Ciencia BatmanSuperhéroes y Ciencia

Superhéroes y Ciencia: Batman, el hombre murciélago (XIV)

5

syc_batman_14-1(Continuación) Y es que resulta sospechoso que los movimientos de nuestro personaje, en su lucha con el malvado de turno por la ciudad, sean tan parecidos a la ruta turística que seguiría un visitante avisado y deseoso de conocer los edificios emblemáticos. Vean si no.

Una Barcelona de postal

Desde las primeras apariciones viñeteras en la Casa Batlló, pasando por el Museu Nacional d’Art de Catalunya, la Sagrada Família, la Pedrera, el Gran Teatre del Liceu, hasta el mismo Hospital de Sant Pau. Por supuesto, la Rambla, la fuente de Canaletes y que no falten las flores y los libros.

Ya me dirán si no es evidente la comercial combinación de los golpes de puños de la aventura, con los guiños publicistas en busca del corazón y las carteras de miles de posibles turistas. En fin. Como siempre digo todo es humano, demasiado humano.


Preguntado al respecto, los responsables niegan tal nexo. Según Waid la elección de los edificios no se ha realizado por su carácter simbólico, ni como “atractivo para la vista”, sino que ha respondido a su relación con la historia que tiene a Sant Jordi y el dragón como fondo. Seguro que es así.

Asilo Arkham

syc_batman_14-2En esta nueva obra les adelantaba que el lagarto-dragón de Barcelona se había escapado del asilo Arkham. Ese manicomio del universo de DC Comics, donde han estado recluidos la mayoría de los enemigos de Batman (Joker, Dos Caras, Espantapájaros, Enigma, Sombrerero Loco, Pingüino, etcétera.) y que está situado en las afueras de Gotham City.

Akham Asylum toma preponderancia en la historia de nuestro superhéroe a partir de “Batman: Arkham Asylum” en 1997, escrita por Grant Morrison. En ella obliga al hombre-murciélago a pasar unos días en el manicomio, donde están encerrados sus más reincidentes y desquiciados enemigos.

Desde el punto de vista psicológico, la idea no puede ser más maquiavélica y el efecto más perverso. Morrison le hace ver la vida desde las diferentes psicosis de sus rivales. Le muestra un retrato deforme y exagerado de sus mentes, para después dejarle caer que, quizás, en realidad, no sea una fotografía lo que ve. Sino más bien su propia imagen reflejada en un espejo.

O lo que es peor. Que todo lo que ocurre en el interior del asilo, no sea más que una proyección mental de Batman. Como le dice el Sombrerero Loco: “A veces creo que el asilo es una cabeza. Estamos dentro de una gran cabeza y existimos porque alguien nos sueña. Quizás sea tu cabeza, Batman. Arkham es un espejo. Nosotros somos tú”. Terrorífico.

syc_batman_14-31

De modo que, así visto, el estado mental de Batman, parece estar mucho más cerca del de los contrincantes que encierra, que del de los inocentes que protege. Algo terrible.

Alteración psicológica del héroe

Terrible porque no debemos olvidar que Batman no es, precisamente, Superman. No es el “Übermensch (Superhombre)” del alemán F. W. Niestszche, que en el mundo de cómic representa con toda propiedad Superman. Él no es Clark Kent, un metahumanoide que vive con su propio código ético y moral, alejado de las preocupaciones del resto de los mortales. Por el contrario, Bruce Wayne es humano, un mortal más.

Un hombre atormentado, desquiciado y mórbido, metido a superhéroe y cuya permanencia en Arkham le despoja de todo heroicismo, le hace ser dubitativo y le lleva a los límites de la cordura. Es el resultado de su paseo por el infierno del manicomio y el averno de sus propios demonios internos. Lo que le hace cuestionarse si está cuerdo o tan loco como el resto de los internos (“Tengo miedo… de que cuando las puertas de Arkham se cierren sobre mí… sea como estar en casa”).

syc_batman_14-41

Una visión nueva del ficticio personaje, fruto de ese universo de locura, muerte y largos pasillos que es Arkham. Un lugar evocador de miedos subconscientes, extremadamente oscuro y claustrofóbico, que  nos muestra un Batman muy distinto al de otros guionistas.

Un detective encapuchado moralmente ambiguo. A la vez héroe y anti-héroe. Paladín de la justicia y maníaco obsesivo. Un maquiavelismo argumental cuyo delicado límite entre el bien y el mal, le hace oscilar entre la luz y la oscuridad. Entre la psicología y la parodia. Entre la gravedad y la burla.  (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

Otras entradas

Kirsten Dunst regresa para Spider-Man 4, pero seguimos sin villano

Entrada anterior

Superhéroes y Ciencia: Spiderwoman con inquietudes

Siguiente entrada

También te puede interesar

5 comentarios

  1. yo creo ke le keda mejor el \’\’nombre superheroes y la psicologia\’\’

  2. Si pero no todos los Superhéroes y Ciencia hablan del estado sicologico de los supeheores, De lo que me gustaria ver la sicologia del personaje Joker

  3. Sin problema. yo te la digo.

    Sujeto: Joker Diagnóstico: como una puta cabra

    jajjajjajjajjajjajjajjajjajajj

  4. mm Ni yo lo habria dicho mejor

  5. ¡¡¡¡EXCLUSIVA MUNDIAL!!!! !MICKEY ROURKE ENFUNDADO EN SU TRAJE DE WHIPLASH!
    Aquí el link:
    http://www.noescinetodoloquereluce.com/2009/06/mickey-rourke-se-muestra-en-iron-man-2.html
    Guay.

Dejar un comentario