ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Y, el último hombre núm. 1, 2 y 3

9

Y, el último hombre núm 1: Sin hombres

Edición original: Y: The last man
Guión: Brian K. Vaughan
Dibujo: Pia Guerra, José Marzán Jr.
Formato: Tomos rústica

De vez en cuando, entre la enorme cantidad de cómics que llegan al público, a veces saturado de un mismo genero o incluso personaje, aparecen verdaderas joyas que encumbran al cómic hasta lo más alto, demostrando porque se le ha bautizado como el noveno arte.

Una de las obras que mejor representa todo esto y además muy contemporánea es “Y, el último hombre”, actualmente en estado de publicación por ECC Ediciones aunque no es la primera vez que aterriza en España.

La premisa de la obra nos situa en un contexto en el que un día aparentemente normal, todos los hombres del mundo mueren al unísono. Y cuando decimos hombres, nos referimos únicamente al género masculino. Así pues, sin un solo ser con cromosoma Y (porque en realidad, no solo afecta a los humanos sino a toda la creación), la vida en nuestro planeta parece tener los días contados. Sin embargo, a lo que parece ser obra de una plaga sin precedentes, sobrevive Yorick, un chico normal en apariencia que junto a su mono Ampersand podría ser la única esperanza para la especie humana.

Con los tres primeros volúmenes recopilatorios en nuestras manos nos embarcamos con Yorick en un viaje en el que la práctica supervivencia de un mundo entero podría depender de un hombre quizás destinado a convertirse en el nuevo Adán.

Y, el último hombre núm 2: Ciclos Y, el último hombre núm 3: Un pequeño paso

Enmascarada en ese ambiente apocalíptico en el que el género masculino ha dejado de existir, “Y, el último hombre” es una serie de aventuras capaz de atrapar al lector desde el primer capítulo. El responsable de esa atmósfera tan atractiva es Brian K. Vaughan, guionista consagrado en el mundo del cómic con varios premios en su haber, que para llevar acabo tan curiosa idea cuenta con la inestimable ayuda de Pia Guerra a los lápices, un trabajo artístico impecable que pone la guinda del pastel que tienen entre manos.

Y, el último hombre: Sin hombres

Sin entrar en demasiados detalles para no destriparle la historia a nadie, del guión podemos resaltar la genial mezcla que se consigue entre el drama de la extinción apocalíptica y el fino toque de humor que logra darle Vaughan, sabiendo explotar todos y cada uno de los recursos que tiene a su alcance y ofreciendo al lector una apuesta que toca varios palos del género sin convertirse en una de esas obras que por querer abarcar mucho al final no aportan nada.

Y, el último hombre: Sin hombresLa caracterización de Yorick es la perfecta imagen del hombre medio, con salvedades, que justifica su enorme ego y su impulsividad ante ciertas situaciones. Es un hombre y le gusta pavonearse, fingir que la situación no le supera y que él no necesita a nadie para lograr sus propósitos. Además, sus peculiares habilidades como escapista, pese haber estudiado filología, aportan un sinfín de posibilidades que Vaughan no se corta en aprovechar.

Por otra parte tenemos la enorme representación del género femenino que se ha apoderado del mundo obligado por las circunstancias. Aquí entran en juego muchos factores que se han explotado ya otras veces en historias apocalípticas con la peculiaridad de que todos estos personajes son solo mujeres. Ladronas, saqueadoras, feministas radicales sobresaldrán de entre una población femenina que aún llora la pérdida de padres, hijos, hermanos y novios.

A partir de aquí ya os podéis imaginar (aunque por suerte, no totalmente) lo que tendrá que pasar Yorick, al ser aparentemente el último hombre que queda sobre la faz de la Tierra. Una suerte de Adán que ya tiene a su propia Eva.

Y, el último hombre: Sin hombresEste argumento, a priori sencillo, es el punto de partida ideal para que Vaughan se deje llevar y nos ofrezca una de las mejores maxiseries que hay en el catálogo contemporáneo de Vertigo. La fácilidad con la que sucede la narración, que lleva a los protagonistas de un lugar a otro sin aparente descanso, es pasmosa. El guionista coge de la mano al lector y lo lleva por donde quiere, sin que haya decaidas o momentos de aburrimiento y la naturalidad con la que se va desarrollando la trama es digna de alabanza. No en vano, le valió dos premios Eisner (mejor guionista en 2005 y mejor serie en 2008), dos nominaciones y otras cinco los premios Harvey en diferentes años.

En el dibujo tenemos a Pia Guerra, cuyo arte colorea José Marzán Jr., y su estilo le sienta como anillo al dedo a la serie. Seguramente encontraremos mejores artístas en las filas de DC (y en el mismo sello Vertigo), pero el estilo colorido y sencillo del que hacen gala aportan una ayuda extra a la narración, facilitando el transcurso del relato. Con las portadas no sucede lo mismo y el arte de J. G. Jones. es bastante más complejo. Lo cierto es que para ilustrar cada uno de los números es perfecto ese estilo más cargado y detallista, pero se agradece que haya quedado limitado a las portadas y que en el grosor de la maxiserie se utilice un estilo más liviano y sencillo, que no malo en absoluto.

