ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Rogers-Wilson: Capitán América 74 (3)

9
Portada de Capitan América 74, por Jesus Saiz

 Edición original: Steve Rogers: Captain America 3 y Sam Wilson: Captain America 11 USA
Fecha de salida: Noviembre de 2016
Guión: Nick Spencer
Dibujo: Jesús Saiz, Daniel Acuña
Formato: Comic-Book. 48 páginas
Precio: 3,50 €

Nick Spencer, el actual guionista de los dos Capitanes America, fue uno de los guionistas clave del pasado 2016. Esto se debe a dos motivos. El primero, el más lamentable de los dos, se debe a su giro al convertir al Capitán América en agente de Hydra. Un buen grupo de inclasificables se dedicaron a insultar al guionista incluso antes de poder leer el cómic, incluso deseándole amenazas de muerte. Como decimos, lamentable.

El segundo de ellos es que Spencer ha firmado, en las dos series relativas al Capi, uno de los mejores cómics del pasado año. Con un componente profundamente político, sin abandonar las características propias del cómic de superhéroes, Spencer ha creado dos cabeceras en paralelo donde, de boca de dos de los personajes más queridos de Marvel, crea autocrítica de lo que está ocurriendo en su país, con diálogos y personajes que se clavan en la mente del lector. Unos cómics realmente inteligentes, que han sido de lo mejor de All-New All-Different Marvel Now.

Y aquí estamos, a por el tercer cómic del Steve Rogers. Después de un primero en el que se planteaba el reconocido giro de guión, y un segundo donde se detallaban los pormenores de ese giro, ahora toca continuar la historia y ver si la destacable historia que conocimos en los dos primeros episodios sigue su camino en este o, si una vez revelado el giro, se desinfla irremediablemente. Y recordemos que la cabecera de Sam Wilson entra de lleno en Civil War II, presentándonos la visión particular de Wilson como un Capitán América negro en una Guerra Civil que empieza a tener un fuerte componente social. Todo esto tras el salto.

Vamos primero con la grapa de Steve Rogers, que continúa su meteórico ascenso en cotas de calidad. Toda la serie está cargada de simbolismo, y máxime teniendo en cuenta lo que está pasando en los Estados Unidos de a día de hoy. Si tenemos en cuenta que no es ningún secreto que Spencer guioniza a Cráneo Rojo como si fuera el propio Donald Trump, y que Steve Rogers siempre ha simbolizado al verdadero espíritu del pueblo americano, las revelaciones alcanzadas en este número (en las que no entro por no caer en spoilers) tienen unos matices ante los que el lector no puede hacer otra cosa que aplaudir a Spencer por la osadía.

Sin embargo, de los tres cómics que llevamos hasta el momento, este es, quizás, el más superheroico de todos ellos, lo que no está mal en absoluto. Pasamos de un entorno más de secretismo y reuniones en despachos, a luchar con villanos y revelaciones impredecibles.

Interior de Capitan América 74, por Daniel Acuña

No obstante, quizá he disfrutado más este mes de la colección de Sam Wilson. Spencer se encuentra atrapado entre dos frentes: hacer un tie-in con el evento del momento, Civil War II, y seguir con la trama que viene planteando estos meses atrás, la de la Ameripolicia. El autor logra resolver la difícil papeleta de manera muy elegante, sabiendo cómo guiar a Sam hacia lo que debería decir. De nuevo, la palabra discriminación es increíblemente importante, y aunque Sam no goza del mismo protagonismo que Steve en la primera Guerra Civil, logra hacerse un hueco debido al conflicto que le supone para él precisamente eso, haber sido discriminado en el pasado.

Los dos dibujantes españoles, Jesús Saiz y Daniel Acuña siguen su buena racha. A Saiz ya lo conocemos de meses anteriores, pero Acuña regresa a la colección después de unos cuantos meses ausente. Su estilo es reconocible, limpio y, en lo personal, me resulta precioso. Ahora mismo, se nota el talento español que está poblando la Marvel actual, y como lector, es algo a agradecer.

“Capitán América”, tanto la de Rogers como la de Wilson, siguen siendo dos de las series del momento que deberían gustarle a cualquiera. Cómics inteligentes que no renuncian en absoluto a su esencia pijamera. Una auténtica delicia.

Dani López
Con diez años mi padre me llevó a ver Spider-Man y así hasta ahora. Creo en la capacidad para inspirar de los superhéroes.

Otras entradas

[Cine] Nueva imagen de Logan en vísperas del lanzamiento del trailer final

Entrada anterior

[Cómics] El otro cómic de Marvel del Free Comic Book Day tendrá a Guardianes de la Galaxia y los Defensores

Siguiente entrada

9 comentarios

  1. Gracias por la reseña, dan ganas de entrarle a estas dos colecciones del Capi.

  2. Como puede ser que el falso Trump (Red Skull) este al mismo nivel que el verdadero?. xD
    Fuera bromas, la verdad que Spencer merece unas disculpas de los inadaptados, compre los 2 primeros y la verdad que me encantaron; es uno de los casos en que no hay que hablar antes de tiempo.

    1. lo peor es que la mayoría de los que se quejan ni siquiera los compran, solo es quejarse por quejarse

  3. Ambas series son ways. Vas a empezar a flipar con la de Steve a partir del 5.

    Mega fan del Cráneo Trump jaja

  4. No quiero empezar ningún debate político ni nada por el estilo, pero me parece lamentable la comparación que hace Spencer entre Trump y Cráneo Rojo, más que una osadía se me hace completar una agenda política, ya que Nick es un declarado SJW.
    Una vez más quiero aclarar que no es para armar una discusión, simplemente una opinión y hasta digo que Donald me parece una persona nefasta y miedo me dá lo que pueda hacer (hasta ahora lo único positivo que dijo fue sobre apostar por el trabajo estadounidense) pero tampoco soporto la hipocresía de poner a Hillary o a Obama en un pedestal, cuando ambos son cerdos de guerra y corruptos hasta la médula. No es nada nuevo el tema de la parcialidad política en Marvel, son orgullosos fanáticos demócratas, pero su liberalismo cada vez más fuerte me molesta.
    Tampoco pienso denigrar completamente el trabajo de Nick ya que me dejó un buen sabor de boca con Superior Foes, y ya me pondré con su Ant-Man y sus Capitanes América, pero era algo que necesitaba decir (obviamente con respeto y sin buscar agredir).

    1. solo hay que darle un repaso a los primeros volumenes de los personajes que la propaganda anticomunista es extrema… es dificil encontrar un comic de este tipo que te trate de vender la vision de ambos lados, siempre el guionista toma partido y plasma lo que cree, siempre todo parece formar parte de una agenda o tratan de vender lo que esta de moda… ellos siempre se han montado enemigos y es lo que te venden, primero los nazis, luego los rusos, después los chinos, le siguieron los arabes y así sucesivamente y hoy en día su propio enemigo esta en casa…

      una de las cosas que siempre me molesto de la película de los vengadores es el discurso de Black Widow cuando esta con Loki, como se supone que alguien deja de ser Rusa?, dejar de trabajar para su gobierno es una cosa pero eso no la convierte en norteamericana o hace que deje de ser Rusa… debo creer que se le hacia incomodo vender una rusa como heroina en su pais? la verdad es que me parece curioso…

    2. La palabra “agenda” parece estar de moda hoy en día… Siento disentir. Yo de un cómic del Capitán América quiero y espero que tenga un cierto contenido político, porque siempre ha sido la herramienta de la propia Marvel para dar a conocer su postura política, ya sea el caso Watergate (El Imperio Secreto), la Guerra de Irak (The Ultimates), la condena al contenido racista de los cómics de los 50 (William Burnside), etc… Me parece que es la mejor manera de que funcione el personaje, en vez de enviándolo a dimensiones paralelas o haciendo que envejezca o chorradas así.

      ¿Cuál es la diferencia entre este ejemplo y los que acabo de citar? Pues que Marvel, en el pasado, no era el gigante del entretenimiento que es a día de hoy, y por ende, sus cómics podían ser más políticamente incorrectos. Por eso aplaudo la valentía de hacer este movimiento en este preciso instante.

      De todas maneras, no me parece que Marvel esté “aplaudiendo” a Obama y Hillary. De hecho, no hay que leer muy entre líneas para saber que “El Soldado de Invierno” (la película) es una crítica bestial al caso de la NSA y Wikileaks, y cómo fue la intervención de las fuerzas gubernamentales de los EEUU. Así que no, tampoco creo que se les aplauda, aunque, todo sea dicho, independientemente de que estemos hablando de el típico caso de “Malo o peor”, en este caso concreto, lo que ha acabado resultando no es solo “peor”, sino catastrófico, y por eso creo que se debe dedicar un esfuerzo especial.

      1. Estoy de acuerdo en que un cómic del Cap siempre tendrá carga política, pero era algo que tenía que decir y pienso que hasta cierto punto tienes razón, Dani, pero la exposición de “ser abierto de mente” de la Marvel contemporánea no me gusta (y eso que en este tipo de cuestiones no me considero cerrado).
        Son algunas cosas que me alejan del cómic y es que no he leído mucho del Super Soldado, pero les prometo que en un par de meses ya me lo leeré y daré una opinión más seria; ahora no puedo porque estoy tapado de otras lecturas.

    3. Te diría que lo leas, pero vamos…el Capi siempre ha tenido carga política. Si lo quieres con un guionista de derechas mira la etapa de Remender.

Dejar un comentario