Superhéroes y CienciaSuperman / Clark Kent

Superhéroes y Ciencia: Superman [10]

2

(Continuación) No ha estado este agosto de 2010 desprovisto de noticias sobre el mundo de los superhéroes. Justo nada más empezar el mes, nos desayunábamos con una de calado social y vinculada al kriptoniano Hombre de Acero.

Aunque ésa es la noticia. La historia, por desgracia, había comenzado unos meses antes. Se la resumo.

Como consecuencia de la crisis que nos atraviesa una familia de Nueva York, que ha preferido permanecer en el anonimato, llevaba tiempo con una particular espada de Damocles encima. Una amenazante espada económica.

Veía venir cómo, de forma inevitable, le iba a ser embargada la casa familiar al no poder cumplir con la hipoteca, que tenía suscrita con un banco. Una desgracia común en estos tiempos que corren.

De modo que dedicaban los últimos días para empacar todas sus pertenencias, ante la más que inminente e irremediable mudanza. Y dejaron para el final el sótano, donde guardaban los trastos viejos.

No se imaginaban la sorpresa que les esperaba. Lo que se iba a cruzar en sus vidas ¿Qué era?

¿Es un pájaro?

No. No se encontraron nada de eso. Sólo lo normal en estos sitios que usamos de trastero: numerosos objetos viejos que no utilizamos, ropa que ya no nos ponemos y montones de revistas antiguas que ya nadie leía.

Unas revistas que, por fortuna, tuvieron la precaución de ojear antes de dejarlas allí abandonadas.

A primera vista, todas juntas, apenas valdrían unos dólares sin embargo, una de ellas les llamó la atención. Dicen que presintieron que esa revista podía tener algo especial.

Como si una luz de esperanza se empezara a encender para ellos. Pero, si no era un pájaro, ¿qué era?

¿Es un avión?

No. Tampoco. Se trataba de un ejemplar de cómic de Superman. Y no era uno de tantos ejemplares, no un número cualquiera de la colección. Era algo más. Mucho más.

Se trataba de uno de los del primer número que salió. Una de las pocas copias que quedan de la revista Action Comics Nº 1, publicada en junio de 1938 y que, en su momento, costó la cantidad de diez (10) centavos de dólar estadounidense.

Un ejemplar raro y codiciado, porque marcó el inicio de la trayectoria de uno de los superhéroes más famosos. Y sabían por Internet que por ejemplares del mismo número, se habían pagado cantidades importantes.

Con nerviosismo lo buscaron y supieron que este mismo año, se habían vendido dos números similares en subastas.

Uno por un millón de dólares en febrero, y en marzo otro por 1,5 millones de dólares. La luz de esperanza podría hasta brillar para ellos.

La posibilidad de no tener que abandonar la casa, en la que la familia vivía desde hacía más de cincuenta (50) años, se hacía material. Mas, si no era un avión ¿qué era?

¡No, es Superman!

Se pusieron en contacto con Vincent Zurzolo, un empresario de Nueva York, dueño de las tiendas ComicConnect.com y Metropolis Comics, dedicadas al mundo del cómic.

Tras ser examinada por los expertos la revista fue puntuada con un 5, en una escala cuantitativa de 1 a 10. Y que coincide con la cualitativa que va desde “Ilegible” a “Inmaculado”, según el estado del ejemplar.

Su puntuación de 5 equivale a “Muy Buen Estado”, lo que hace pensar que podría alcanzar un precio de alrededor de doscientos cincuenta mil (250 000) dólares.

Como dice Zurzolo. “Es una importante pieza de la historia de la cultura pop estadounidense”. Y hasta cierto punto no le falta razón. Claro que hay cultura y cultura. Pero bien está la afirmación.

A petición de la familia, la tienda ha comunicado al banco dicho valor. Una evaluación certificada de la revista, para convencerlos que de que “pronto tendrían su dinero”.

Y por lo que se ve el banco ha quedado convencido. El comunicado ha sido suficiente para que éste permita permanecer a la familia en la propiedad, mientras se realiza la subasta. Subasta que está teniendo lugar entre el 27 de agosto y el 17 de septiembre.

Epílogo

Todo hace pensar que con lo que les paguen, la familia no sólo evitará el desahucio, sino que les quedará un “piquito” para darse algún que otro capricho.

Con un extraño sentido del humor el dueño del ejemplar manifestó a la prensa: “Estaba muy nervioso cuando me di cuenta de cuánto era el valor. Sé que soy muy afortunado, pero estaré extremadamente aliviado cuando este cómic tenga un nuevo hogar”.

Y bueno. Ésta es la historia del cómic de Superman que salvó a una familia del desalojo en Nueva York. Una historia que ha ocurrido en el mundo real si bien uno de sus protagonistas pertenece al de ficción.

Una aventura con final feliz, como deben ser las buenas aventuras de superhéroes.

Lo malo es que los superhéroes ya no son lo que eran. Los tiempos cambian y con ellos hasta los superhéroes. Y es que ya no se respeta nada. (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

Mark Ruffalo habla de porqué entró en The Avengers

Entrada anterior

Bruce Willis y Kiefer Sutherland rumoreados para prestar su voz para La Cosa en Fantastic Four Reborn

Siguiente entrada

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Jooo, vaya suerte tuvieron. Pero que lástima vender un cómic tan importante como este…

  2. EL simple tarbajo de superman salvar a als personas :P, la verdad que que suertuda esta gente que se enconraron esta revista jaja 😛

Dejar un comentario