ArtículosCómicsDC ComicsECC EdicionesReseñas cómics

Y, el último hombre núm. 8: Dragones de kimono

0

Y, el último hombre núm. 8: Dragones de kimono

Edición original: Y the last man núms. 43 a 48 USA
Fecha de salida: Julio de 2014
Guión: Brian K. Vaughan
Dibujo: Pia Guerra, Goran Sudžuka
Formato: Tomo rústica, 144 páginas
Precio: 13,95 €

Con valentía y originalidad Brian K. Vaughan continúa orquestando el viaje de Yorick Brown y sus compañeras para recuperar a su mono Ampersand, posible llave a la resolución del misterio que ha desatado una plaga que ha borrado de la faz de la Tierra a (casi) todos los machos.

Encarando ya el inicio de la recta final de la maxi-serie con este octavo tomo, las cosas empiezan a acelerarse y el ritmo pausado que caracterizó a los últimos números se convierte en un vaivén de emoción en el que puede pasar casi cualquier cosa. La búsqueda de Ampersand ha llevado al grupo a Japón y, con tal de cumplir con sus diferentes objetivos, deciden separarse momentáneamente para cubrir más terreno. Obviamente, eso no puede salir bien para todo el mundo, sobre todo cuando las sorpresas acechan en todas las esquinas.

Vaughan se saca de la chistera un cóctel explosivo en el que los nuevos ingredientes se mezclan a la perfección manteniendo un ritmo trepidante que provoca que el lector pase una página tras otra con sentimientos encontrados: querer avanzar sin querer que termine.

A los lápices volvemos a tener a la magistral Pia Guerra y al sustituto perfecto por excelencia, el camaleónico Goran Sudžuka, formando entre los tres un equipo envidiable que brilla con luz propia en una obra que sobre todo destaca por su buen gusto.

Página de Y, The last man #43Cargado de referencias a la cultura popular, mencionando desde el kryptoniano más famoso de los cómics hasta grupos de música como Styx o The Beattles pasando por paralelismos con el dilema ético y moral de los robots sexuales, Vaughan prosigue con el viaje de los protagonistas alrededor del mundo para salvar lo que queda de él. Un viaje lleno de obstáculos que muestra un mundo cada vez más decadente y muy creíble dentro del contexto en el que estamos. Si alguna vez nos hemos preguntado qué pasaría si los hombres dejasen de existir de repente, “Y, el último hombre” sería una respuesta tan posible, válida y acertada como cualquier otra.

Pero la historia, cargada de aventuras, drama y buen humor, es una historia de amor entre el protagonista y su “prometida”, que ahora está en el otro lado del mundo debido a un pacto que hicieron años atrás. Y amor también entre Yorick y Ampersand, una relación de colegueo en el que prima el respeto (por parte de Yorick, todo sea dicho) por su amigo, sobre todo después de saber que probablemente sea gracias a él que sigue vivo. Porque parece haber quedado claro que Yorick no es especial. Ampersand sí. Al menos hasta que nos digan lo contrario, que faltando dos volúmenes para concluir la serie limitada y viendo cómo se aceleran las cosas desde ya, todo es posible.

Página de Y, The last man #43En este volumen Yorick y 355 se separan de la Dra. Mann y Rose para buscar a Ampersand siguiendo el localizador que lleva mientras las dos chicas se dirigen al laboratorio de la madre de la doctora, también biogenetista. Por el camino muchas sorpresas, locuras y confesiones que dan buena fe de que Vaughan no va improvisando sobre la marcha ni está falto de ideas. Todo se va atando y parece que pronto saldrán nuevas verdades a la luz. Verdades incómodas que podrían determinar el destino de la humanidad.

Como complemento, Vaughan decide profundizar en el pasado de un par de personajes, la Dra. Mann y otro que no vamos a revelar aquí, para mostrarnos sus miedos, motivaciones y plantear nuevas preguntas, sobre todo en el caso de la doctora y las consecuencias de la aberración científico-moral con la que estuvo experimentando al principio del cómic. Toda acción tiene una consecuencia, solo falta por saber el precio.

Lo que no nos hace falta saber es la calidad artística presentada una vez más por Guerra y el camaleónico Sudžuka, una delicia visual que aboga por la simpleza no entrando en florituras pero sin recortar en calidad.

Página de Y, The last man #44A dos tomos de distancia de llegar a la última página de la serie limitada (sin contar el presente volumen), “Y, el último hombre” se pone más interesante resolviendo algunos enigmas y planteando otros más, que harán que el lector se quede pegado al cómic queriendo saber más. Hay que aplaudir a Vaughan la originalidad y la osadía de plantear una serie así en la que un concepto tan manido como el apocalipsis adquiere un nuevo enfoque refrescante que se aborda con cierto toque de humor y friquismo. Al fin y al cabo, Yorick es solo un tipo normal y corriente al que le ha sonreído la vida, como podíamos haber sido cualquiera de nosotros.

A cualquiera que busque algo alejado del género superheroico o que tenga cierto toque de ciencia ficción algo más verosímil, esta es su serie. Los autores saben cómo mantener el ritmo incluso en los momentos menos tensos, consiguiendo que el lector se relaje, disfrute y se deje llevar de la mano por el viaje de los protagonistas, solo soltando la mano de su guía para llevársela a la boca cada vez que se produce una revelación inesperada. Que las hay. A montones.

Una belleza argumental y visual difícil de no recomendar.

Javi Garcia

Otras entradas

[Cine] Más indicios de la posible implicación de Jena Malone como Carrie Kelley / Robin en Batman v Superman: Dawn of Justice

Entrada anterior

[Cine] Benedict Cumberbatch, Joaquin Phoenix, Colin Farrell y Keanu Reeves vuelven a sonar para Doctor Extraño

Siguiente entrada

comentarios

Dejar un comentario