Superhéroes y CienciaSuperman / Clark Kent

Superhéroes y Ciencia: Superman [9]

1

(Continuación) Sólo lo hará cuando abramos dicha llave y se establezca una diferencia de presión. Algo parecido es lo que ocurre en un circuito eléctrico.

Segunda lección de Superman

Para que se establezca una corriente eléctrica entre dos puntos ha de existir una diferencia de potencial entre ellos y un cuerpo conductor que una ambos puntos. Dos requisitos por tanto.

En este fenómeno físico, a diferencia del modelo hidráulico que le puse de la manguera, los electrones necesitan desplazarse sobre un cuerpo, cosa que no ocurre con el agua.

Es lo malo que tienen los modelos en las hipótesis científicas, que ayudan a comprender al principio, pero después son malos compañeros de razonamiento. Por eso les avisaba de que no me gustan.

Entonces, les decía, si se dan los dos requisitos sí circulará la corriente a su través, con los consiguientes efectos, químico y térmico, no deseados.

Por eso nuestro superhéroe tiene cuidado mientras corre sobre el tendido eléctrico. Y se cuida muy mucho de no tocar un objeto por el que se pudiera descargar su cuerpo. Por ejemplo un poste del mismo tendido eléctrico. Precaución.

En ese caso la corriente eléctrica sí tendría donde ir y viajaría por su cuerpo. Sería como una toma a tierra. Así que caución. De ahí la expresión de susto que refleja la viñeta: “¡Uups! ¡Casi toco un poste!”. Comprensible.

Tercera lección de Superman

Pero no queda ahí la supermánica clase de electricidad.

Como es un superhéroe, en el mismo fragor de la acción se permite hasta poner un ejemplo, para tranquilizar al truhán que lleva en su brazo derecho.

Una situación que todos hemos visto en múltiples ocasiones.

Es cuando le dice: “Las aves se paran en los cables telefónicos y no se electrocutan”. Lo que es bien cierto.

En principio, desde el punto de vista de la ciencia, aceptaremos que tendría la misma justificación ya dada.

Y aunque no le explica la razón, sí le aclara una de las condiciones, necesaria pero no suficiente, para que no se produzca la electrocución: “No hasta que tocan un poste telefónico y hacen tierra”. Perfecto.

Mejor dicho, casi perfecto. Porque en el ejemplo de los pájaros, éstos tiene sus dos patas apoyadas en el cable. Es decir. Su cuerpo sí es, ahora, una segunda vía para la corriente eléctrica, además del cable.

Un conducto que la corriente puede utilizar, pues sí le lleva a otro sitio. Aunque sólo sea unos centímetros más adelante en el cable. Justo los que separan sus patas.

Pero la ciencia siempre va más allá

Como es evidente que no es así, ya que si no los pájaros se electrocutarían, surgen las preguntas:

¿Por qué no escoge ese nuevo camino la corriente eléctrica? ¿Por qué no se bifurca?

¿Cuál es la razón de que no se reparta entre ambas ramas?

Por supuesto que en la aventura comiquera esta cuestión no surge, ni hay razón para que lo haga. Se trata de un cómic. Y cada cosa tiene su momento y lugar.

Pero eso no significa que en esta tribuna bloguera, no debamos darle una respuesta. Es su sitio, si bien esta entrada no es su momento.

De modo que lo dejaremos para mejor ocasión.

Antes me gustaría puntualizar que en realidad, Superman, con lo que pretendía atemorizar al sinvergüenza de Greer, era subiéndolo a un edificio alto y dejarse caer con él. (Continuará)

Carlos Roque Sánchez

Otras entradas

Black Widow será la única vengadora en The Avengers

Entrada anterior

Ghost Rider 2 se empezará a rodar a finales de año en 3D

Siguiente entrada

También te puede interesar

1 Comentario

  1. woow q gran leccion de super , para la cultura general , pues sabiendo esto ya le encuentro el porque los pajaros se puedan parar en los postes pero ni de loco lo voy a comprobar conmigo mismo :P, genial post me encantan estos 😉

Dejar un comentario