ArtículosCómicsMarvel ComicsPanini CómicsReseñas cómics

Veneno, núm. 16

0
Portada de Veneno, núm. 16

Edición original: Venom, vol. 4, núms. 18 y 19 USA.
Fecha de salida: Febrero de 2020.
Guión: Donny Cates.
Dibujo: Iban Coello .
Formato: Grapa, 48 págs. A color.
Precio: 5,00 €

Mientras Eddie Brock y el simbionte Veneno se encargaban de los simbiontes de Matanza en la colección principal, en el número anterior pudimos ver cómo el Hacedor consiguió completar su máquina para remover el códex y quiso utilizar a Normie cuanto antes como sujeto de pruebas, pero Dylan se mostró contrario hasta que llegaran Veneno y Spiderman. En ese momento, los simbiontes-matanza de la Fundación Vida irrumpieron en el edificio y los chicos se refugiaron a toda velocidad en una habitación mientras Reed usaba sus mejores armas. No obstante, cuando los simbiontes empezaron a entrar en la habitación, el simbionte Durmiente apareció para salvar la situación y prestar su ayuda al hijo de Eddie Brock.

La historia daría comienzo con Durmiente contándole a Dylan la historia de su viaje al Planeta de Simbiontes y su urgencia por volver. Al intentar unirse a él para poder luchar juntos, el Hacedor le disparó para dejar al simbionte atontado en una cápsula y luego torturar a los sujetos mientras les quita el códex. Al saber que iba a matar a los rehenes, Dylan usó las armas para liberar a los simbiontes-matanza y huir de allí, pero éstos se fusionaron con el Hacedor. Ambos corrieron de allí hasta que Spiderman y algunos Vengadores los encontraron. Aprovechando que lo tenían controlado, Dylan volvió para sacar a Durmiente y fusionarse, pero el simbionte se alejó de él asustado cuando lo tocó. Queriendo ayudar de todos modos, Dylan agarró a Durmiente en forma de Lobo y se unió a la lucha con los Vengadores.

Veneno, núm. 16. Página de muestra.En general, estamos ante un cómic bastante interesante que mejora mucho del primer cuarto en adelante cuando el Hacedor se convierte en un enemigo a abatir. Además, no solo tenemos una gran dosis de acción a partir de ahí, sino que gracias a la inclusión de Durmiente y algunas dinámicas vemos algunos misterios que estamos deseosos de descubrir y ver por qué Dylan es tan especial que no puede fusionarse con un simbionte. Por otro lado, hablando de algunos detalles de la trama sin entrar en muchos spoilers, nos ha encantado ver cómo todos los simbiontes-matanza de la Fundación vida se fusionaban con el Hacedor y lo convierten en un villano realmente temible y capaz de dar miedo, aunque es una lástima que no nos haya dado una pequeña pista más de lo que es Dylan al poder acceder a los recuerdos de su huésped. Y por otro, nos ha enamorado ver tanto como Dylan llevaba las riendas de Durmiente como la última forma de éste al final del número.

En cuanto a los personajes, Dylan se muestra muy valiente y con grandes valores en este número, pero a la hora de elaborar planes es un personaje realmente necio que realmente solo se complica la situación aún más de lo que ya está -aunque se lo perdonamos al ser todavía un niño/adolescente y por el razonamiento tan bobo que ha usado-. Sin embargo, hay algo en él que nos llama mucho la atención y es aquello que lo hace especial y que veremos desarrollarse a largo plazo. Aunque Durmiente no consigue fusionarse y tomar a Dylan como huésped, el simbionte demuestra ser un personaje realmente útil en solitario, sobre todo cuando lo demuestra en su forma de lobo. Por otro lado, El Hacedor demuestra tener pocos escrúpulos aunque tenga el mismo objetivo que los héroes al querer eliminar los códex. Eso sí, darle un rol como villano controlado por simbiontes-matanza ha sido muy eficaz y ha dado una buena guerra en el número.

Veneno, núm. 16. Página de muestra.Sobre el ritmo, Donny Cates busca un cierto equilibrio entre la acción y el desenfreno junto con la calma, la reflexión y el misterio que implica la relación entre Dylan y Durmiente.

A nivel artístico, Iban Coello nos ha dejado dos números fantásticos con un gran diseño y una espectacularidad digna de elogio y que personalmente me ha sorprendido -ya que algunas veces el dibujante me ha disgustado por algunos elementos como las expresiones faciales, que considero muy importantes para que el lector consiga la inmersión-. Sin duda alguna, este número es una delicia visual que encantará a todos los fans de Veneno, aunque no estén otros favoritos como Ryan Stegman.

En definitiva, considero que estamos ante un número palomitero y con un par de piezas clave que definirán una parte del futuro lejano de Veneno.

Puedes adquirir “Veneno, núm. 16” aquí.

Aisling Clarke
Aficionada a las historias en todos sus formatos. Empecé a jugar a videojuegos a los seis años. Escribo novelas fantásticas en mi tiempo libre. Maestra de Primaria.

Otras entradas

[Cine] John Krasinski se interesa nuevamente por Mr. Fantástico y abierto a dirigir una película de Marvel Studios

Entrada anterior

[Series] Nuevas imágenes de Randall Park y Teyonah Parris en el set de WandaVision

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario