Superhéroes y CienciaSuperman / Clark Kent

[Superhéroes y Ciencia] Superman (15)

1

(Continuación). Y de los casi extraterrestres y naturales cristales de las asombrosas, pero reales, cuevas de Naica, a los kriptonianos y ficticios cristales extraterrestres de la, no menos, ficticia Fortaleza de la Soledad.

Cristales kriptonianos

Recordamos de esa primera película de Superman de 1978, que los kryptonianos vivían en unos edificios semisubterráneos, que los protegían del intenso frío y otros peligros del exterior de su planeta. Un Kripton básicamente constituido por hielo y rocas.

También que su sociedad, desde el punto de vista científico y tecnológico, estaba mucho más avanzada que la humana. Desde el ético y moral, sin embargo, la cosa parece ser que andaba sólo así, así. Pero ése es otro asunto.

El que nos interesa es que, gracias a esos conocimientos, los humanoides kriptonianos dominaban las extraordinarias propiedades del cuarzo y otros cristales y, lo que es más importante, las utilizaban de forma sorprendente.

Una de ellas, haciendo que actuaran como potentes bases de datos, capaces de almacenar billones y billones de datos cargados de información. De cualquier tipo de información.

Con varios de estos cristales en la nave es enviado Superman a la Tierra. Inolvidable la imagen en la que Jor-El coloca a su hijo, el pequeño Kal-El, posteriormente Clark Kent y, más tarde, Superman, en el pequeño habitáculo.

Es gracias a la información que contienen, y durante el viaje, como el superhéroe empieza a conocer nuestra historia, a la vez que se entera de la suya propia. Un duro aprendizaje para un niño.

Además es con alguno de estos cristales con los que, más tarde, construirá su Fortaleza de la Soledad.

Los cristales de la Fortaleza de la Soledad

En la serie americana ‘Smallville’, la fortaleza se crea uniendo los tres cristales del conocimiento. Funcionan al ser insertados en un panel de control, que de forma automática analiza y reproduce la información, siempre que interactúe el Hombre de Acero.

Una especie de password. Un preventivo para cualquier intrusión no deseada que, sin embargo, no evita que el supervillano Lex Luthor se haga con ellos. Y para nada bueno, como se pueden imaginar.

En esta ocasión para aprovecharse con fines espurios de la tecnología alienígena. Un pillo listo. Para mi gusto, Luthor es un malo que mola.

Los extraños cristales blancos son en realidad potentísimos ordenadores capacitados para autogestionarse. Captan las características de los minerales que los rodean, y así pueden modificar sus propias características.

Es en esta fortaleza donde Superman escucha a su padre y recibe sus consejos. Jor-El se manifiesta como una enorme cabeza holográfica y es aquí donde le dice el nombre del lugar, Fortaleza de la  Soledad.

Como vemos los cristales tienen unas propiedades de ciencia-ficción que, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, el paso del tiempo y de manos de la ciencia, se ha demostrado que pueden ser ciertas.

O lo que es lo mismo. De cómo el tiempo termina convirtiendo la ciencia fantástica (la buena) en ciencia real (la única que existe). Como lo lee.

Los cristales terrícolas del siglo XXI

Por muy sorprendente que le parecieran las ficticias características de los kriptonianos cristales de la Fortaleza y, en particular, su portentosa capacidad de almacenar y gestionar información, el actual estado de investigación terrícola en este terreno, hace concebir esperanzas de que su existencia real está más próxima de lo que se podría pensar. (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

[Cine] Reveladores detalles de Captain America: The First Avenger

Entrada anterior

[Series] Tanit Phoenix es candidata para ser Wonder Woman

Siguiente entrada

También te puede interesar

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: (Continuación). Y de los casi extraterrestres y naturales cristales de las asombrosas, pero reales, cuevas de Naica, a los kriptonianos y ficticios cristales extraterrestres de la, no menos, ficticia Fortaleza de la Soledad…….

Dejar un comentario