ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Veneno, núm. 12

0
Portada de Veneno, núm. 12

Edición original: Venom, vol. 4, núm. 15 USA
Fecha de salida: Octubre de 2019.
Guión: Cullen Bunn.
Dibujo: Iban Coello con Alberto Alburquerque y Roberto Poggi.
Formato: Grapa, 24 págs. A color.
Precio: 2,20 €

La Guerra de los Reinos continúa y la masacre cometida hacia los ciudadanos de la Tierra parece imparable, pero los Vengadores y los demás héroes de Marvel no están solos, pues Eddie Brock ha recibido un regalo de una bruja de Malekith para convertirlo en un arma. Sin embargo, el plan de la villana no funcionó demasiado bien y Eddie utilizó su nuevo traje para luchar contra el crimen, acabar con las bestias y mantener a su hijo Dylan a salvo de cualquier amenaza. Mientras nuestro protagonista reflexionaba y daba todo de sí, la bruja le entregó otra piedra a Jack O’Lantern para que luchara contra el guerrero que fue conocido como Veneno. En vista de su ígneo poder, el traje de Eddie se vio forzado a evolucionar para darle una nueva oportunidad y que su enemigo no quemara la ciudad y a todos los que allí están. En este número veremos a Eddie Brock cometer un plan arriesgado y bien pensado para poner fin a los intentos de asesinato de Jack O’ Lantern.

La historia de este duodécimo número recopilatorio arrancaría con Eddie Brock frustrado por los viles métodos de Jack O’Lantern e intentando luchar contra él, a pesar de su miedo inherente al fuego. Por si eso no fuera poco, unos duendes de fuego de Sindr le atacaron en un callejón y Edward se vio obligado a buscar una mejor fuente de motivación: proteger a su hijo y comprender que su rabia iba por sus propias acciones. Aunque gracias a ello se quitó un gran peso de encima, todavía le quedaba un enemigo por abatir y Eddie comprendió que no podía seguir el juego de Jack O’Lantern y debía actuar de una manera que no se esperaran, de una manera impropia del “arma” en la que le quisieron convertir.

Veneno, núm. 12. Página de muestra.En general, estamos ante un número tie-in que se resuelve de manera grata y satisfactoria a la par que deja un buen desarrollo de Eddie Brock gracias al trato que hizo con la bruja de las filas de Malekith. Si bien es cierto que muchos eventos generan tie-ins insulsos y totalmente irrelevantes para los personajes alejados de la trama principal, en este caso Cullen Bunn ha hecho un gran trabajo a la hora de retomar una desafiante rivalidad en un entorno que es más hostil que nunca para nuestro protagonista. Las batallas contra Jack O’ Lantern y los duendes de fuego han estado muy bien pensadas e incluso se sienten como un punto necesario que Eddie debe afrontar para acabar con sus antiguos miedos y sacar la fuerza para proteger lo que más le importa. No obstante, y pese a que en líneas generales estamos ante un cómic entretenido que sacia nuestro gusto por la colección, solo podemos mencionar como punto negativo que el guionista no haya aprovechado estos números para darle algún pequeño giro a Dylan, aunque entendemos que esa tarea va más dirigida para Cates.

En cuanto a los personajes, Eddie Brock sorprende por cómo entiende por qué la rabia era su fuente de poder y que hay una más fuerte que la de victimizarse por todo lo que le ha ocurrido desde que era niño, y es el sentimiento de protección, de ser un héroe para Dylan y los demás. Por ello, no es de extrañar que su decisión final sea, en definitiva, soportar con los demás su tarea y darles algo que les haga estar seguros. Jack O’ Lantern tiene algún que otro momento llamativo, pero, lamentablemente, ni siquiera en la derrota consigue dejarnos algo para el recuerdo, dando así a entender que ha sido un villano de turno más, el cual solo era más relevante por llevar a otros límites a Eddie y hacerle luchar contra el fuego. Por último, Dylan tiene una presencia muy corta en este número, aunque está presente en muchos de los pensamientos de Eddie. Por un lado, es entendible que Bunn no haya querido inmiscuir más de la cuenta al pequeño Brock, pero relegarle a esa posición durante mucho tiempo puede que no sea del todo beneficioso para él. Esperemos que Cates le acabe dando grandes momentos que le hagan un secundario necesario y genial.

Veneno, núm. 12. Página de muestra.Respecto al ritmo del tebeo, nos encontramos con una obra que sabe dar los pasos adecuados para no perder el interés del lector durante el desarrollo del mismo, entregando tanto un poco de acción como de reflexión del personaje sobre esta Guerra de los Reinos que está viviendo y haciendo mella en él.

A nivel artístico, Iban Coello mantiene unos muy buenos trazos en la mayor parte del cómic, dando lugar a viñetas la mar de espectaculares y otras en las que los ojos de los personajes lo dicen todo de la situación. No obstante, y aunque las batallas superheroicas y algunos diseños los dirige de manera airosa, las páginas finales parecen mostrar un dibujante cansado que ha dado todo en las páginas anteriores y que se ha quedado sin muchas fuerzas para el final, puesto que los rostros y algunas posturas de las últimas páginas son muy mejorables teniendo en cuenta lo que nos ha demostrado en la mayor parte del cómic.

En definitiva, considero que este número de Veneno juega muy bien las cartas que tiene disponibles dentro del evento con el que se relaciona y nos demuestra una vez más que un tie-in no tiene por qué ser necesariamente malo si se le dedica un especial mimo al personaje protagonista y que lo que viva le deje una pequeña marca.

Puedes adquirir “Veneno, núm. 12” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Videojuegos] Nuevos detalles de BD-1, el droide de Cal Kestis en Star Wars Jedi: Fallen Order

Entrada anterior

[Series] David Ramsey anuncia que la temporada final de Arrow abordará los comentarios sobre Green Lantern

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario