ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Supergirl núm. 3

1

Portada de Supergirl núm. 3 de DC Comics publicado por ECC Ediciones

 Edición original: Supergirl núms. 18 a 21 USA
Fecha de salida: Diciembre de 2013
Guión: Frank Hannah, Michael Alan Nelson, Mike Johnson
Dibujo: Mahmud A. Asrar, Diogenes Neves, Robson Rocha
Formato: Tomo rústica, 96 páginas
Precio: 8,95 €

Los acontemientos transcurridos durante el evento que juntó por primera vez en una misma historia del Nuevo Universo DC a Superman, Supergirl y Superboy, han dejado consecuencias en todos los miembros de la Casa de El. La más tocada ha sido Kara, que se dejó engañar por el misterioso y maquiavélico H’El con la esperanza de que fuera cierta su promesa de hacer que Krypton regresara a la vida. Sin embargo, Supergirl tomó la mejor decisión para todos, aunque ello acabara con su sueño y un envenenamiento por kryptonita que casi la mata y del que aún no se ha recuperado.

Kara Zor-El, Supergirl, sigue afectada desde entonces a todos los niveles y para intentar curar al menos las consecuencias físicas de su encuentro con H’El, se ha puesto en manos de la Dra. Veritas para así intentar encontrar un remedio a su envenenamiento.

Con ese objetivo como punto de partida, los autores nos vuelven a sumergir en la compleja psyque de un personaje que por motivos más que evidentes no ha podido acostumbrarse aún a su nueva vida en la Tierra, llena de personajes hostiles que parece que solo intentan hacerle daño o aprovecharse de ella. Kara es una adolescente perdida en un mundo que no es el suyo y ese es un terreno muy interesante que explorar, sobre todo cuando en esta misma Tierra existe alguien que ya ha pasado exactamente por eso mismo: ella misma. Y por descabellado que suene, encontrarse otra versión de sí misma va a servir para abrir los ojos de la kryptoniana, que buena falta le va a hacer con la irrupción de Lex Luthor para ponerla a prueba desde las sombras y un mal no demasiado lejano que se presentará más adelante.

Supergirl #19

“La Llegada de H’El”, pese a su floja conclusión, aportó un interesante abanico de posibilidades para los kryptonianos de la Tierra. A Kara le ha dejado un envenenamiento por kryptonita y un corazón roto que hará que desconfíe aún más de la gente, sin dejar atrás las ganas de volver a un hogar que ya no existe, aunque ella siga deseando que eso no sea más que un mal sueño.

Supergirl #19Sin dejarle ni un segundo para respirar, el equipo creativo de la colección, variadito como pocos, no deja de poner piedras en el camino de la prima de Superman, y aunque desde su llegada a esta Tierra lo había estado evitando, la Supergirl de Tierra 2 decide mostrarse finalmente ante su contrapartida más joven. De esta forma, y por primera vez en el Nuevo Universo DC, Supergirl y la ahora llamada Power Girl cruzan sus caminos para ayudarse mutuamente.

El encuentro entre ambas heroinas, mismo personaje procediente de dos Tierras paralelas es a todas luces maravilloso, aunque cansa el comportamiento obsesivo e intransigente del Santuario. La química entre las dos versiones de Kara, como si de una pareja de hermanas de diferente edad se tratara, es sencillamente genial, y ojalá vuelva a explorarse más adelante en un nuevo cruce entre las dos kryptonianas que profundice más en esa posible relación fraternal de la que aquí solo hemos visto la superficie.

Y mientras la historia se desenvuelve entre la frustración de la kryptoniana por no encontrar su sitio en el mundo y los planes de un encarcelado Lex Luthor que desde la sombra ha despertado su interés por la joven, a los lápices tenemos a Mahmud A. Asrar hasta el número 20, dejando una vez más su sello característico en el personaje. Este número supuso la marcha del dibujante de la colección tras una veintena de meses (más el de los números cero) al frente del arte, cuyo estilo es dinámico en las batallas y siempre muy expresivo, además de saber reflejar la enorme fuerza o la fragilidad de Supergirl según convenga. Y por supuesto, su belleza.

Supergirl #19En el último número del tomo, el 21, toman el relevo Diogenes Neves y Robson Rocha, que si bien no lo hacen mal, no llegan a estar a la altura del ya ausente Asrar, y eso se nota en algunas viñetas en las que el estilo que intenta mantenerse se desvanece. Pese a eso, hay que reconocer que el aspecto del villano que aparece en la última página -aunque Kara aún no sepa quién es-, luce genial.

Hablando del último número del tomo, aunque dejando a un lado el guión y el dibujo, la editorial ha optado en esta ocasión por acortar la extensión del mismo a cuatro números, imaginamos que para hacer coincidir lo que viene después con el evento “Maldad Eterna”. Si bien no es un problema realmente porque tras estos cuatro números han editado muy pronto lo siguientes tres en un cuarto tomo (que intentaremos reseñar próximamente), el precio de esos siete números editados en dos tomos se encarece respecto a lo que hubiera costado conjuntamente. Como digo, probablemente se deba a una decisión para coordinar su número del mes de los villanos con el resto de títulos. No obstante, otra solución hubiera pasado por esperar para editar este tercer tomo un par de meses.

Supergirl #21

Decisiones editoriales a parte, “Supergirl” #3 continúa tratando el drama de una hija perdida de Krypton que, a diferencia de su primo, no se ha criado en un planeta Tierra que lo ha acogido con los brazos abiertos como su salvador. Esa sensación de no encajar en ningúna parte y de ser siempre una extraña que solo quiere estar tranquila hace que sea fácil empatizar con el personaje y desear que por una vez las cosas le salgan bien.

Además, Supergirl es uno de esos personajes que tienen una ventaja y un inconveniente intrínsecos a su esencia al volar bajo la sombra de alguien tan grande como Superman, en todos los sentidos, y los guionistas han conseguido darle un aire propio así como un variado grupo de secundarios con los que interactuar, aparición estelar de Power Girl a parte. Si a eso le sumamos el notable apartado artístico y el toque de humor en las relaciones entre los personajes, la recomendación está clara: “Supergirl” ofrece una lectura amena, que se aleja de los sospechosos habituales sin olvidarse de la S que lleva en el pecho y que ha sabido ganarse un lugar propio en este reinicio al darnos una versión de Kara Zor-El más que digna e interesante.

Javi Garcia

Otras entradas

[Cine] Primer clip de Guardianes de la Galaxia y nueva escena extendida entre Gamora y Nébula

Entrada anterior

[Series] Nick Fury podría aparecer de nuevo en un episodio de Agentes de S.H.I.E.L.D. antes de finalizar la temporada

Siguiente entrada

1 comentario

  1. Excelente esta serie !

Dejar un comentario