Batman / Bruce WayneGeneralSuperhéroes y Ciencia

Superhéroes y Ciencia: Batman, el hombre murciélago [III]

3

3-1(Continuación) Ya se ha mentado en otra entrada. Batman es el superhéroe más creíble y realista de todos los que pueblan este universo fantástico del cómic. Y lo es porque pertenece al reducido grupo de los que no poseen ningún superpoder. En ese sentido podríamos decir que es un superhéroe de  nivel cero.

Sólo con su formada y audaz inteligencia, aguda mente detectivesca y cuerpo entrenado físicamente, es capaz de vencer a cualquier superadversario que se le ponga enfrente. Ayudado, por supuesto, de un generoso número de artilugios mecánicos y modernos aparatos tecnológicos de comunicación y transporte.

¡Ah! Y que no se me olvide, aunque sólo es un pequeño detalle. También cuenta que es muchimillonario. Pero, aparte de esto, nada más. Bueno. Ahora que caigo, hay un par de detalles más. Pero bueno. Poca cosa. De modo que lo dejaremos ahí.

En cualquier caso, Batman. Un superhéroe muy atractivo para ser analizado desde el punto de vista de la ciencia.

¿Puede existir, entonces, Batman?

De entrada ya les adelanto que sí. No hay nada que, desde el punto de vista de la ciencia,  imposibilite que por ejemplo, usted mismo sin ir más lejos, pueda convertirse en Batman. Otra cosa bien distinta es el grado de probabilidad que tenga esa posibilidad. De lo posible y lo probable. Mas, dejemos por ahora el análisis probabilístico.

3-2De ser así, ¿en cuánto tiempo se podría conseguir tal conversión? Según Paul Zehr -profesor de Kinesiología y Neurociencia en la Universidad de Victoria en British Columbia, que ha dedicado un libro a la posibilidad existencial de Batman- hay distintos plazos. No en vano nuestro superhéroe es inusitadamente bueno en varios, y muy diferentes, terrenos formativos. Y cada uno con su propio ritmo de progreso.

Si en la trama del cómic, Bruce Wayne se convierte en Batman en un periodo de tiempo no siempre claro, y que oscila entre los tres y los doce años según versiones. En la vida real este valor depende de lo que estemos hablando.

El duro entrenamiento

Por ejemplo. Sería posible alcanzar su fortaleza y resistencia física al cabo de digamos, unos tres o cinco años. Vendría a ser como el entrenamiento de un atleta de decatlón; algo factible en la vida real. No lo sería tanto lograr su gran habilidad en el dominio de las artes marciales. O al menos estaríamos hablando de otros números.

3-3Zehr, que es también practicante de ‘Chito-Ryu’ y ‘Karate-do’, calcula por propia experiencia que se necesitarían entre diez y doce años de aprendizaje, para semejante logro. No se fíen mucho, pero creo que es el tiempo que aparece en Batman Begins, perdonen pero les escribo de memoria. Es un tiempo considerablemente mayor. Y si además tenemos en cuenta que Batman en sus peleas nunca mata, sino que se limita a herir a su oponente, entonces este proceso de aprendizaje se alarga.

Dominar a tal nivel un arte marcial exigiría un entrenamiento de entre quince y dieciocho años. Ése sería el precio por controlar sus golpes, para que no resulten letales. Un precio que debe pagar si no quiere ir en contra de su propio credo existencial. El de defenderse sin matar a nadie.

Sobre el cambio de anatomía

3-4Es evidente que un entrenamiento así, y durante tantos años, debe acarrear un cambio anatómico importante en una persona. Es lo que le debió ocurrir a nuestro personaje de la DC Comics.

Se puede determinar que, si se parte de un Wayne de 1,90 m de estatura, con una masa de unos 84 kg y un 20% de grasa corporal (algo bajo para la media nacional), tras los quince años de marra se podría tener un Batman de 95 kg, con sólo un 10% de grasa corporal. En ese proceso podría haber ganado unos 18 kg de masa muscular. Es lo que tiene el ejercicio. Que te pone muy fuerte.

Como pueden ver nos quedaría un buen ejemplar de hombre. Lo que se dice un superhéroe “macizote”. (Continuará).

Carlos Roque Sánchez

Nueva imagen de X-Men Origins: Wolverine

Entrada anterior

Thor llega a la Tierra bajo la identidad de…

Siguiente entrada

También te puede interesar

3 comentarios

  1. Mis mejores deseos para este nuevo año.

  2. Sólo un apunte… ¿no descendería el tiempo de entrenamiento si suponemos, por ejemplo, una dedicación total y absoluta a él? Quiero decir, pensando en el caso de Batman, me vino a la mente Elektra – de la competencia -. Ella se entrenó con una secta de ninjas, La Mano. Pero estuvo dedicada en cuerpo y alma, desde el alba hasta el anochecer a aprender técnicas de combate. También hay que tener en cuenta que también contaba con una base previa.

    En fin, no sé. Era sólo un pensamiento.

  3. Has puesto en dedo en la llaga, Psi-Lord.

    Dado que nuestro superhéroe “ha de ser inusitadamente bueno en varios, y muy diferentes, terrenos formativos. Y cada uno con su propio ritmo de progreso”, no es posible que se dedique a todos a la vez.

    Es un camino interesante el que has entreabierto, nada menos que el talón de Aquiles batmánico.

    Gracias por tu comentario.

Dejar un comentario