ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Y, el último hombre núm. 4: Palabra de Seguridad

1

Y, el último hombre núm. 4: Palabra de Seguridad

Edición original: Y: The last man núms. 19-24 USA
Fecha de salida: Diciembre de 2013
Guión: Brian K. Vaughan
Dibujo: Pia Guerra, Goran Parlov
Formato: Tomo rústica, 144 páginas
Precio: 13,95 €

Tras un fugaz vistazo a los dieciocho primeros números en una reseña de los tres primeros tomos recopilatorios de “Y, el último hombre”, hoy nos toca profundizar en los seis números que vienen a continuación y que se han recopilado en “Y, el último hombre núm. 4: Palabra de Seguridad”.

Seis números nuevos, del 19 al 24 (en la ficha de ECC y en los artículos incluídos en el tomo hay un error y pone que se incluye el 18, que realmente está en el tercer volumen), llenos de acción, un desarrollo de la trama envidiable e infinidad de referencias a subcultura. Y por si eso no fuera suficiente, una intervención de esas de las que hacen que uno se replantee las cosas por completo.

Con el género masculino en peligro de extinción y nuestro protagonista teniendo que aprender por las malas que no puede hacer lo que le dé la gana sin que haya consecuencias, Brian K. Vaughan y Pia Guerra (con la colaboración del dibujante Goran Parlov) nos sumergen en una demostración de buen ritmo y narrativa digna de admiración en este cuarto recopilatorio de una de las mejores maxiseries de las últimas décadas.

De momento Yorick, su mono Ampersand, la enigmática 355 y la doctora Mann prosiguen con su viaje para intentar remediar el apocalipsis al que está condenada la humanidad; y tras varios encuentros atropellados con las amazonas y la revelación del destino de los ocupantes de la Estación Espacial Internacional, este tomo no podía empezar de forma más extraña.

Y, el último hombre núm. 4: Palabra de SeguridadPorque tal y como acabó el anterior, tenemos a Yorick completamente atado sin posibilidad de escapar frente a la agente 711, que ha resultado ser una especie de dominatrix supuestamente compañera de la agente 355. Fantasías a un lado, nuestro protagonista tiene que lidiar, día sí día también, con mujeres de todo tipo y condición que en mayor o menor medida se han acostumbrado a no tener cerca a un hombre. Y claro, que después de un año aparezca uno sin aviso, sorprende a cualquiera.

La forma en la que cada uno de los personajes reacciona ante la presencia del último hombre vivo es uno de tantos aciertos de este cómic. La incógnita en torno a su reacción en cuanto descubran que Yorick es un varón y si se podrá confiar en esa mujer es un punto al que se recurre varias veces y que siempre funciona bien por la infinidad de posibilidades que ofrece. Vaughan consigue bordarlo cada vez y eso nos ofrece momentos tan memorables y desconcertantes como el mencionado de la agente/dominatrix o, más adelante, el de la joven de Arizona que ha vivido su vida como mecánica de coches.

Y, el último hombre núm. 4: Palabra de SeguridadEl buen ritmo de la narración acompaña en todo momento y nos deja pasajes más tranquilos en los que los personajes pueden desarrollarse ampliamente y otros más intensos en los que el interés no decae lo más mínimo. Todo encaja a la perfección y hay momentos para cada cosa, así como para cada personaje. Las explosiones irracionales de valentía de la Dra. Mann o el conflicto que aporta a la mezcla Hero, la hermana de Yorick ahora metida a amazona caza-hombres, añaden aún más variedad al conjunto.

Pero si de este tomo ha habido algo que me ha llamado enormemente la atención es la dureza y genialidad con la que nos ofrecen los flashbacks de Yorick al estar secuestrado por la agente 711. Sus mayores miedos, el inicio de la historia, la referencia a la obra de las actrices del tercer tomo, etc. Es entonces cuando se entiende perfectamente porqué el protagonista actúa de esa forma tan impulsiva e irracional. Todo cobra sentido casi veinte números después y echando la vista atrás, piensas en lo bien que lo ha hecho el escritor al plantearlo de esa forma.

Y, el último hombre núm. 4: Palabra de SeguridadEn el apartado artístico volvemos a tener principalmente a Pia Guerra, con entintado de José Marzán Jr., aunque hacia la mitad del tomo recoge el testigo Parlov (números 21 al 23), para reclamarlo nuevamente Guerra en el último número del tomo. Sobre el estilo sencillo y agradable de la primera poco queda que decir, su participación es marca de la serie y le da un toque de alegría o seriedad muy acorde a las situaciones. A ese toque clásico y sencillo que sabe captar la esencia y el estilo de la serie dotándola de cierta espectacularidad como si de cine o televisión se tratara, todo muy narrativo incluso sin la ayuda de los diálogos, se suma el contrapunto de lo que aporta Parlov, bajando enteros al conjunto artístico. El artista intenta emular a Guerra pero no llega a estar a la altura y en ocasiones le salen escenas en las que se nota su estilo más personal, menos detallista, y cierta influencia del manga japonés en algunas caras. Sin ánimo de ofender a los seguidores del croata, el trabajo de Pia Guerra sienta mucho mejor a la obra y es un alivio tenerla de vuelta al final del tomo.

Para no extendernos más, ya que sobre la edición poco más hay que añadir a lo dicho anteriormente (buena iniciativa y edición económica), “Y, el último hombre” es una de esas pequeñas joyas que hacen grande el mundo del cómic y este cuarto tomo es solo una prueba más del talento narrativo de Vaughan y, por qué no, del arte de Pia Guerra.

“Y, el último hombre núm. 4: Palabra de Seguridad” avanza con ritmo, sin prisa pero sin pausa, profundizando en los personajes y en sus demonios con muy buena mano para ello y dejándonos en más de una ocasión con la mandíbula desencajada por la sorpresa. El final de cada capítulo es un pequeño gran cliffhanger y dejar de leer es difícil a veces (aunque cuando se acaba un tomo y no hay otro, no queda más remedio). Decir que es imprescindible es poco, aunque quizás el hecho de constar de diez tomos y alejarse del género superheroico puede echar para atrás a más de uno. Solo puedo decir que al principio yo era uno de esos y de momento no me arrepiento de la decisión. En el quinto tomo os cuento si sigo pensando igual.

Javi Garcia

Otras entradas

[Cine] Toby Kebbell podría ser el Doctor Muerte del reboot de los Cuatro Fantásticos

Entrada anterior

[Series] Cory Michael Smith será Edward Nygma, alias el Acertijo, en el piloto de Gotham

Siguiente entrada

1 comentario

  1. De los mejores cómics que he leído, quizás el mejor.

Dejar un comentario