Y, el último hombre: Sin hombresEn cuanto a la edición, en esta ocasión hacemos mención a los tres primeros tomos de los diez en los que ECC planea dividir la obra completa, contando cada uno de ellos con seis números de la edición original. De esta forma, “Y, el último hombre núm 1: Sin hombres” está formado por los seis primeros números, “Y, el último hombre núm 2: Ciclos” va desde el séptimo hasta el duodécimo y “Y, el último hombre núm 3: Un pequeño paso” llega hasta el décimo octavo número. Debido a que todos tienen una extensión similar el número de páginas es prácticamente el mismo (160 en el primero y 144 en los otros dos, condicionando esto una pequeña diferencia de precio que oscila entre 14,95 y 13,95 euros).

En este aspecto no hay problemas, aunque desde que se anunció la serie hubo partidarios y detractores de que se eligiera una encuadernación en rústica para una obra que merece una edición de lujo. Lo cierto es que, por la calidad de “Y, el último hombre”, una encuadernación en cartoné no habría estado de más, pero el cuidado con el que se ha tratado la edición bien sirve para justificar la decisión de optar por una opción más económica. Así que por lo que a mí respecta, ECC ha obrado bien al elegir el formato de la serie. Sin embargo, sí se les puede reprochar que entre capítulo y capítulo dentro de un mismo tomo no haya ningún tipo de separación (todas las portadas están al final del tomo). Si bien es cierto que la forma en la que terminan los capítulos, generalmente con un cliffhanger para dejar babeando a los lectores hasta el siguiente número, hubiera sido un detalle colocar las portadas ordenadas delante de su correspondiente número.

Y, el último hombre: Sin hombresConcluyendo, “Y, el último hombre” es una obra perfecta para que todos aquellos amantes del cómic (y los que no lo son tanto) se acerquen a una historia fresca y divertida, con toques de acción y momentos frenéticos en la que el ritmo no decae y la narración consigue atrapar al lector en cada página. La tensión que se crea en los instantes antes del inicio del apocalipsis del cromosoma Y y la soltura con la que se explotan las diferentes situaciones que envuelven al protagonista (algunas llevadas con sorprendente genialidad), son buenos ejemplos del talento de Vaughan.

El guionista apuesta por no caer en tópicos simples y nos ofrece siempre algún giro de tuerca con el que mantener el interés de la trama, repleta de referencias sexuales que encajan perfectamente en el contexto de la historia y nada tienen que ver con lo que puede verse en otras obras en las que se utilizan esos recursos de forma gratuita y hasta la saciedad. La sutileza y un toque fino de humor negro acompañan de la mano a la historia de la maxiserie, y se agradece.

Premiada y alabada por crítica y público, “Y, el último hombre” es una de esas obras imprescindibles que podría leer y disfrutar cualquier persona.

Javi Garcia

Otras entradas

[Cine] Batman vs. Superman: Jennifer Garner describe el traje de Batman como una reinvención total y desmentido el rumor de la lesión de Affleck

Entrada anterior

[Cine] Primer TV Spot de 300: El Origen de un Imperio

Siguiente entrada

9 comentarios

  1. El ultimo hombre sobre la tierra, copia de “EL Hombre Omega” (pelicula que trata de lo mismo)

    1. No tiene nada que ver. Aquí mueren solo los hombres (no las mujeres) y no es consecuencia de ninguna guerra, al menos que se sepa al principio. Además, afecta a todo el reino animal y no hay supervivientes afectados por el virus que intenten matar a los no afectados.

      1. Las diferencias son algunas si pero yo me referia al eslogan no a la trama en si, lo de que trata de lo mismo era porque los que lean el comentario tal vez no conozcan la peli xD

        1. No es un eslogan, es el nombre de la maxiserie y hace referencia a que es el último hombre, el último humano de género masculino, no el último ser humano vivo y normal.

          1. Hoy estas bastante a la defensiva -.-

            1. jajajaja te esta argumentando!!…y tiene razon, nada que ver una con la otra. Y ya que me nombras la pelicula poco tiene que ver con el libro de Matheson (aunque la de Heston me encanta) excepto la version de “El ultimo hombre sobre la tierra” de Sidney Salkow,con Vincent Price de prota…..de la de Will Smith en fin, entretenida pero del libro ni las pastas

  2. Si que la va a pasar bomba “Y”. Eso si no le quieren hacer experimentos horribles(??)

  3. Alguien sabe que pasa con la pagina principal que no se actualiza desde hace dias? Gracias

    1. Buenas, es un problema que creo que ya se solucionó. Prueba a actualizar la web dándole a F5 o limpiando la cache del navegador, a ver si te funciona, sino, avísanos por aquí.

      Un saludo.

Dejar un comentario