Superhéroes y CienciaSuperman / Clark Kent

[Superhéroes y Ciencia] Superman (14)

2

(Continuacion). Hecha esta salvedad por mera puridad histórica-comiquera, les paso a comentar las maravillas científicas de la cueva de Naica.

La mina de Naica

Naica es un pueblo del estado de Chihuahua, al norte de México, dedicado a la minería del plomo, Pb (s) y la plata, Ag (s) desde 1794. Pero la notoriedad de su mina, a nivel internacional, no le llegó hasta finales del siglo XX, en el pasado año 2000.

Y no le vino de mano de sus minerales. Aunque ellos tuvieron que ver. Les cuento.

Ocurrió que realizando nuevos túneles de exploración en búsqueda de más mineral, y estando a una profundidad de casi cuatrocientos metros (400 m), por casualidad, se descubrió una cueva repleta de enormes cristales de selenita (yeso), de unos diez metros (10 m) de longitud y alrededor de uno (1 m) de ancho.

Un espectáculo difícil de imaginar.

Ningún hombre había visto hasta entonces algo igual. Una auténtica maravilla de la naturaleza que se mostró a los sorprendidos ojos de los mineros de manera serendípica, de forma accidental.

Bueno a lo mejor, algunos de ellos, sí habían visto antes algo semejante. Probablemente fuera en la película de Superman II, pero sabían que eso era ficción. Una película de entretenimiento.

Sin embargo lo que ahora tenían ante ellos era real. Una verdadera joya geológica natural que, bien es cierto, más parecía un escenario cinematográfico de Superman que uno propio de la Tierra.

Aunque fuera de las propias entrañas terrestres.

La cueva de los Cristales

Así es como se la conoce dado el gigantesco tamaño de sus cristales. En realidad se trata de una macro-geoda, una cueva completamente recubierta por cristales transparentes de selenita, es decir puro yeso.

Una especie de bosque de selenita, oculto durante millones de años en el interior de una “burbuja subterránea”, en la que se han dado unas condiciones extremas y únicas. Pero totalmente necesarias, para llegar a formar los que son, hasta ahora, los cristales más grandes del mundo.

Por supuesto no está abierta al público. Sus trescientos noventa metros (390 m) de profundidad, más de cincuenta grados Celsius (50 ºC) de temperatura y un aire saturado de humedad casi del cien por cien (100%), la hacen inhabitable para el ser humano.

En esas condiciones sólo se podría sobrevivir unos ocho minutos (8 min), antes de deshidratarse, de “cocerse al vapor”. Un lugar diabólico localizado por lo que llaman las coordenadas del infierno.

Pero son esas extremas condiciones las que propician que el yeso adquiera esa forma de grandes cristales, de perfecta textura y cuando el hombre lo llama selenita.

También es conocido como de “luz de luna”, por los reflejos que producen las mínimas inclusiones fluidas que contiene.

Y es que los enormes cristales semejan haces de luz que inundan la cavidad. Una cavidad que nos ofrece unos paisajes que parecieran salidos de otros mundos.

De ahí mi referencia a la kriptoniana fortaleza supermánica.

Una buena prueba de su singular belleza nos la da el sobrenombre que le han puesto: la Capilla Sixtina de la Cristalografía.

Aunque justo es decir que en la mina de Naica hay otra cueva de similares características geológicas, la Cueva de las Espadas.

Fue la primera que se descubrió, hace ya casi 100 años. Está a sólo 120 m de profundidad y sus cristales son mucho más cortos, hasta un metro aproximadamente. Por la semejanza de sus cristales con la obsoleta arma se la llamó así, cueva de Las Espadas.

Fue el principio de una incógnita para la ciencia y de un nuevo caso de síndrome de Stendhal para el arte. Ya saben a qué me refiero. Dos retos por resolver.

Cuando la belleza de lo observado sobrepasa a la imaginación humana aturdiéndola, y su estructura física parece contradecir uno de los Principios Termodinámicos, el de la entropía. (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

[Animación] Disponible el corto “Dc Showcase: Superman/Shazam! The Return of Black Adam”

Entrada anterior

[Sitges 2010] Crítica de 30 dias de oscuridad 2: Tinieblas

Siguiente entrada

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Desde luego es impresionante el parecido que hay entre la fortaleza de la soledad y las minas de Naíca.Interesante,muy interesante.

    Un saludo.

  2. Es la primera vez que leo uno de tus artículos de superheros y ciencia y me ha encantado. No dejaré de repetirlo en el futuro.
    Muchas gracias.

Dejar un comentario