Investigando a Sherlock HolmesSuperhéroes y Ciencia

Superhéroes y Ciencia: Sherlock Holmes (VII)

1

(Continuación) Empezaremos negando la mayor. Justo la que nunca existió y que, sin embargo, es la más conocida. Son ironías de la vida.

“Elemental, mi querido Watson”
Ésta es la frase conocida de todos y que solemos emplear cuando queremos evidenciar una explicación o deducción, “Elemental, mi querido Watson”.

Supuestamente la pronuncia el detective Sherlock Holmes, mientras transpira cierto aire de vanidad, y alude, claro, a su compañero de pesquisas, el pazguato doctor Watson.

Pero lo cierto es que nunca fue escrita así por sir Arthur Conan Doyle. Y por tanto nunca aparece en labios de su personaje. En ninguna de sus abundantes narraciones. Jamás dice “Elemental, mi querido Watson”. Ni él ni nadie.

Lo más parecido que aparece en sus novelas o historias cortas son partes de la misma. Me explico empezando por la primera.

“Elemental”
Por ejemplo, en una narración de la etapa final del escritor titulada ‘El jorobado’ agrupada, junto con otras, bajo el título de ‘Memorias de Sherlock Holmes’, Watson le pide ayuda a Holmes para resolver un problema. Nada más llegar le dice éste:

– Ya veo que en este momento le da bastante trabajo su profesión.
– Sí, he tenido un día de mucha actividad. Aunque a usted le parezca muy tonto, la verdad es que no sé de dónde ha sacado esa deducción.
– Cuando su ronda de visita es corta, usted las hace a pie, y cuando es larga coge un coche de alquiler. Como estoy viendo que sus botas, aunque usadas, no están ni mucho menos sucias, no puedo dudar de que hoy ha estado lo suficientemente atareado para justificar el empleo de un coche de alquiler.
– ¡Bien deducido!
– Es elemental.

Es decir utiliza la misma expresión del doctor Bell: “Es elemental” pero no “Elemental”. Ésta es la que sí escribió. O al menos en parte.

“Mi querido Watson”
De la segunda de las expresiones, “mi querido Watson”, poco que añadir. Es cierta. Sí aparece, con cierta frecuencia, en las narraciones. Pero nunca unida a “Elemental”. Y nada más.

Esto es lo que hay, entonces, ¿de dónde viene la dichosa frase?

Cine, cine, cine, …
Por lo que he podido averiguar, el origen de la frase parece que es cinematográfico. Y que apareció por primera vez en la boca del actor británico Basil Rathbone.

Lo hizo en una serie de películas realizadas en Hollywood, allá por los años treinta y cuarenta del siglo pasado. Eso he podido averiguar.

Aunque a última hora me llega una nueva procedencia. Según mi amable informante, la frase fue pronunciada por primera vez, en la última escena del primer filme de Holmes de la era sonora, ‘The Return of Sherlock Holmes’ (1929), protagonizado por Clive Brook.

Así que no sé estoy en una encrucijada informativa. Pido su ayuda para deshacer este entuerto holmesiano.

En cualquier caso, no hay la menor duda que la frase forma parte de ese lugar común, conformado por elementos pertenecientes al campo de los “ni dijo eso”, “ni ocurrió aquí”, “ni fue él”. O sea.

Lugar al que también tiene toda la pinta de pertenecer, esa divertida anécdota que circula por Internet (Continuará).

Carlos Roque Sánchez

Última web viral de Iron Man 2, Stark Fujikawa

Entrada anterior

Ant-Man llegará tras The Avengers

Siguiente entrada

También te puede interesar

1 Comentario

  1. BdS » Superhéroes y Ciencia: Sherlock Holmes (VI) - Blog de Superhéroes: Cine de Superhéroes, Cine de Cómics, Ciencia de Superhéroes dice: says:

    […] Bueno en realidad de una sola, pues la otra nunca existió. Es lo que se conoce como la intrahistoria de las cosas. (Continuará). […]

Dejar un comentario