ArtículosCómicsEdiciones BReseñas cómics

[Reseñas] Superlópez: El trastero infinito

4

Portada del cómic Magos del Humor nº 177: Superlópez: Gran auténtico vidente curandero

Edición original: Magos del Humor nº 181: Superlópez: El trastero infinito
Fecha de salida: Enero de 2017
Guión y dibujo: Jan
Formato: Tomo cartoné, 48 páginas
Precio: 12,90 €

Uno de los avances más significativos de la humanidad en las últimas décadas y que ahora goza de un protagonismo casi absoluto en toda la sociedad es Internet. La red de redes nos permite comunicarnos instantáneamente con personas que están al otro lado del mundo, compartir fotografías y vídeos desde cualquier lugar o acceder a todo el conocimiento de la humanidad con un par de clics. Pero la creciente dependencia de las redes sociales, la ausencia de privacidad en muchos ámbitos y otras características de esta poderosa herramienta ha hecho que se planteen numerosos debates en torno al uso y al control de Internet. Al fin y al cabo, “quien controle la red de redes será el rey del mundo”.

Imaginad por un momento que en otro mundo, otro lugar, ya han pasado por todo esto y necesitan ir más allá. Necesitan más redes para ampliar su red, valga la redundancia. Y nos dejan sin Internet. ¿Qué pasaría en el mundo si, de repente, todo Internet cayera? ¿Manifestaciones? ¿Caos absoluto? ¿O sería algo recibido con buenos ojos? Esa es la pregunta que ha querido responder Jan con la última entrega del héroe ibérico por excelencia, “Superlópez: El trastero infinito”. Y lo lleva hasta las últimas consecuencias, mostrándonos cómo cree que iría todo si nos roban Internet en el mundo, qué es lo que haría falta para que Juan López se ponga las mallas y vaya al rescate, y por qué una raza extraterrestre necesita robar Internet de otros planetas.

Jugando con la metáfora de los trasteros como lo que podría ser un fiel reflejo de los discos duros de cada uno de nuestros ordenadores (de ahí que se pueda viajar de uno a otro, con más o menos gracia al hacerlo), Jan teje una historia sencilla pero repleta de quejas hacia el devenir de la sociedad tecnodependiente actual, en la que prácticamente todos colaboramos de una forma u otra. Pero no os preocupéis, que hay solución. ¿O no?

Con su habitual toque de humor, Jan le saca punta a un tema de actualidad y pone sobre la mesa un problema de dependencia que cada vez es mayor. Todo en exceso es malo e incluso cuando estamos ante una herramienta tan poderosa y útil parece que a veces se nos olvida que el mundo está ahí fuera y no solo detrás de una pantalla. Pero Jan lo lleva al extremo, lo ridiculiza de forma muy reconocible (seguro que todos hemos visto situaciones como las que presenta, con parejas que no se hablan más que por el móvil pese a estar delante o gente que no se conoce pese a tenerse agregada a las redes sociales).

Página de Superlópez. El trastero infinitoLa historia en la que se enmarca toda esta crítica es sencilla y básicamente nos presenta una especie de invasión que no es tal cuyo único fin real es el de robarnos Internet. Al principio no sabemos por qué (ni lo vamos a revelar aquí, porque es la guinda del pastel de la crítica que hace el tebeo), pero sí podemos decir que Escariano Avieso está metido en el ajo hasta el fondo. Qué raro, ¿verdad?

La única forma de resolver el conflicto es destruir las antenas que se están colocando y acabar con los ladrones intergalácticos para que la situación se solucione y el mundo pueda seguir girando con su conexión de banda ancha. La sorpresa final, con bofetada de realidad incluida, debería servirnos para reflexionar sobre el uso que hacemos de nuestro tiempo y el camino que estamos tomando como sociedad. La intención de Jan está clara, entretenernos un rato y hacernos pensar un poco, consiguiendo ambas cosas en su línea habitual y sin grandes cambios respecto a álbumes anteriores. Ya se sabe, si no está roto no lo arregles.

Los tintes de crítica social y el humor son dos de los sellos característicos de las aventuras del personaje y aunque se ha optado por un enfoque clásico para la historia, sin complicaciones en este aspecto, el conjunto funciona bien y los dardos son certeros. De hecho, seguramente toquen mucho más de lleno a los lectores potenciales del tebeo que, por ejemplo, los lanzados para los que creen en videntes y curanderos timadores.

La oportunidad de ver como Superlópez se enfrenta a uno de los problemas más actuales mientras Jan se divierte creando un caos global con el que parodia nuestra realidad es algo digno de leer. Como digo, la historia en sí es sencilla, pero está bien planteada y el humor bien dosificado. El tebeo es muy disfrutable y, lo más importante, no termina dejándonos la sensación de que el viaje no ha servido para nada. Una vez más, como en tantos otros tebeos de Superlópez, la lección queda clara y en nuestras manos está hacer algo con lo aprendido o no. Pero de que el viaje ha merecido la pena, por el contenido y la forma de contarlo, no hay duda.

Javi Garcia

[Series] Nuevo tráiler de la serie Marvel’s Iron Fist en inglés y castellano

Entrada anterior

[Videojuegos] Casi un cuarto de hora de vídeo de Injustice 2 con Black Canary en acción

Siguiente entrada

También te puede interesar

4 comentarios

  1. Muy bueno, creo que hubiese sido muy interesante hacerlo en dos tomos y desarrollar la historia un poco más, tengo la sensación de que a Jan (o por lo menos a mí desde luego) se le quedaron cortas las 48 páginas, el desenlace sucede demasiado rápido, bueno, eso o quizás se deba a las ganas que tenía el super de volver a ver el partido de futbol, en fin, ya se sabe que la vida de un héroe es complicada, como el propio superlópez dice “todo sea por la humanidad y por volver a ver el futbol”. Desde luego la crítica que hace Jan a la sociedad actual es muy certera e interesante y la historia muy disfrutable (y corta, joer y corta que me quedé con ganas de más)

    1. Es verdad que se hace corto y el final llega de sopetón, pero no sé si le quedaba mucho más que contar. Supongo que nunca lo sabremos 😛

  2. Gracias por la reseña.
    Hace tiempo que no se publica cosas de él, pero me gustaría preguntar si en el blog cabe Paf-Man, quizas una “retro-reseña”.
    No sé, a lo mejor es demasiado cutre salchichero.

    1. No es que sea cutre, es que no tengo cómics suyos y como dices hace varios años que no se publica nada.

Dejar un comentario

Más en Artículos