo lo opuesto al sueño de Xavier.
    Dani no siguió a nadie, ella se fue con sus New Mutants a San Francisco, y siguieron su propio camino.
    Además obtuvo la aprobación tanto de Cíclope (quien en esos años la veía como la futura lider de los X-Men) como de Wolverine, así que técnicamente era neutral.

    1. muy cierto todo lo que escribiste, y eso de que wolverine quería aislarlos de la realidad misma no lo había notado bien antes pero tienes razon

      PD: la verdad tiene mucho de que lo lei ¿quien gana el enfrentamiento?

      1. ? ? ? No recuerdo quién ganó el mano a mano, que mal! Jajaja ? ? ? ?.
        Creo que terminaban empatados, porque aparecía el centinela gigantesco y se tenían que unir para detenerlo (pero no recuerdo si dejaron de pelear solos, o si los separaron Hope y los demás ?)

  3. Buen evento genialmente escrito, como todo lo que toca Jason Aaron. No obstante, el enfrentamiento en sí no resulta del todo creíble por el hecho de que los papeles parecen intercambiados (tradicionalmente habría sido Cíclope el que se negara a hacer pelear a [email protected], como el que fue él mismo, y no Lobezno, que aún con su carácter paternalista con las más jóvenes – Kitty Pryde, Júbilo, Hisako, etc – [email protected] habría animado a pelear incluso), sin embargo, la evolución de Cíclope con los años y el tormento al que parece destinado por la carga de ser el eterno sucesor de Xavier, ayudan a la suspensión de la incredulidad.

    De este evento, además, nacerán dos series absolutamente brutales, en especial Lobezno y los X-Men de Jason Aaron, auténtica obra de culto, sin desmerecer al Equipo Extinción de oGillen, que seguiría haciendo de la relación Cíclope-Emma Frost uno de los aspectos más interesantes para el espectador (y trataría de p*ta madre a Magneto, Tormenta, Magyk o Coloso, aunque quizás no tanto a Namor). Si además has leído los Imposibles X-Force de Remender, toda esta época es una gozada de lectura. Y luego ya vendría la etapa de Bendis, que empezaría de manera sobresaliente y se desinflaría con el tiempo.

Dejar un comentario