ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Tony Stark: Iron Man, núm. 8

0
Portada de Tony Stark: Iron Man, núm. 8

Edición original: Tony Stark: Iron Man, vol. 1, núms. 12 y 13 USA
Fecha de salida: Octubre de 2019.
Guión: Gail Simone.
Dibujo: Paolo Villanelli.
Formato: Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 4,00 €

Después de todos los problemas que ha tenido Tony Stark por culpa de la rebelión de Placa Madre en eScape, lo único que le apetece a nuestro protagonista es descansar y seguir inventando todo lo que pueda hacer el bien para los demás -o para él mismo-, pero lo que no sabía es que el elfo Oscuro Malekith iba a prender la mecha de la Guerra de los Reinos para conquistar el último reino libre, la Tierra. En este número, veremos a Malekith mandando al temible Sadurang contra el vengador dorado mientras Tony sigue todavía lidiando mentalmente con la revelación que dijo Placa Madre hace unos días.

La historia de este mes arrancaría con el elfo oscuro Malekith manipulando al dragón Sadurang para que ataque a Tony Stark en Midgard y se lleve todo su oro, oferta que el mítico dragón no puede rechazar. Mientras tanto, Tony Stark estaba trabajando en un invento para controlar a Hulk en sus momentos de más ira, pero acaba saliendo mal y Rhodey ve a través de las intenciones de Tony, lo ha construido para él mismo. Después de tomarse un descanso y ponerse la corona para evitar tomar alcohol, Iron Man intentaría relajarse, pero Sadurang irrumpió en Stark Ilimitado causando muertos y clamando que aparezca el caballero Stark. Por suerte, Tony llegó a tiempo y luchó contra él hasta que Sadurang pidió una ligera tregua al saber que derrotó a Fing Fang Foom. Poco después, Tony se daría cuenta de que el dragón ha afectado a su ciencia y le ha dado un toque mágico, por lo que decide usarlo contra su enemigo cuando ataca Wall Street. No obstante, Tony Stark tendría que pensar en un brillante plan para poder usar una armadura y que el dragón no la afecte y así pueda dejarlo inconsciente cuanto antes.

Tony Stark: Iron Man, núm. 8. Página de muestra.En general, estamos ante una historia entretenida de espadas y brujería traída a la actualidad con la tecnología que tenemos. Esto es, poder ver un enfrentamiento entre el hombre de hierro y un dragón sacado propiamente de la fantasía más pura -con ciertas reminiscencias a Smaug, del Hobbit-. Aunque este tie-in se sitúa antes del primer número de la Guerra de los Reinos, y por tanto no vemos los efectos de Malekith el maldito en la ciudad, pero sí sus primeros intentos, que es quitarse a Iron Man de en medio cuanto antes. En sí, no es una historia revolucionadora ni que se centre en el desarrollo del personaje y sus reflexiones como sí hemos podido ver en los tie-in de Veneno, pero no podemos negar que tanto la idea como su desarrollo es tremendamente divertido y casi podría sentirse como el sueño que ha podido tener algún fan hecho realidad. ¿Quién no ha querido ver nunca a Iron Man enfrentarse a un dragón? ¿O un dragón mágico?

En cuanto a los personajes, Iron Man todavía sigue confuso por su batalla con Placa Madre e intenta dirigir todos sus pensamientos a hacer inventos, entre ellos, una corona que pueda ayudar a controlar pensamientos -lo que le ayudaría con su alcoholismo-. Aunque este tema tan interesante queda pendiente para más adelante, también vemos otras facetas de Tony Stark como es lanzarse al peligro a toda costa, incluso si no controla sus nuevos poderes y aunque no sean suficientes para poner en jaque a un dragón que ha cometido grandes hazañas. No obstante, el mejor punto del personaje vendría en la recta final cuando hace uso de su inteligencia y nos brinda un recuerdo nostálgico que saca a la luz el punto más débil del dragón y del que Iron Man y sus compañeros se pueden aprovechar. Por otro lado, Malekith tiene un papel limitado en este número, pues solo utiliza el engaño y la manipulación para hacer que el codicioso dragón Sadurang vea a Iron Man como un enemigo a abatir. Como villano principal, Sadurang es bastante atractivo y es inevitable que nos recuerde a otros poderosos dragones de la literatura fantástica y lo mejor que tiene este personaje es que Gail Simone sabe muy bien cómo aprovechar al dragón para que capte nuestra atención durante los dos números americanos que dura. Finalmente, cabe destacar el rol de Rhodey por cómo sabe ver a través de las acciones de su amigo y sentir cómo de derrotado está, no dejándole a su vez cometer más locuras de las necesarias.

Tony Stark: Iron Man, núm. 8. Página de muestra.Sobre el ritmo, Gail Simone repite un poco la estructura en los dos números americanos, pero, gracias al dinamismo de los hechos y cómo desarrolla las ideas, nos encontramos ante un número que no se hace pesado en ningún momento.

A nivel artístico, Paolo Villanelli no llega al nivel que hemos podido ver con Valerio Schiti, pero nos deja unas páginas realmente impresionantes en las que el detalle y la fuerza se transmiten tan fuerte como en una tormenta. Respecto al diseño de las armaduras, un aspecto importante de la colección, podemos decir que Villanelli nos ha encandilado en sus nuevos diseños e incluso en aquel tan mítico que ha traído de vuelta. Ahora bien, los personajes están bien tratados visualmente hablando, por lo que, en líneas generales, podemos decir que estamos ante un cómic notable en lo que a lo visual se refiere.

En definitiva, considero que estamos ante un número tie-in tremendamente divertido, aunque su conexión con la Guerra de los Reinos es más bien una excusa para poder ofrecer un choque de titanes que brilla como él solo.

Puedes adquirir “Tony Stark: Iron Man, núm. 8” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Cine] El director Mike Flanagan se reunió con Warner Bros. para hacer una película de DC

Entrada anterior

[Cine] Black Widow recibirá el primero de dos cómics precuela en enero

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario