Superhéroes y CienciaSuperman / Clark Kent

Superhéroes y Ciencia: Superman [8]

2

(Continuación) Hace unas semanas les descubrí una pequeña desilusión científica que había sufrido.

Tuvo lugar al mostrarle los elementales errores eléctricos en los que había caído, el joven y brillante científico en ciernes Peter Parker, bajo el disfraz de Spiderman.

Hoy sin embargo, esa decepción se torna en alegría. Y lo hace gracias a los conocimientos sobre electricidad descubiertos en otro superhéroe. Vaya una por otra.

En este caso de la factoría rival, de la DC Comics. Un Universo paralelo. Y en concreto de la mano del Hombre de Acero, Superman.

Un superhéroe cuyo alter ego, Clark Kent, es periodista y, en principio, no tendría por qué tener una formación científica expresa. Sin embargo, mire usted, es así.

Sea el santo que fuere, lo cierto es que Superman demuestra saber más de corrientes eléctricas, sus causas y efectos, que Spiderman.

Además lo hace en su primer número, de 1939. Nada menos que 25 años antes de los patinazos eléctricos del joven arácnido. Les pongo en antecedentes.

El incidente eléctrico de Superman

Como les decía, la historia en cuestión ocurre en el número 1 de la revista Superman, publicado en 1939. Guarda relación con la recién iniciada Segunda Guerra Mundial en Europa, y los perversos planes de un malhechor para que los EEUU intervengan en la misma.

Sus motivos son obvios. Se trata de un desconocido magnate fabricante de armas, y la buena marcha de su negocio exige que haya guerras. Para ello soborna al senador Alex Greer.

Es justo aquí, donde entra nuestro defensor de la verdad y la justicia, que se entera de la sucia maniobra e intenta sacarle al corrupto político la identidad de intrigante empresario. Y como aquél se niega, Superman le pone a prueba.

No se le ocurre otra cosa que plantarse de un salto, encima de unos cables de alta tensión. Lo que hace que al político se le encienda la bombilla (no la eléctrica, sino la mental).

Es cuando grita asustado: “¡Alto! ¡Alto! ¡Nos vamos a electrocutar!”. Un miedo proveniente de su ignorancia científica.

Se ve que por aquel entonces, al igual que hoy, las ciencias no eran lo fuerte de los políticos.  Menos mal que estaba allí el defensor del estilo de vida estadounidense, para sacarle del error.

Primera lección de Superman

No sólo hace una demostración práctica de cómo funciona la corriente eléctrica, corriendo sobre el cableado sin que les pase nada. A la vez le afirma con rotundidad: “¡No, no es así!

Y está en lo cierto. Porque, si bien desde el mismo momento en que Superman pone un pie en el cable, su cuerpo se convierte en un nuevo camino para la corriente que porta, con el consiguiente riesgo para su integridad.

No es menos cierto que se trata de un camino que no la lleva a ningún lado. De modo que no tiene razón física para emprenderlo. No. En esas condiciones, por él no circula la corriente y no hay riesgo alguno.

Pero no porque sea Superman. Cualquier persona se podría colgar de una mano de un cable de alta tensión de, por ejemplo, 300 000 V y no le ocurriría nada. Absolutamente nada.

En un símil mecánico -no es que me gusten los símiles, pero venga- es como la manguera que tenemos en el jardín, mientras está cerrada la llave de su extremo.

Aunque está en contacto con el agua, ésta no circula por ella ya que no tiene a donde ir. (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

Jason Flemyng será Azazel en X-Men:First Class

Entrada anterior

Vídeo del set de rodaje de Green Lantern

Siguiente entrada

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Pues si fueran reales los numerosos encuentros que ha hecho Spiderman con Electro… Vamos que Electro hubiese ganado todas las peleas contra el arácnido…

  2. Si cierto marvelfan,lo que pasa que spiderman gana a sus villanos mas poderosos que el por su inteligencia,por eso nuestro aracnido es el mejor de todos.

Dejar un comentario