Investigando a Sherlock HolmesSuperhéroes y Ciencia

Superhéroes y Ciencia: Sherlock Holmes (XIV)

0

(Continuación). Por fin les decía. Gracias a la Química tenemos buena ciencia-ficción. Ya era hora, dirán ustedes. Pero lo que son las cosas, desde ya les digo, que va a ser que no.

Por desgracia aquí, donde menos lo esperábamos, surge precisamente, el mayor de los chascos.

También en química, los errores de Holmes, vamos de Conan Doyle, son inadmisibles en una persona de su supuesta formación universitaria y profesional.

Lo lamento pero es así. Y se los describo.

En la forma, lo haré asociándolos al título de la aventura donde aparecen. Y en el fondo, como referente clasificador, escogeré el criterio de dificultad cognitiva del contenido científico implicado. De menor a mayor. Empezamos.

“Un caso de identidad”
En una escena de esta aventura de 1891, y acerca de un caso relacionado con la misteriosa desaparición de una persona, el doctor Watson le pregunta a Holmes, que está realizando una delicada investigación química en su laboratorio casero: “¿Lo ha resuelto?”.

Holmes, que está absorto en su difícil trabajo, le responde: “Sí, era bisulfato de barita”.

Es más que probable que si usted no es un profesional de la química, hace tiempo que la tuvo que estudiar o, por supuesto, si nunca lo hizo, es más que probable les decía, que no detecte ningún error en la forma de nombrar dicha sustancia química. Normal.

Pero éste no es el caso. La está nombrando nada menos que Holmes. El ficticio trasunto literario del real Conan Doyle, doctor en medicina.

Y alguien con esa formación nunca la hubiera nombrado así. Por más concentrado y enfrascado que estuviera en ella. Nunca.

Sencillamente porque no es así como se nombra. Nadie con una elemental formación química lo hace.

Y porque nunca la ha podido oír, por eso mismo, no la puede repetir.

En aquella época, el nombre correcto del compuesto químico era bisulfato de bario o sulfato ácido de bario, si bien hoy la IUPAC aconseja el de hidrógeno sulfato de bario. Su fórmula es:

Ba(HSO4)2

Pero nunca de barita o baritina, que es el nombre de un mineral muy abundante en nuestro planeta. En el compuesto químico lo que aparece es el catión del elemento químico bario. No el mineral.

Se trata de un error de bulto, que no cometería ni siquiera un estudiante de bachiller.

Precisamente la abundancia de esta sustancia, es la causa de un segundo error en esta escena química.

De un lado, esta sal de bario no es lo suficientemente importante en química, como para que Holmes le dedique un estudio y merezca aparecer en una de sus investigaciones.

Y de otro, su análisis químico en un laboratorio no es especialmente difícil. Por lo que no exige una atención extrema su marcha analítica. Y mucho menos que dicha concentración le induzca a equivocarse al nombrarla.

Ya les advertí. Un nuevo fallo en la ciencia-ficción de Conan Doyle. En este caso donde más duele, en Química. Que es lo malo de este fallo.

Que nuestro superhéroe sin superpoderes, no se pueda apoyar en una buena ciencia-ficción para su lucha contra el mal y los villanos. Eso no le pasa ni a Batman. Ni contarles de Iron Man.

Lo peor es que no es el único. (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

Otras entradas

Craig Fairbrass rumoreado como Frank Castle / Punisher en las películas de Marvel

Entrada anterior

Primeras imágenes a baja resolución de Sif en Thor

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario