Superhéroes y CienciaSupermateriales Ciencia

Superhéroes y Ciencia: Unobtanium: Uru (III)

0

(Continuación) En la acepción que nos toca, el uru es otro material ficticio de la tierra de los superhéroes, en este caso del Universo Marvel. Es de lo que está hecho el martillo de Thor, a veces llamado El Poderoso Thor, personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby e inspirado en el dios mitológico de igual nombre.

Apareció en el número 83 del Journey into Mistery (agosto 1962), bajo el aspecto físico de Donald Blake, su ‘alter ego’. De la mitología al mundo del cómic. De hijo de un dios a superhéroe. Toda una lección de humildad. Está visto que no siempre el progreso significa mejora.

Del martillo, hecho de uru, nos dicen que fue la única arma conocida, capaz de mellar un pequeño cilindro de adamantium. Lo que nos da una idea de su extraordinario potencial físico-químico.

¿Qué es el uru?

Por lo que nos cuentan es un metal, lo que supone tener un importante punto de partida desde el punto de vista científico para su estudio. Todos recordamos lo que nos enseñaron en el instituto, acerca de la peculiaridad del enlace metálico y las propiedades de las sustancias metálicas o metales.

De la primera –y desde el punto de vista electrónico, que los elementos que lo forman presentan un bajo número de electrones en su capa de valencia, en comparación con el de posibles orbitales– y de la segunda, entre otras:

a) Ser buenos conductores del calor y de la electricidad. e
b) Presentarse normalmente en estado sólido, a excepción del mercurio, Hg (l).
c) Tener una dureza variable.
d) Presentar PF y PE muy dispares.
e) Ser fácilmente deformables (dúctiles y maleables).
f) Tener brillo metálico.
g) Etcétera.

Por eso sorprenden algunas de las propiedades que, el tal uru, manifiesta en el cómic:

a) Es altamente estable (que no sabemos, exactamente, qué significa)
b) No brilla
c) Es un metal altamente inmaleable
d) Su ductilidad es desconocida.
e) Etcétera.

De nuevo estamos ante un caso de mala ciencia-ficción. Sus propiedades como metal ficticio son las opuestas a las esperables de un metal real. Otra vez la oscuridad envolviendo al relato. Si acaso, y a modo de justificación, un leve rayo de claridad científica. Bueno cuasicientífica.

Nos la ofrece el gran Tony Stark, quien al analizarlo comprueba su afinidad natural a la magia, que no sabemos que viene a significar, pero que implica que: el uru es fácil de encantar ¿?;  se comporte como un gran atractor de la magia ¿?; sea capaz de realizar encantamientos a su vez ¿? e, incluso, de redirigirlo y realzar las cualidades naturales de quien lo maneje ¿? Bueno no sigo. Pero hay más.

Es decir que será un metal, pero las propiedades físicoquímicas esperables como tal, son difíciles de encontrar y, lo que es más importante, de medir. Por no decir imposible. Es como si estuvieran enmascaradas. Debe ser cosa del encantamiento.

Y ante semejante poder la ciencia no puede nada. Por lo que es mejor dejarlo aquí. Magia y ciencia son incompatibles. Donde está una no puede vivir la otra. Cosas de la racionalidad.

Por cierto, el uru forma parte del combustible que acciona el reactor de una de las armaduras Thorbuster del Hombre del Hierro. Algo previsible si analizamos la etimología del nombre. (Continuará).

Carlos Roque Sánchez

Marvel no le ofreció Thor a Daniel Craig

Entrada anterior

The Spirit: Spot navideño, vídeo de las mujeres y nuevo póster

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Dejar un comentario